verdura Mediterránea mixta y ecológica
Passo Ladro

verdura Mediterránea mixta y ecológica

Fin temporada de adopción
Ver otros proyectos
Información
Historia
El proyecto

Adopta 4m² de un huerto mediterraneo de "Passo Ladro" en Siracusa (Italia) y recibe tu cosecha a domicilio en forma de verdura Mediterránea mixta y ecológica. Antonietta cuidará de tu adopción y le sacará una foto cada temporada. Desde tu zona privada podrás descargarte un certificado de adopción y, si quieres, planificar una visita a la finca. No hay compromiso de permanencia: una vez que recibas el producto y si te gusta la experiencia, podrás decidir si renuevas tu adopción.

seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
En conversión a Biodinámica
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
¿Qué adoptas?

Adoptas 4m² de un huerto mediterraneo de nuestra finca en Siracusa (Italia) que cultivamos bajo la normativa de Agricultura Ecológica de la Unión Europea y de la normativa Demeter. Estamos en proceso de conversión y esperamos obtener el sello en 2022. La peculiar combinación entre sol, mar y volcán crea un clima perfecto para el cultivo de hortalizas como la berenjena Tasca, el calabacín Diamante y varias variedades de pimientos que cultivamos en tres icónicos colores: amarillo, verde y rojo. Una de las grandes ventajas de la zona en la que nos encontramos consiste en sus altas temperaturas, sobre todo en verano, y en la exposición directa al sol. Permite que nuestras hortalizas maduren perfectamente sin tener que utilizar invernaderos que generen grandes cantidades de nitrógeno o que desfiguren el paisaje de la zona, repleto de reservas naturales o áreas protegidas. La brisa marina suaviza el clima y estabiliza la humedad en el territorio. El último toque lo da uno de los elementos más peculiares de Europa, el volcán Etna. Gracias a sus erupciones y al viento, se transporta y libera en nuestros suelos uno de los fertilizantes más naturales que existen: la arena volcánica, que contiene cantidades muy elevadas de fósforo y potasio. Entre los productos que crecen en tu parcela adoptada, encontrarás el calabacín Diamante, una planta de la familia de las cucurbitáceas, originaria de Asia y América Central, que desde hace algunos años también ha encontrado un excelente entorno de cultivo en Sicilia. De hecho, para el cultivo a campo abierto sin invernaderos ni túneles, la planta necesita una temperatura mínima de 21° y una media de 30°, que solo algunas regiones, entre ellas Sicilia, pueden garantizar. Se llama Diamante por su color brillante y su punta, que se asemeja a la forma de esta gema. La berenjena Tasca, de la familia de las solanáceas, es originaria de Oriente Medio. Fue importada a Sicilia por los árabes durante una de sus innumerables incursiones y fueron también ellos quienes nos dejaron varias recetas que se han convertido en parte de la cultura siciliana. Finalmente, la planta del pimiento dulce, de la misma familia que la berenjena, fue importada en primer lugar a España por Cristóbal Colón y luego a Sicilia con el inicio del dominio español por la casa de los Habsburgo, tan solo unos años más tarde. Un huerto mediterraneo produce una media de 12kg de verdura Mediterránea mixta y ecológica cada temporada. No hace falta que te comprometas al consumo de toda la cosecha. Cada temporada puedes decidir qué cantidad reservar y pagar el mantenimiento en función de la cantidad que reserves. Así tú sólo pagas por lo que consumes y nosotros podemos planificarnos y vender a otras personas la cantidad que no quieras.

¿Qué recibes?

