Vino tinto joven ecológico de Viñedos y bodega Marcelino Serrano

2,25 l/caja

Vino tinto joven ecológico de Viñedos y bodega Marcelino Serrano

2,25 l/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 2.25l de vino tinto joven ecológico "Marcelino Serrano, 60 años menos"
Variedad: graciano
3 x vino tinto joven ecológico "Marcelino Serrano, 60 años menos", 2019 (0,75l botella)
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2019
Vinificación: vino tinto joven monovarietal de la variedad de uva 100% graciano, vendimiada a mano en su momento óptimo de maduración
Cata: en vista muestra un color rojo vivo muy intenso con notas violáceas; en nariz es de intensidad aromática alta, a frutos rojos sin madurar; en boca es muy fresco y frutal, algo nervioso en el ataque pero con un paso por boca muy agradable
Se trata de un vino largo y amplio a la vez que sedoso, con aromas a fruta fresca y almendra amarga, y de persistencia aromática alta, sin dureza ni astringencia
Maridaje: acompaña bien con patés, carne de ave tipo pollo, pavo, perdiz; también, aunque parezca raro, con las ensaladas
Tipo de cierre: corcho natural
Conservación/Almacenamiento: mantener la botella en posición horizontal, en un lugar a ser posible sin luz, y a temperatura de 16 grados
Es un vino en evolución que en los próximos 3 años desde su embotellado, tiempo en el que ha de consumirse, ganará suavidad y matices aromáticos
Advertencia sobre bebidas alcohólicas
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Farmer con experiencia
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
seal icon
Análisis adicionales
Blanca María Serrano Serrano
Soy Blanca María Serrano Serrano, la protagonista de esta historia. Esta aventura empezó en 1984 cuando yo con 8 añitos pisaba en una pileta con mis botas katiuscas, la uva que tenía mi padre Marcelino en un parral. Y así fue como iban pasando los años y otra vez mi padre Marcelino en una pequeña extensión de terreno de 0,75 has montó un viñedo con 30 variedades diferentes de vid. Estas viñas empezaron a crecer y a desarrollarse y cada año iban produciendo más. Y entonces compramos una pequeña despalilladora-estrujadora y una pequeña prensa vertical de acero inoxidable. Prensábamos los orujos en la prensa vertical y así empezamos a producir un poquito más de vino. Y al año siguiente compramos dos depósitos de acero inoxidable y una pequeña bomba para hacer los trasiegos de los vinos. Y todo esto lo hacíamos en el bajo de la vivienda familiar. Yo ayudaba a mi padre Marcelino a hacer los vinos durante los meses de agosto y septiembre. En octubre volvía a la Universidad para seguir estudiando. Y así cada año yo veía cómo en todas las campañas estrenábamos algo nuevo que mejoraba el proceso de elaboración del vino. Y yo me iba "picando" cada año más con los "fregaos" y el trajín que nos traíamos mi padre y yo. Entonces pensé y me dije "esto me gusta, voy hacer enología" y así fue como me fui a la Universidad de Córdoba a hacer la Licenciatura de Enología. Al terminar me quedé con mi padre, a trabajar en nuestra pequeña y medio instalada bodeguita. Ampliamos las instalaciones construyendo una nueva nave para la fermentación y almacenamiento de los vinos e hicimos grandes inversiones en depósitos de acero inoxidable, barricas y maquinaria que se necesita para la mejora de todos los procesos de vinificación. Ya en 2017 nos aventuramos con la nueva plantación de viñedo en ecológico. Y para el futuro y con vuestra ayuda, queremos comprar más tierra y ampliar la plantación de viñedos ecológicos. En plantilla estamos todos los días Marcelino Serrano, Laura Calvo Sánchez y mi persona. Marcelino Serrano está jubilado y me ayuda en todas las faenas que hacemos en la bodega y en los viñedos. Según la época del año las tareas cambian. Durante los meses de agosto, septiembre y octubre estamos dedicados a la elaboración de los vinos y la vendimia. La vendimia es manual y están contratadas 6 personas durante los tres meses de campaña. En diciembre empezamos con la poda de nuestros viñedos; esta operación la realizamos mi padre Marcelino y yo, ya que es una actividad que nos encanta y relaja. Esta tarea es muy importante pues según la realices así será tu futura cosecha, siempre y cuando no haya contratiempos por las inclemencias del tiempo. Entre tanto, mi compañera Laura trabaja en la oficina que tenemos en el pueblo, Alcalá la Real. Es un punto de venta de nuestros vinos, en el que gestionamos además pedidos, contabilidad, control de la calidad y atención al cliente. CrowdFarming es una gran oportunidad para que nos conozcas y veas de primera mano lo que hacemos, de dónde viene el producto, cómo lo elaboramos, cómo cuidamos nuestros viñedos, y sepas la realidad del producto que sale de nuestra bodega. Además, así conocerás a las personas que estamos detrás de todo... padre e hija apasionados con lo que hacemos: la recuperación de un patrimonio vinícola que se perdió y que nosotros hemos recuperado.
