Manzanas Demeter ecológicas de Saint Félix

4,00 kg/caja

Manzanas Demeter ecológicas de Saint Félix

4,00 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 4kg de manzanas Demeter ecológicas
Variedad: akane, elstar, crimson crips, story, delisdor
Rojas, naranjas, amarillas, blancas... manzanas de diferentes colores y tamaños, bonitas e imperfectas, para comer, pastelería o hacer conservas
Dependiendo del mes, cosechamos la variedad que se encuentra en el punto óptimo de maduración; por favor, consulta la descripción de las variedades y sus correspondientes fechas de envío en "Análisis adicionales"
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2016 y cultivo biodinámico certificado por el sello Démeter desde 2021
La fruta se recolecta cuando ha alcanzado su plena madurez; aunque no se pueden recolectar de forma paulatina, nosotros la almacenamos en cámaras frigoríficas y te la enviamos poco a poco
Enviadas sin cera ni tratamientos de conservación de la piel en una caja de cartón sin plásticos
Nuestros árboles no son una fábrica de tornillos: cada fruto es único en aspecto y tamaño
1kg contiene entre 7 y 8 piezas (en la caja recibirás entre 25 y 30 frutas, dependiendo del tamaño)
Conservándolas en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar unos 2-3 semanas en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlas en la nevera)
Es una fruta climatérica, se recolecta cuando alcanza la madurez fisiológica pero sigue evolucionando hasta el punto de consumo después de cosecharla
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Farmer con experiencia
seal icon
Biodinámica
seal icon
Farmer 360
seal icon
Ecológico
seal icon
Energía renovable
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
seal icon
Análisis adicionales
Michel André
Nací en la finca, y de pequeño me iba con mi padre al trabajo. Por aquel entonces ya me gustaba la naturaleza, la calma del campo, los amaneceres y las puestas de sol, el sonido de los pájaros... Lo que me apasionaba era ver el resultado de sus esfuerzos en el momento de la cosecha. Como amante de las manzanas de toda la vida, era natural que quisiera trabajar en el mismo sector, pero en el ámbito de la fruta. Después de estudiar agricultura, realicé unas prácticas de arboricultura durante 3 meses en Estados Unidos, donde descubrí una nueva visión de la agricultura y lo mucho que este continente nos aventajaba en muchos aspectos, como el riguroso aclareo de la fruta para obtener una mayor calidad. La experiencia me aportó mucho y, en particular, el deseo de probar nuevos cultivos, e incluso de ser precursor de determinadas acciones. En particular, me complace poder decir que somos uno de los primeros en nuestra región en cultivar pistachos, que darán sus primeros frutos dentro de dos años, si todo va bien. También acabamos de iniciar un proyecto agrofotovoltaico colocando paneles inclinables en un campo de albaricoques. Estos grandes proyectos son posibles gracias a una organización metódica de nuestra jornada diaria en la que cada miembro de la familia tiene su propio trabajo: yo me encargo de los cultivos con mis empleados, mi yerno se encarga de la comercialización, mi hijo del mantenimiento, y mi mujer, con la ayuda de mi hija, de la administración. También son posibles porque sabemos conservar y mantener las prácticas del oficio que han funcionado bien durante generaciones, como los huertos de varias variedades que mantenemos en la misma parcela. También mantenemos el sistema de riego a manta, que contribuye a abastecer la capa freática con agua del Durance, que así se filtra y se convierte en potable. Lo que más me gusta de este trabajo al aire libre es salir en bicicleta con una pala para cuidar los huertos, especialmente el riego. ¡Y qué maravilla volver a encontrar liebres (porque habían desaparecido) en nuestros campos! Otra prueba de que nuestro modo de cultivo está al servicio de la naturaleza es que hay suficientes insectos para que las golondrinas aniden en nuestro viejo taller...
Saint Félix
