Arroz Jazmín de Riuet

4,00 Kg/caja

Arroz Jazmín de Riuet

4,00 Kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Selecciona el tamaño de tu caja
4 Kg (No disponible)
4 Kg (No disponible)
8 Kg (No disponible)
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 4Kg de Arroz jazmín
Variedad: Arroz jazmín y jazmín integral
Contenido de la caja grande: 2 x Arroz jazmín ( 2kg, saco de tela) y 2 x Arroz jazmín integral (sacos de 2kg)
Contenido de la caja pequeña: 1 x Arroz jazmín (2kg, saco de tela) y 1 x Arroz jazmín integral (sacos de 2kg)
Arroz jazmín: grano largo y perlado; siempre queda suelto después de cocinarlo debido a su alto contenido en almidón en forma de amilosa; tiene un aroma propio; recomendado para acompañamientos y ensaladas; usar dos proporciones de agua por una de arroz; tiempo de cocción aproximado es de 15 minutos
Arroz integral: arroz de grano largo e integral; siempre queda suelto después de cocinarlo debido a su alto contenido en almidón en forma de amilosa; tiene un aroma propio; está recomendado para acompañamientos y ensaladas; dejarlo en remojo horas antes de cocinarlo y hervir con exceso de agua; su tiempo de cocción aproximado es de 30 minutos
Producidos en el Parque Natural de la Albufera de Valencia (España)
Cultivo sin pesticidas y sin herbicidas, respetando tanto la fauna como la flora de la finca
Para su mejor conservación, aconsejamos mantenerlo en lugar fresco y seco, con una temperatura menor de 18ºC; puede conservarse en el frigorífico e incluso congelarlo sin que pierda sus propiedades
La fecha de consumo preferente para ambos arroces es de 2 años aproximados después de la cosecha
Fecha cosecha: Septiembre - Octubre 2022
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Sin pesticidas
seal icon
Cosecha personalizada
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Miguel Minguet Gimeno
La historia de mi familia está estrechamente vinculada a la historia de la Albufera. Mi relación con la agricultura nace antes de que yo viniera a este mundo. Nací en una familia de arroceros: los abuelos de mis abuelos ya cultivaban arroz y aunque no lo recordamos es casi seguro que antes que ellos los que los precedieron también lo hacían. Mi abuelo continuó esta tradición familiar que fue su sustento y el de todos los suyos. Mi padre, Miguel estuvo siempre vinculado al campo. Mi tío Jesús también es arrocero, y es de él de quien tomo el testigo de este proyecto. Estudié ingeniería industrial y durante años me dediqué a trabajar en el sector de la formación y la consultoría, pero al final he vuelto a la tierra y a la tradición familiar. Creo que es mi lugar. Desde muy pequeño he respirado el amor al campo y esa gran responsabilidad que conlleva. Es un estilo de vida. Siempre he disfrutado en los arrozales. Los he visto con ojos de niño, vivido y sentido como nieto e hijo y ahora me enorgullece poder seguir desarrollando mi pasión por el campo respetando la tradición pero innovando, y siempre recordando a los que me precedieron y teniendo presente los conocimientos que me han transmitido. En nuestro manifiesto destacamos que somos agricultores ya que somos productores, antes que elaboradores o envasadores, porque nuestra razón de ser es el cultivo. Somos artesanos a la vez que innovadores porque combinamos el conocimiento y métodos tradicionales de antaño, con la última tecnología. Controlamos uno a uno cada brote, hasta la espiga para conseguir una cosecha selecta de máxima calidad. Nuestros saquitos cosidos a mano son un símbolo para transmitir nuestro carácter de agricultores artesanos. Cultivamos de manera respetuosa porque somos y queremos seguir siendo sostenibles: sin el cultivo del arroz mediante los métodos respetuosos y tradicionales que nos caracterizan, sería imposible la preservación de la biodiversidad de nuestros humedales. El sello de Producto Natural, refleja el importantísimo impacto medioambiental positivo que producimos en el entorno donde lo cultivamos. Sin nuestro arroz, se perderían los humedales. Por ello nuestra cosecha es limitada, por nuestro entorno y nuestra forma de hacer. En ella culmina la vida de nuestros arroces y sin ella todo nuestro trabajo no tendría sentido. CrowdFarming nos permite compartir este orgullo con vosotros y además nos deja invitaros a participar en el cultivo del arrozal que adoptáis.
Riuet
La mayor parte de nuestros arrozales desaguan en el Riuet que es una de las acequias más importantes del Parque Natural de la Albufera de Valencia y que conduce el agua directamente hasta el lago de la Albufera, es por eso que llamamos así a nuestra finca. Antiguamente el Riuet era la conexión natural de la Albufera con el mar. Llamamos a estás conexiones “golas” o gargantas. Actualmente hay tres en uso y el Riuet, tras muchos siglos de uso, ahora en lugar de conectar el lago con el mar recoge el agua dulce que desagua una parte importante de los arrozales y con ella alimenta el lago de la Albufera. La parcela que estás adoptando se encuentra en la parte más alta de la zona arrocera y recibe el agua directamente de la Acequia Real del río Júcar, que es el canal de riego que nutre de agua limpia y cristalina a la mayoría de las huertas y los arrozales situados en el entorno de la Albufera. El cultivo del arroz se da en un entorno rodeado de agua dulce, pero sin embargo consume muy poca. Cultivamos alrededor del lago de agua dulce más grande de España y la mayor parte de nuestros campos están por debajo del nivel del lago y por tanto se inundan de manera natural. A diferencia de otras zonas o cultivos nosotros hemos de bombear el agua fuera de los campos para poder cultivarlos