Especialidades de castana ecológicas Demeter de Verger Bio de Quinsac

1,35 kg/caja

Especialidades de castana ecológicas Demeter de Verger Bio de Quinsac

1,35 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 1.35kg de especialidades de castana ecológicas Demeter
Variedad: bouche de betizac
1 x castañas cocidas (500g, frasco de vidrio): sabor dulce y textura harinosa; pueden disfrutarse en platos salados o dulces, calientes como acompañamiento de la carne o con verduras, o frías en una ensalada; tienen una vida útil de unos 2 años, consérvalas en un lugar seco
1 x harina de castañas (250g, de bolsa de papel 100% biodegradable): ideal para hacer postres sin gluten; se puede conservar hasta dos años, ten cuidado ya que a las polillas de la despensa les encanta, recomendamos guardarla en la nevera o en un recipiente bien cerrado
3 x crema de castañas (200g cada uno, tarro de cristal): combina perfectamente con los lácteos o puede ser disfrutada simplemente untandola; su sabor es dulce y cremoso; su caducidad es de unos 3 años si se mantiene en un lugar seco y sin abrir; después de abrirla, se puede conservar durante 2 o 3 semanas en la nevera
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2004
Cultivo biodinámico certificado por el sello Démeter desde 2012
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Farmer con experiencia
seal icon
Biodinámica
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
seal icon
Análisis adicionales
Murielle Ferand
Mi esposo, Hervé, y yo cuidamos los árboles para que produzcan la mejor fruta. No crecí en una granja, pero sabía desde muy joven que quería trabajar con la naturaleza. Gracias a mi matrimonio he podido hacer realidad este sueño. Nos convertimos a la agricultura orgánica cuando me uní a la finca familiar y, tras de las fuertes heladas de 2012, nos formamos en los métodos de cultivo biodinámico. Tratamos de ayudar a nuestros árboles para que puedan defenderse por sí mismos. Gracias al desarrollo de una tierra sana, rica en microelementos, ellos pueden tener éxito en la lucha contra las agresiones externas. Hoy en día, nuestro papel es devolver la vitalidad a la tierra para que podamos ofrecerte frutas de calidad, y trabajar, tanto como nos sea posible, respetando el ritmo natural de las estaciones mientras observamos el ciclo de vida en su conjunto. Hervé se encarga de la producción. Durante el período de formación de la fruta, elabora un informe semanal de las plagas que puede encontrar y decide si es necesario aplicar algún tratamiento o si es mejor dejar el trabajo a las especies beneficiosas. Además, se encarga de los injertos y de la poda de los árboles frutales, así como de su mantenimiento. También es un buen manitas y siempre tiene alguna nueva idea para tratar de ahorrarnos tiempo. En cuanto a mí, me ocupo de la transformación y del transporte. Comencé mi carrera como empleada en una tienda de cereales donde trabajé durante 10 años encerrada dentro de una oficina. Me encantaba mi trabajo, pero echaba de menos la naturaleza, por eso me uní a mi marido. No sabía nada sobre arboricultura, pero estar rodeada de gente apasionada me permitió aprender muy rápido. Al principio, me dediqué a las ventas directas en la finca. Durante las vacaciones, estaba ofreciendo mermelada de frutas a nuestros clientes para hacerlos felices. Algunos de ellos quisieron comprarnos la mermelada, por lo que decidí empezar a venderla. Así es como empezó nuestra aventura. Aún sigo cocinando mis recetas en mi caldero de cobre, creo que les aporta un sabor único. Estoy toda la mañana revolviendo pacientemente para cocinar muy bien mi crema de castañas. La cocción lenta y larga es el secreto para una receta perfecta. Tomarse el tiempo necesario es muy importante. Me encanta este trabajo porque está vivo y está siempre cambiando, y porque puedo desarrollar una estrecha relación con mis árboles. Decidimos unirnos a CrowdFarming para hacer que la gente descubra las castañas que no se encuentran en todas partes. Es una ruta milenaria pero consumida por muy pocos a pesar de aportar mucha energía y no tener gluten. Si adoptas nuestros árboles podrás seguir su crecimiento y crear una relación de confianza con nosotros.
Le Verger Bio de Quinsac