Saint-Félix tiene una historia familiar. Mi abuelo compró la finca y las tierras de cultivo en 1935. Mi padre y yo continuamos con su desarrollo. A principios de los años 90, fundé la empresa Saint-Félix para poder trabajar en familia con mi mujer, mi hijo, mi hija y mi yerno. Félix es el nombre de pila del juez de paz de Cavaillon que construyó el castillo Saint-Félix en 1833 al norte de Cavaillon, en la llanura de los ríos Durance y Coulon. El castillo se ha convertido en el hogar de la familia y nuestra finca se extiende a su alrededor. Estamos situados a 2 km del Durance y del Coulon, cerca de sus bosques y su biotopo. Estos suelos aluviales muy fértiles permiten todo tipo de cultivos de frutas y verduras. Los cultivos han cambiado a lo largo del tiempo: mi abuelo y mi padre cultivaban melones y otras hortalizas como patatas y zanahorias. Siempre he sido un amante de la fruta, y mi pasión por los árboles frutales se decantó rápidamente por los manzanos, luego por los cerezos, los albaricoques, los ciruelos, los membrillos y recientemente por los pistachos. Hace tiempo que somos conscientes de los inconvenientes de los productos químicos, por lo que iniciamos la conversión a agricultura orgánica y la completamos en 2015 para toda la finca. Con el apoyo de todas las generaciones que trabajan conmigo y muy concienciados con nuestro bienestar, nos pasamos a la agricultura biodinámica en 2021. Nuestro trabajo se centra en mejorar la vida del suelo para conseguir una mayor diversidad de flora y fauna. La consecuencia directa es una mayor resistencia de los árboles a las enfermedades y a las agresiones externas como los roedores o los pulgones. El agua utilizada para los cultivos procede del canal de Saint Julien, alimentado por el Durance. Hay que saber que cada árbol necesita entre 10 y 15 litros de agua al día entre mayo y finales de septiembre. Para controlar el consumo, utilizamos tres métodos: riego por goteo, por aspersión y a manta. Este último, que consiste en inundar el suelo de vez en cuando para que el agua penetre en profundidad, es una técnica ancestral que seguimos utilizando, además de las otras dos. A medida que practicamos la cubierta vegetal natural, la hierba se mantiene entre los árboles frutales. Sirve de refugio a las mariquitas, que son depredadores contra los pulgones. Contiene trébol y amapolas para enriquecer el entorno de los árboles y ayudar a protegerlos. La cubierta vegetal natural mantiene un ecosistema natural similar al estado salvaje. La hierba se tritura justo en el momento de la cosecha de la fruta y se deposita de nuevo al pie de los árboles como compost. También utilizamos la confusión sexual para el control de plagas, concretamente para la Carpocapsa, un insecto que en su fase larvaria se alimenta de las manzanas. Ponemos una feromona (mismo olor que la polilla hembra) para atraer al macho y así limitar su desarrollo. Durante la retirada del amianto de los tejados y su aislamiento, nuestros edificios de la finca se cubrieron con paneles fotovoltaicos en 2011. La energía obtenida de este modo es menos contaminante. Además de los miembros de la familia que han estado presentes desde el principio, desde 2014 la finca ha creado 9 puestos de trabajo a tiempo completo en posiciones tan variadas como las de secretarios, contables, preparador de pedidos, encargado del aparcamiento o chófer repartidor. La estabilidad de su situación y la inclusión de una persona discapacitada refuerza nuestro equipo. Además, para gestionar la finca en temporada alta, necesitamos la intervención de unos cuarenta temporeros, que siempre contratamos según las condiciones de los convenios colectivos agrícolas: de mayo a noviembre, trabajan en los huertos; de mayo a junio, cosechan cerezas y albaricoques y ayudan en las labores de aclareo manual; finalmente, de agosto a noviembre, ayudan en la cosecha de manzanas. Las manzanas que recibes se seleccionan de manera cuidadosa en función de su madurez y sabor. En cuanto a la fruta no vendida, hacemos zumos y compotas con ella, y los restos de poda se trituran y se colocan en los huertos como abono verde.
Información técnica
Dirección
Saint Félix, Cavaillon, FR
Altitud
70m
Dimensión
67ha
Técnicas de cultivo
Cultivo ecológico y biodinámico
Sistema de riego
Riego por goteo y por gravedad
Dimensión
4 mujeres y 4 hombres
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
vs: 0.54.1_20220930_102550