1. Home
  2. /
  3. Impacto
  4. /
  5. Los agricultores somos unos llorones

Los agricultores somos unos llorones

La cadena tradicional de alimentos nos ha convertido a los agricultores en unos llorones: lloramos cuando sufrimos una catástrofe natural, lloramos y casi nos arrastramos pidiendo 5 pesetas más por kilogramo cuando nos viene un intermediario a comprar la cosecha. Lloramos cuando 3 meses después este individuo sigue sin pagarnos y lloramos cuando nos liquida a menos precio de lo que habíamos acordado. Lloramos también pidiendo subvenciones cuando nadie quiere nuestro producto o cuando hay exceso de oferta.

No existe cadena de suministro más opaca, más ineficiente y más pirata que la cadena de suministro de alimentos.


¿Por qué? Porque los que venden raramente son los que producen. Porque los que producen lo hacen por inercia, a ciegas, sin saber si alguien quiere lo que estás produciendo.

La ilustración de los agricultores protestando

Cuando trabajas y vives de una industria que cambia a marchas forzadas puedes: llorar, protestar, pensar y actuar. 

Nosotros hemos llorado de impotencia cuando después de 2 días peleando contra el frío se nos heló la cosecha de naranjas el tercer día cuando ya no había más paja que quemar que subiese la temperatura de los frutos. Hemos protestado incluso amenazado a un cabroncete que nos pagó la cosecha con un pagaré sin fondos cuando mi hermano y yo llevábamos 3 meses sin cobrar nuestro sueldo.

Pero queridas amigas y queridos amigos, ¡esto está cambiando! Los seres humanos somos capaces de lo peor pero también de lo mejor. Cuando hoy en día llega alguna ineficiencia a los oídos de los consumidores, corre como agua en río revuelto y puede cambiar una industria de la noche a la mañana.

Los agricultores tenemos ahora una alternativa a llorar.


Los consumidores nos están diciendo que podemos venderles directamente nuestras cosechas. Nos están advirtiendo que quieren saber cómo y dónde hemos cultivado su comida, incluso qué tiempo nos ha hecho. Nos dicen que aceptan un fruto de apariencia imperfecta mientras haya sido cultivado sin pesticidas de síntesis. Nos piden por favor que no le apliquemos cera ni tratamientos de conservación a la piel de la fruta. Nos animan a que no utilicemos plásticos en el embalaje y por último, nos piden permiso para venir a conocernos algún día y a que les contemos nuestro día a día como agricultores.


Gonzalo es un "farmeneur". Como cofundador de CrowdFarming y agricultor, divide su tiempo entre la oficina y el campo. Además de la agricultura, disfruta leyendo y escribiendo sobre productos digitales y logística y discutiendo sobre su impacto en la cadena de suministro de alimentos.

Escucha nuestro podcast

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Está amenazada nuestra seguridad alimentaria por la reducción de pesticidas?

Dentro de su marco "de la finca a la mesa", la UE pretende introducir una normativa para limitar el uso de plaguicidas químicos en un 50% de aquí a 2030,...

25 de noviembre de 2022

Mitos sobre los cítricos

Quizás la desconexión entre el campo y los consumidores haya dado pie a la aparición de muchos mitos sobre los alimentos. Muchas campañas de marketing para vender alimentos creadas por...

2 de febrero de 2022

This site is registered on wpml.org as a development site.