Viñedos y bodega Marcelino Serrano
Nuestra finca se ubica en el paraje "Las Casas de Joya", cerca de la pequeña aldea de Mures, que es parte del pueblo de Alcalá la Real. Tiene una superficie total de 3,63 has, en las que producimos viñedos en cultivo ecológico con las variedades tintas graciano, merlot y syrah; y las variedades blancas Chardonnay y Gewürztraminer. En la parcela, además de nuestros viñedos existe un terreno forestal con bosque de encinas y plantas aromáticas del bosque mediterráneo con tomillo y romero. También hay un arroyo por el que bajan las aguas durante la época de lluvias. En los alrededores de nuestra finca encontramos una granja de ovejas y plantaciones de almendros. En general, se trata de una zona tranquila dedicada a la agricultura, en la que se disfruta de mucha paz. La economía principal que se desarrolla en nuestra comarca es el cultivo del olivar para la producción de aceite a granel. Sin embargo, son necesarias actividades complementarias como los viñedos para diversificar la mano de obra y evitar la temporalidad de las campañas de olivo. Para el caso de nuestro cultivo de vides ecológicas, se emplean aproximadamente unas 560 horas de trabajo por hectárea al año, en periodos de tiempo complementarios a las del olivo. En Mures todo el mundo sabe que las tierras de "arrañales" son muy buenas para cultivar la vid. Por eso compramos esta parcela en 2002, para así disponer de una producción suficiente como para hacer posible el sueño de mi padre, dar forma a su propia bodega. Como te he comentado, nuestro viñedo es de secano, sin embargo contamos con un sistema de riego, como apoyo extraordinario a las vides en las épocas de mayor sequía, para así evitar que la planta muera. El agua la extraemos de dos pozos ubicados en la parcela, y el sistema de riego que usamos es por goteo subterráneo. La energía con la que extraemos el agua proviene del Sol, gracias a las placas solares que tenemos instaladas en la finca. Este riego extra es fundamental en los primeros años de formación de la planta, ya que necesitan agua para crecer y desarrollarse. Pasados los 10 años la planta desarrollada y formada tiene menos necesidades hídricas, pues durante los años de formación su sistema radicular ha sabido buscar en el subsuelo los nutrientes que necesita para su crecimiento y mantenimiento de reservas. Pasado el invierno llega la época de crecimiento de las malas hierbas, que manejamos con aperos de desbrozado, dejando una cubierta vegetal espontánea que favorece la estructura del suelo; de esta forma evitamos la erosión y aprovechamos mejor las lluvias durante esta estación. El mantenimiento de la cubierta vegetal espontánea favorece la biodiversidad vegetal de especies naturales. En nuestro proyecto participamos activamente mi padre Marcelino (que me ayuda en todo el proceso productivo de elaboración y el cuidado del viñedo), una empleada administrativa que trabaja en la oficina que tenemos en nuestro pueblo, Alcalá la Real, y yo, como gerente de la empresa. Además, en épocas puntuales contratamos trabajadores del campo que me ayudan en las labores de más volumen de trabajo. Este equipo lleva con nosotros desde el 2017. Todos los trabajadores cuentan con su contrato laboral y sus correspondientes nóminas según sus convenios. Damos todas las facilidades que necesiten acorde a la legislación, y siempre nos adaptamos a sus necesidades. Con los residuos o subproductos de la vinificación que son las lías y los orujos operamos de la siguiente manera. Con las lías estoy obligada por ley a su retirada a una alcoholera para su posterior destilación. Guardamos las lías en garrafas de 25 litros finalizada la campaña y las llevamos a una alcoholera de Castilla la Mancha. Los orujos que se obtienen tras su prensado durante la vinificación de los vinos, los dejamos secar, cribamos y recogemos la pepita que guardamos en sacos para su reciclaje y aprovechamiento en la caldera de la vivienda familiar para la calefacción. Cuando podamos, los viñedos los restos de poda o sarmientos, los troceamos e incorporamos al suelo como materia orgánica. En nuestra bodega hacemos mucho Enoturismo. Las catas y las visitas a la bodega las hacemos entre mi padre Marcelino y yo. Él me ayuda durante la visita y en el servicio de los vinos durante la sesión de cata. Te recomendamos que organices tus vacaciones para visitarnos, disfrutar de nuestros vinos y maridaje, conocer los viñedos y de paso nuestro precioso pueblo, Alcalá la Real, cuyo pasado ha estado ligado al vino.
Información técnica
Dirección
Viñedos y bodega Marcelino Serrano, Alacalá la Real, ES
Altitud
1004 m
Equipo
3 mujeres y 6 hombres
Dimensión
3,63 ha
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica
Sistema de riego
Riego por goteo
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.73.0_20221201_170906