Nuestra finca se encuentra en Lemosín, entre Brive y Limoges, en tierras de ganadería. Estamos rodeados de praderas y bosques. Vivimos en una de las regiones menos habitadas de Francia, y que principalmente es rural. Nuestra finca no está muy industrializada: contratamos a 12 trabajadores para la temporada de cosecha y 4 para realizar la poda. En verano los días son cálidos y las noches frescas, por lo que nuestro clima es ideal para el cultivo de frutales. Nuestro huerto lleva el nombre del lugar donde vivimos, Quinsac. Puede que no sea muy original, pero al menos se nos puede encontrar con mucha facilidad. Durante mucho tiempo, esta propiedad perteneció a la familia de mi marido—nuestra casa fue construida en 1766— y funcionaba como una finca ganadera tradicional en régimen de policultivo. Los bisabuelos de Hervé solían criar ovejas y cultivaban cereales para poder alimentarlas. Fue mi suegro, Bruno, quien decidió empezar a cultivar frutales y plantó los primeros árboles frutales en 1979. Al final, terminó con una plantación de perales, manzanos y castaños. Hoy en día, la mayoría de esos árboles siguen aquí. Nuestros frutales crecen sobre un suelo ácido y la baja altitud favorece a que crezcan vigorosos y les da a los frutos el sabor de nuestra tierra. Nuestros terrenos se encuentran alrededor de la finca, a menos de 2 kilómetros de distancia. Contamos con un estanque para recolectar el agua de la lluvia y, gracias a esto, en caso de sequía podemos regar nuestros árboles mediante un sistema de microrriego. Practicamos la arboricultura tradicional. No quitamos la maleza de nuestras plantaciones con el fin de fomentar el desarrollo de especies beneficiosas. Instalamos nidos en nuestros frutales para atraer a páridos y murciélagos. Los páridos son formidables depredadores de insectos (orugas, áfidos, arañas, polillas del castaño…). Durante la temporada de cría, pueden llegar a comer hasta 500 insectos por día. Poseemos un programa que nos permite reproducir el vuelo de la polilla del castaño, la principal plaga que sufre el castaño. Este insecto pone sus huevos dentro de las castañas y si no se aplica un tratamiento natural, la calidad de las castañas disminuye considerablemente. Esta herramienta está conectada a una estación de meteorológica que mide la higrometría y la temperatura. Gracias a las estadísticas que nos proporciona, sabemos en qué condiciones climáticas se desarrollará la polilla, por lo que sabemos cuándo estará al acecho. Utilizamos repelentes a base de aceites esenciales para proteger a los árboles contra las plagas, e introducimos depredadores naturales. Todo nuestro huerto frutal tiene la certificación Demeter. En la agricultura biodinámica, también confiamos en fórmulas que están hechas a base de plantas, como, por ejemplo, el cardo, el diente de león, la cola de caballo, etc. Seguimos el calendario biodinámico y echamos estiércol de cuerno en la tierra en primavera y de sílice de cuerno en los árboles justo después de la floración, para fortalecer la vida del suelo y mejorar la fotosíntesis. No producimos energía renovable, pero tenemos una montaña de compost que es la más alta de toda la comunidad. A decir verdad, recogemos las castañas cuando caen al suelo, pero todavía están dentro de su cáscara. Tenemos una máquina que las sacude y permite que la fruta se separe de ella. Todos los residuos se acumulan en un gran montón al que también añadimos los residuos del procesamiento de otras frutas. Después de dos años, y echarle algunas preparaciones biodinámicas, esparcimos el compost en nuestras parcelas para alimentar a nuestros árboles. Aquí no se desperdicia nada. Thomas y Franck, nuestros empleados, nos acompañan en esta aventura. Thomas se ocupa principalmente de los manzanos, mientras que Franck gestiona los castaños. Como nuestra finca es pequeña, podemos vender toda nuestra producción. Las manzanas y las peras se venden directamente o se transforman en zumo. Durante la cosecha, las castañas frescas se las vendemos a los intermediarios a diario y, lo que podemos, lo transformamos para venderlo nosotros mismos.
Información técnica
Dirección
Le Verger Bio de Quinsac, Saint Yrieix la Perche, FR
Altitud
380m
Equipo
2 hombres y 1 mujer
Dimensión
33 ha
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica y biodinámica
Sistema de riego
Micro aspersor
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.72.2_20221129_165226