Durante la temporada podrás ir recibiendo la cantidad de cosecha que reserves en el momento de la adopción. Puedes recibir un mínimo de 2 cajas, que podrás ampliar hasta 3 cajas según tus necesidades Formato de envío: Caja de __4kg de verdura Mediterránea mixta y ecológica__: 1x __berenjena Tasca ecológica__ (1,5 kg, bolsa de papel) 1x __calabacín Diamante ecológico__ (1,5 kg, bolsa de papel) 1x __trío de pimientos ecológicos__ (1 kg, bolsa de papel) __Berenjena Tasca ecológica__: estos grandes frutos ovalados tienen una piel negra brillante y son de tamaño mediano. Su pulpa blanca es esponjosa y compacta, de sabor amargo y picante, y con semillas amarillas planas. Es una verdura que se presta bien a muchas recetas. Entre las recetas sicilianas se incluyen: la parmigiana, la caponata, la pasta alla norma y también berenjenas en aceite y vinagre. Se pueden preparar a la plancha, o rellenas y asadas al horno. La berenjena no se puede comer cruda ya que contiene solanina, una sustancia que irrita la mucosa del estómago y cuyo efecto se neutraliza al cocinarla. Para realzar el sabor, es aconsejable espolvorearla con sal y dejarla prensada durante 15/30 minutos sobre una tabla de picar o en un colador, para después secarla y cocinarla. Se pueden guardar en la nevera en una bolsa de verduras perforada durante 4 o 5 días. Para aumentar su vida útil, se pueden congelar. Para ello, basta con cortar rodajas de 1 cm de grosor, escaldarlas y enfriarlas colocándolas en un recipiente con agua y hielo para detener el proceso de cocción. Luego basta con meterlas en una bolsa para congelador y ponerlas a congelar. Las berenjenas que se almacenan de esta forma deben consumirse en un plazo de 6 meses. __Calabacín Diamante ecológico__: los frutos son cilíndricos y de tamaño mediano, con pulpa firme, piel fina y verde y pocas semillas. El calabacín tiene un sabor más dulce y delicado. Se puede comer crudo para un aperitivo muy fresco o sobre pasta con cebolla salteada. Se pueden preparar a la plancha, o rellenos y asados al horno. Los calabacines enteros, secos y sin lavar se pueden almacenar en el refrigerador en una bolsa de verduras perforada. Si el calabacín está húmedo, lo ideal es eliminar el exceso de agua con un paño o con papel de cocina. Los calabacines se pueden almacenar de 5 a 7 días. También se pueden cortar los calabacines en trozos pequeños, escaldarlos y luego ponerlos en un recipiente hermético cuando se hayan enfriado para congelarlos a continuación. Una vez congelados se pueden almacenar durante 3 meses. __Trío de pimientos ecológicos__: fruto de forma muy variada, alargada, cónica, globular, de superficie lisa o acanalada. Los pimientos se distinguen no solo por sus diferentes formas, sino también por sus colores brillantes: los más comunes son el rojo, el amarillo y el verde. Para cocinarlos, hay que quitarles el tallo, cortarlos, quitar las semillas y las partes internas blancas. Pueden cortarse por la mitad para rellenarlos con arroz o carne. Es recomendable quitarles la piel al final del proceso de cocción para ayudar a su digestión. Los pimientos verdes tienen un sabor más ácido y picante, por lo que es mejor comerlos crudos en una ensalada o peperonata. Los pimientos amarillos son los más tiernos y jugosos, así que son excelentes para hacer salsas o para cocinar un pinzimonio. Los pimientos rojos son dulces y de sabor fuerte, lo que les hace excelentes para asar a la parrilla. Los pimientos se pueden almacenar en el refrigerador sin lavarlos ni secarlos, ya que la humedad tiende a dañarlos. Si se secan correctamente, se pueden almacenar hasta un máximo de 10 días. Si prefieres guardarlos cortados, envuélvelos en papel de cocina y mételos dentro de un recipiente hermético cerrado. Se pueden almacenar durante 3 días después de cortarse. Los pimientos también se pueden congelar crudos. Hay que quitar el tallo con un cuchillo, cortar los pimientos al gusto y quitar todas las semillas. Colócalos en una bandeja de horno de forma que los trozos no se toquen y guárdalos en el congelador durante al menos 1 hora. Colócalos dentro de una bolsa para alimentos y apriétela suavemente para liberar la mayor cantidad de aire posible. Si se almacenan de esta forma, los pimientos se pueden conservar hasta 1 año.

¿Cuándo lo recibes?

Al combinar verduras con temporadas similares, podrá recibirlas de forma semanal entre julio y septiembre.

¿Por qué adoptar?
Conoce quién, cómo y dónde se producen tus alimentos. Adquiere tus alimentos de forma consciente, directa y consecuente.
Comprar sin intermediarios permite al productor obtener mejores precios. Esto ayuda a generar mejores trabajos y condiciones sociales en entornos rurales.
Cuando adoptas algo permites al productor que se asegure la venta a un precio cerrado y producir bajo demanda. Así se consigue, además, evitar el desperdicio de comida que se cultiva sin que tenga venta.
Apoya a los productores que se esfuerzan por un embalaje y unas prácticas de cultivo que respetan el medio ambiente.
vs: 0.31.1_20220706_174820