Miel ecológica de O'Picouto

3,40 kg/caja

Miel ecológica de O'Picouto

3,40 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 3.4kg de miel ecológica
Raza: Apis Mellifera ibérica
6 x Miel ecológica Ouro Mouro (570g, tarro de vidrio)
Miel multifloral de zarza, castaño y brezo: oscura, con reflejos rojizos, de sabor dulce e intenso; esta miel cristaliza con facilidad, adquiriendo una tonalidad más clara, color crema
Miel de roble: nuestras abejas no hacen esta miel a partir del néctar de las flores, si no del mielato que exuda el Quercus pyrenaica; su color es negro azabache, una miel menos dulce y con un alto contenido en hierro y sales minerales
La miel está envasada en crudo, es decir no ha sido sometida a procesos industriales de recalentamientos que degradan la calidad de la miel
Si tu miel cristaliza no te preocupes, su textura cambia ligeramente pero está igual de rica; sólo cristaliza la miel que no ha sido calentada, así que es indicador de calidad
Para conservar tu miel, mantenla a temperatura ambiente lejos de fuentes de calor directa
No es recomendable el consumo de miel en menores de 12 meses
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Zona despoblada
seal icon
BPA free
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin pesticidas
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Aroa García Morales
¡Hola a todos! Mi nombre es Aroa García y os quiero contar en unas pocas líneas mi motivación para dedicarme a la apicultura en el pequeño pueblo en el que vivieron mis abuelos. Mis padres se dedican a la agricultura ecológica desde hace más de 20 años, de hecho, fundaron Labregos DAIQUÍ en 1996, un grupo que pretende dar continuidad al activismo y la lucha por el medio ambiente fomentando el cultivo ecológico en Galicia. Puedes saber más sobre esta historia visitando el proyecto de kiwi ecológico que tiene mi padre Manuel junto a Casimiro: Finca Reitoral de Ribadetea Sin embargo, esto no me parecía tan atractivo hace algunos años y decidí trasladarme a la ciudad para cursar diseño gráfico. Allí pasé algunos años trabajando en un estudio de marketing, los suficientes para darme cuenta de que lo mío no era la ciudad, así que volví al pueblo para ayudar a mis padres. Mi padre siempre tuvo unas cuantas colmenas para autoconsumo, pero el volumen de trabajo le impedía atender correctamente a las abejas y decidió dejar la actividad. Sin embargo, tras mi vuelta de la ciudad fuimos retomando poco a poco y con muchísima ilusión esta tradición familiar, aumentando cada año el número de colmenas hasta poder dedicarme a tiempo completo a la apicultura. Para mi esta es la mejor manera de ganarme la vida de forma sostenible y respetuosa con el medioambiente, sin abandonar mi pequeño pueblo, de forma sostenible y respetuosa con el medioambiente, volviendo a los orígenes de nuestra familia. Las abejas son fascinantes, y aunque es un trabajo físicamente muy duro, me resulta entretenido observarlas y aprender cada día un poco más sobre ellas. Con el tiempo se pueden ver las diferentes "personalidades" que tiene cada una de las colmenas (algunas son muy amigables, otras muy limpias, otras auténticas guerreras...). También me divierte mucho ver sus danzas cuando indican a la colonia donde se encuentra una fuente de alimento. Además, trabajo en la oficina más maravillosa donde recibo visitas de corzos, jabalíes, liebres, zorros y águilas que me alegran el día. Mi bisabuelo inició la tradición familiar de cuidar colmenas y mi tío abuelo fue de los primeros apicultores de la zona en tener colmenas movilistas, ya que tradicionalmente en Galicia la colmena consistía en un tronco hueco denominado cortizo. Él vendía su miel a los vecinos, que la apreciaban como una auténtica medicina. También fue el primero de la zona en tener un extractor de miel que él mismo fabricó con un barril de madera y la catalina y cadena de una bicicleta. Nuestros colmenares son pequeños, por lo que su impacto sobre el entorno natural es mínimo. Están distribuidos en una zona declarada reserva de la biosfera y en zonas de montaña de difícil acceso.
O'Picouto
