1. Home
  2. /
  3. Agricultura Ecológica
  4. /
  5. Producción ecológica en la Unión Europea (II): modelo actual de certificaciones

Producción ecológica en la Unión Europea (II): modelo actual de certificaciones

Este artículo es continuación del artículo “Producción ecológica en la Unión Europea (parte I): panorama actual y evolución de la normativa”.


Advertencia: este artículo pretende divulgar información contrastada con la que cualquier persona pueda crearse su propia opinión sobre el tema que tratamos a continuación. Si quieres aportar información relevante para enriquecer o mejorar este artículo, contacta con nosotros.


¿Es la normativa ecológica igual para todos?


Si la Unión Europea marca las reglas del juego comunes para todos, ¿por qué surgen voces que plantean que la normativa es diferente en cada país o incluso en cada región?

La UE plantea un marco legislativo común, pero delega en cada país la aplicación del mismo. Esto no significa que cada estado miembro tenga libertad de interpretación de la norma, sino que dentro del margen que deja la UE, cada país organiza la certificación de la producción ecológica en función de las características y climatología específica de cada país. Cada estado miembro delega las competencias de inspección y certificación en su Autoridad de Control y esta se encarga de organizar los organismos que vigilan una correcta aplicación. En general, la certificación se ha delegado a empresas privadas acreditadas. 

En España, por ejemplo, el estado delega en cada autonomía la gestión de la certificación. De este modo, que en algunas autonomías como Madrid, Andalucía o Castilla la Mancha la certificación la llevan a cabo empresas privadas y en otros casos como en la Comunitat Valenciana, Asturias, Euskadi o Cataluña quien certifica es un organismo público. Algunas de las certificadoras privadas autorizadas son Kiwa, Sohiscert o Agrocolor y públicas son el CAECV o el CCPAE.

En Francia también operan diferentes certificadoras como Ecocert, Certipaq Bio, Bureau Veritas o Certisud.

En Alemania se encargan, entre otras, las empresas Grünstempel® – Ökoprüfstelle e.V., KIWA, Ecocert, ARS PROBATA GmbH.


La Unión Europea ha habilitado esta página web para identificar los organismos de control autorizados de cada uno de los países.



Entonces ¿qué diferencia la certificación de un país a otro?
 


Los organismos de control. Son estos los que, en última instancia y con el escaso margen de variación que permite la normativa, definen la evaluación de riesgo de un productor. Todos los productores se someten al menos una vez al año a una inspección in situ, que preferiblemente se hace sin avisar. Aparte de la inspección anual, los organismos de control definen cuántas evaluaciones adicionales van a hacer sobre la base de una evaluación general del riesgo de incumplimiento de las normas de producción ecológicas, teniendo en cuenta los resultados de controles anteriores, la cantidad de productos afectados y el riesgo de sustitución de productos.

Los organismos de control tampoco actúan a su libre albedrío sino que tienen que presentar a la autoridad de control sus planes de certificación y a su vez se someten a auditorías para asegurar que están realizando bien su trabajo. 

Para reducir aún más esta variable la nueva normativa “confiere a la Comisión competencias de ejecución en lo que se refiere al porcentaje mínimo de todos los controles oficiales que deben efectuarse sin previo aviso y al porcentaje mínimo de controles adicionales, así como al número mínimo de muestras que deben tomarse”. Es decir que la Comisión armonizará este apartado a partir de 2021. 

Ilustración de un certificado de cultivo ecológico


¿Puede ser más estricta la certificación de un país que la de otro?


No. La certificación es la misma para todos los estados miembros. Lo explicamos con un ejemplo:

Un producto certificado en ecológico, por ejemplo en Finlandia, se puede comercializar como ecológico en cualquier otro estado miembro. Si, por ejemplo, Finlandia tuviera una normativa de producción de fresas que limiten algunos aspectos en mayor medida que la propia normativa ecológica, las fresas producidas en Finlandia tendrán que cumplir con la normativa de Finlandia y con la normativa ecológica comunitaria para poder comercializarse en Finlandia. Pero las fresas producidas, por ejemplo en Austria, solo tendrán que cumplir  con la normativa comunitaria de producción ecológica para poder venderse en Finlandia como tal, ya que la normativa local supuestamente más restrictiva sólo afectaría en este caso ficticio a las fresas producidas en Finlandia. 


En resumen: desde la Unión Europea se ha hecho una apuesta firme por la defensa y la promoción de la producción ecológica y se está trabajando para mantener la confianza del consumidor en el sistema. Los puntos en los que se han detectado problemas o riesgos con la primera normativa de 2007 se están subsanando en la normativa que entrará en vigor en 2021.

Escucha nuestro podcast

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Está amenazada nuestra seguridad alimentaria por la reducción de pesticidas?

Dentro de su marco "de la finca a la mesa", la UE pretende introducir una normativa para limitar el uso de plaguicidas químicos en un 50% de aquí a 2030,...

25 de noviembre de 2022

Mitos sobre los cítricos

Quizás la desconexión entre el campo y los consumidores haya dado pie a la aparición de muchos mitos sobre los alimentos. Muchas campañas de marketing para vender alimentos creadas por...

2 de febrero de 2022

This site is registered on wpml.org as a development site.