ya que el agua no se pierde en nuestros campos, sino que a menudo al contrario, sale a través de nacimientos llamados ullals. Ese agua está durante todo el ciclo de cultivo yendo de los campos de arroz a la Albufera y de esta a los campos de arroz en una recirculación continua que la depura. No se pierde ni se consume, sino que se recircula. Mientras el agua circula lentamente por los campos, todos los sólidos en suspensión se depositan y las plantas absorben los nutrientes del agua dejándola más limpia que al entrar: es por ello que decimos que los campos de arroz son verdaderos filtros verdes para la Albufera y un pulmón que la mantiene viva. Conocemos muy bien estas tierras porque nuestra familia las cultiva desde hace más de dos siglos. Su enclave posee de forma natural unas características especiales de temperatura e inundabilidad, que las convierten en una zona muy fértil para producir arroz. Así es como cultivamos nuestro arroz: Empezamos el ciclo del arroz fangueando que consiste en mezclar agua con la tierra y restos de la cosecha anterior. Es un momento precioso, ya que durante el mismo la avifauna de la zona viene a los arrozales a buscar las semillas que aparecen al remover la tierra. Después labramos la tierra, la nivelamos y la fertilizamos para dejarla preparada para que crezcan nuestras plantas de arroz en ellas. La siembra se realiza a voleo esparciendo la semilla lo más uniformemente posible sobre el terreno. Los campos se inundan para que la semilla empiece a crecer. La riqueza del suelo y la luminosidad de la primavera y el verano, acompañan y nutren todos los estadios de crecimiento de la planta desde la siembra, que se extiende desde principios de abril al mes de mayo. Durante el verano la planta crece, hasta que nace la espiga. Cuando esta adquiere un color dorado, la planta ha alcanzado el grado de madurez para ser cosechada. Comienza entonces la siega, que abarca desde finales de agosto hasta mediados de octubre, dependiendo de la variedad de arroz y sobre todo, de las condiciones climatológicas. Tras la siega, llegan el otoño y el invierno que son las estaciones durante las que la tierra queda en barbecho inundado, potenciando la regeneración de la tierra. Una vez cosechado, secamos el grano para su correcta conservación y lo almacenamos en los graneros. Después durante el año y después de haberlo dejado reposar, lo vamos elaborando y envasando a demanda de nuestros clientes. Nuestro proceso de cultivo, secado, elaborado y envasado tiene lugar en la misma zona de la Albufera minimizando los desplazamientos y la huella de CO2. De la cosecha del arroz se aprovecha todo: Tras pasar por el molino se separa la cascarilla del grano. La cascarilla del arroz tiene múltiples usos ya que con ella se pueden realizar camas avícolas, destinarse a la floricultura como fertilizante orgánico entre otros usos. El grano de arroz entero, cuidadosamente seleccionado en el molino por su tamaño y color, se envasa para poder disfrutarlo en cocina y para que los CrowdFarmers podáis adoptarlo. Otro punto relevante es la importancia de los campos de arroz en el mantenimiento de la biodiversidad, prueba de ello es el sello de Producto Natural que nos otorga la administración local. En primer lugar los campos están rodeados por una red de acequias de riego y de desagüe en los que siempre dejamos una parte de las hierbas adventicias que son un oasis de vida. Pero es que la riqueza de invertebrados, peces y sobre todo aves es enorme en los propios campos. Son auténticos refugios de naturaleza donde miles de aves migratorias recalan en sus travesías. Sin arroz miles de ellas se quedarían sin habitar. Trabajar con la naturaleza nos hace formar parte de ella. Toda la comarca donde cultivamos es un entorno rural salpicado de pequeños pueblos, muy cerca de la ciudad de Valencia, y cuyos habitantes han vivido tradicionalmente del trabajo en el campo. Sin embargo, dada la pequeña superficie de las parcelas que tiene cada familia es muy común que se trabajen las tierras a tiempo parcial compaginándolo con otro trabajo. Nosotros somos de los pocos agricultores a tiempo completo de la zona. En los últimos años algunos de nuestros vecinos, han decidido abandonar el cultivo debido a la poca rentabilidad del cultivo del arroz, es por eso que hemos arrendado esas parcelas para que no se queden sin cultivar. Una tradición de más de mil años no puede perderse. Nuestro equipo está formado por 5 mujeres y 19 hombres, que realizan tareas de campo, molinería, mantenimiento, envasado y asesoramiento y ventas. Todos ellos son eslabones clave en este proyecto integrado verticalmente: desde el campo hasta la mesa, sin intermediarios que encarezcan el producto. Algunos miembros del equipo llevan en plantilla desde que mi padre gestionaba los campos, pero en general es un equipo joven, con muchas ganas de crecer y aportar su granito de arroz para un mundo mejor. Los salarios están por encima del convenio y trabajamos juntos como una familia, ofreciendo la máxima flexibilidad para la conciliación personal con el trabajo. Como parte del compromiso que mantenemos con la sociedad, hemos incorporado recientemente en el área de envasado a dos personas con discapacidad intelectual de un centro especial de empleo de la zona; con ellas ampliamos la plantilla y aportamos también en este área nuestro granito de arroz al mundo.
Información técnica
Dirección
Riuet, Sollana, ES
Altitud
0m
Equipo
6 mujeres y 19 hombres
Dimensión
0,5 ha
Técnicas de cultivo
Agricultura en conversión a ecológica
Sistema de riego
Regadío
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.72.2_20221129_165226