En una excursión por la ladera del pico Aguioncha, el más alto de la zona de casi 1000 m.s.n.m., vimos que era el sitio ideal para las abejas. Casi sin pensarlo empezamos a hablar con la gente del pueblo para ver si alguien nos dejaba poner nuestras colmenas en alguna de sus parcelas. Entonces conocimos a Domingos, y tras hablar con él y con su mujer Lola, nos dijeron que estaban encantados de que se volviera a dar uso a las tierras que hace años cultivaron de patatas. Este pico, conocido como O Picouto de Mediodía es visible desde cualquier punto de la comarca a la que rodea. Antaño, la gente lo usaba como punto de referencia, ya que cuando el sol estaba en lo alto del pico era la hora de parar de trabajar e ir a comer, y de ahí su nombre y el de nuestro colmenar. La finca se encuentra a unos 20 minutos de mi pueblo Rairiz de Vega, en Lobás, Calvos de Randín, en pleno Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés, alejada del pequeño núcleo urbano y más lejos todavía de grandes ciudades. La estructura parcelaria en la zona se basa en el minifundio tradicional gallego, formado por pequeñas fincas, que se han ido abandonando debido al éxodo rural y envejecimiento de la población. Esta situación es dramática pero es real, la densidad de población en calvos de Randín es menor de 8 habitantes por km2. Para nosotros, la apicultura ecológica es el medio perfecto para ganarnos la vida en un entorno rural de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Nuestras abejas viven rodeadas de vegetación en un entorno boscoso, de inviernos fríos en los que alcanzamos las temperaturas más bajas de la provincia, que llegan hasta -13ºC. Este bosque lo componen robles (*Quercus Robur* y *Quercus Pyrenaica*), castaños, zarzas y todo tipo de ericáceas, saúco, arraclán, genista tridentata, *Cystus Scoparius* y otras muchas flores silvestres de las que nuestras abejas disfrutan. Aquí viven felices y dan lugar a una miel excepcional. Realizamos una apicultura totalmente ecológica, sostenible y respetuosa con nuestras abejas. Nuestra intervención más necesaria es el tratamiento contra la varroa, un ácaro procedente de Asia que provoca una enfermedad que termina con la vida de colmenas enteras si no se trata en el momento óptimo. Para ello utilizamos un compuesto a base de sustancias naturales que no deja residuos ni en la miel ni en la cera. Para entender nuestro trabajo y respeto a las abejas, debéis saber que ellas recolectan miel y polen sin parar, no piensan en nosotros, y trabajan sin descanso para para tener suficientes reservas almacenadas para el invierno, momento de escasez de flores y alimentos. Sin embargo, una colmena tiene muchísimas más abejas durante los meses de floración que durante el invierno, y esto hace que las abejas produzcan un exceso de miel, que es precisamente el que recolectamos. Siempre dejamos miel de sobra para ellas, ya que nuestro objetivo es no alimentar las colmenas salvo que fuese estrictamente necesario. Para ello recolectamos antes de que terminen los periodos de floración y guardamos siempre un excedente por si les hiciese falta a la salida del invierno. Por lo general, no intervenimos en la renovación de reinas de las colmenas, dejando que sean ellas las que decidan el momento idóneo para su sustitución y por supuesto, no cortamos sus alas: si su instinto las lleva a enjambrar, las dejamos que lo hagan. Como sabéis en Galicia las precipitaciones son bastante frecuentes, por lo que en la propia finca y proximidades hay pequeños nacimientos de agua que bajan por riachuelos de los que beben nuestras abejas, que en verano, pueden consumir en torno a 500 ml. por colmena al día. De momento, y desde hace 6 años, participamos en este proyecto mi padre Manuel y yo. Por lo general vamos juntos a los colmenares y realizamos los mismos trabajos, pero él tiene más fuerza y yo mejor vista por lo que nos complementamos bien. Cuando empieza el buen tiempo revisamos las colmenas, para comprobar que han pasado bien el invierno; renovamos la cera y reproducimos las colonias más avanzadas que pretenden enjambrar y así obtenemos nuevas colonias sin limitar el instinto natural de enjambrazón de la colmena. En este periodo también se colocan las alzas (cajas suplementarias en las que se recoge la miel). Durante el verano recogemos y envasamos la miel. Otro trabajo importante es mantener limpios los colmenares para evitar que la vegetación impida la entrada y salida de las abejas de sus casas, y evitar posibles incendios. Durante el otoño y el invierno me dedico a preparar y reparar el material para la siguiente temporada; además visitamos los colmenares para comprobar que los temporales o algún animal no los ha dañado. Nuestra gestión de residuos es sencilla: reutilizamos toda la cera resultante de la extracción de miel para producir nuevas láminas. Por otro lado, estamos haciendo algunas pruebas elaborando hidromiel y tintura de propóleos.
Información técnica
Dirección
O'Picouto, A Carballal, ES
Altitud
1000m
Equipo
1 mujer y 1 hombre
Técnicas de cultivo
Agricultura Ecológica
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.71.0_20221125_111753