Higos chumbos de La Zahurda

2,00 kg/caja

Higos chumbos de La Zahurda

2,00 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 2kg de higos chumbos
Variedad: amarilo
Piel de color verdoso con tonalidades amarillentas y violáceas, tamaño medio, corteza rígida, forma ovalada, puede contener espinas, sabor dulce y una textura gelatinosa, pulpa amarilla con pequeñas semillas
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2019
Recolección un día antes del envío en el momento óptimo de maduración y enviadas en una caja de cartón sin plásticos
La caja incluye fruta extra, por si alguna pieza llega dañada
Nuestras plantas no son una fábrica de tornillos: cada fruto es único en aspecto y tamaño
1 kg contiene entre 8 y 12 piezas (en la caja recibirás entre 20 y 30 frutas, dependiendo del tamaño)
Conservándolos en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar unos 7 días en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlas en la nevera)
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Jessica Ponce
Me llamo Jessica Ponce, y soy la tercera generación de una familia de agricultores dedicada al cultivo de cítricos, hortalizas, olivos, viñas y tropicales. He tenido la suerte y el placer de nacer y vivir rodeada de naturaleza. Desde pequeña he sentido pasión por la agricultura, mis padres siempre me inculcaron que el trabajar en el campo era algo muy duro pero a la vez muy satisfactorio. Me hicieron ver que con esfuerzo, cariño y dedicación la naturaleza puede ofrecernos cosas maravillosas. Aunque es algo que me llena de nostalgia, ya que me hace recordar cómo de pequeña siempre acompañaba a mi abuelo al campo y me encantaba observar como realizaba cada tarea. Mis estudios no están relacionados con el sector de la agricultura, ya que curse Administración y Finanzas y Asistencia a la Dirección, pero yo provengo de una familia con larga tradición en el mundo agrícola, por lo que tengo una buena perspectiva que mezcla innovación y tradición. Me encantaría realizar formación relacionada con el entorno medioambiental. Tuve la suerte de empezar a trabajar con Paco Marin, Farmer de CrowdFarming, que me ha ayudado a acumular más conocimientos sobre agricultura. Sigo el día a día de su finca y conozco las alegrías y dificultades de ser parte de CrowdFarming de primera mano. Gracias a ello y todos los conocimientos que he ido adquiriendo a lo largo de los años decidí crear este proyecto, con el objetivo de poder rentabilizar las zonas más improductivas de la finca, basándome en un manejo ecológico y sostenible, que contribuya en todo momento en la protección y crecimiento de la biodiversidad. Mi labor junto con mi padre en la finca se basa en controlar el cultivo, observar si presenta algún tipo de plaga, como es muy común la cochinilla. Para prevenirla cada 15 días aplicamos jabón potásico a cada chumbera. Se trata de un producto totalmente natural creado para prevenir o combatir esta plaga tan común. Además, aunque se trate de una planta de secano debemos planificar uno o dos riegos por semana, controlar la eliminación de malas hierbas y observar los momentos de floración y recolección de la fruta, de esta forma trabajamos duro para poder conseguir una mejor calidad. CrowdFarming me brinda la oportunidad de poder darle valor a un cultivo tan tradicional como es el higo chumbo en nuestra tierra, además de poder ofrecer mis productos al cliente final sin la necesidad de intermediarios.
La Zahurda
La finca “La Zahurda” se llama así por el nombre de una pequeña aldea donde se encuentra ubicada, pertenece al municipio de Comares, en la provincia de Málaga. Está a más de 700 metros sobre el nivel del mar, tiene unos paisajes muy bonitos y es considerado como el “Balcón de la Axarquía”. Un lugar lleno de barrancos y caseríos con vistas maravillosas al mar y las montañas. La finca se encuentra cerca del pueblo, alrededor de ella podemos encontrar campos de cultivo. Se trata de una finca familiar donde trabajamos en familia y nos ayudamos los unos a los otros a la hora de ejecutar tareas de recolección, eliminación de hierbas y poda. Puntualmente tenemos la necesidad de contratar a operarios que realicen estas labores. Lo más especial de nuestro cultivo son los métodos tradicionales y el cariño que utilizamos para conseguir la mayor calidad de nuestro producto, además de su localización, se encuentra en el pueblo más alto de la Axarquía a más de 700 metros del nivel del mar. La finca es familiar, tiene unas 5 ha y es agrobiodiversa. Tiene varios cultivos tradicionales como olivos, almendros, vides, chumberas, cítricos o tropicales como los aguacates y mangos. Las chumberas se han plantado en las partes menos productivas para poder tener un cultivo alternativo en las zonas donde los otros cultivos se adaptan con menor facilidad. Durante los dos primeros años de vida de nuestra plantación el riego se realizaba diariamente utilizando sistemas de riego por goteo, para ayudar a su crecimiento; ahora el riego debe de ser moderado, sólo una o dos veces por semana. La principal actividad económica de mi zona es la agricultura, aunque desde siempre se han cultivado cultivos de secano (olivo, almendros, etc.) en los últimos años el cultivo de subtropicales ha aumentado debido a su favorable clima. Rescatar el cultivo del higo chumbo en la región es importante; apareció en Andalucía en el sigo XVI; actualmente estaba desapareciendo en nuestra zona debido a un pequeño insecto llamado “Cochinilla del Carmín”. Recuerdo con nostalgia como la mayoría de los lugares que antes estaban ocupados por este cultivo ahora se encuentran vacíos, con pencas secas y deterioradas. El poder gestionar este proyecto de rescate y así evitar la desaparición de este cultivo es algo que me llena de satisfacción y motivación para seguir luchando en la conservación de nuestro agroecosistema. Nuestra pequeña finca fue adquirida por mi abuelo Eduardo hace más de 40 años, hoy pertenece a mi padre y a sus hermanos (Miguel, Ana, Pepa y Antonio). Mi abuelo junto con mi padre y mis tíos trabajaron desde pequeños en la finca como medio de subsistencia. En ella además de cultivar olivos, almendros y algarrobos contaban con un pequeño establo donde criaban vacas y cerdos. Años más tarde mis padres construyeron un invernadero, donde cultivaban hortalizas, donde hoy día cultivamos mangos y otros cultivos exóticos como es la pitaya. Yo soy la tercera generación fruto de una familia de agricultores, desde pequeña he tenido pasión por la agricultura. Es por ello que hace unos años convencí a mi padre para introducir un nuevo cultivo ecológico en una zona de la finca improductiva. Mi padre depositó toda su confianza en mí y recibí todo su apoyo para poner en marcha este proyecto. Nuestra finca tiene un pozo propio y almacenamos agua en una alberca y depósitos para poder regar nuestros cultivos mediante sistemas eficientes de riego por goteo. Estamos estudiando la posibilidad de cosechar el agua de lluvia, crear una pequeña balsa y la utilización de avances tecnológicos que nos ayuden a aumentar la acumulación de agua. La chumbera tiene mucha capacidad a la hora de retener el agua, se trata de un cultivo de secano que puede crecer incluso sin incorporar nada de riego artificial. En nuestra finca realizamos uno o dos pequeños riegos por semana, siempre evitando la acumulación del agua en la tierra, ya que puede producir la muerte de la chumbera. Esto mejora el crecimiento y desarrollo de la planta. Desde hace 10 años apostamos por el cultivo ecológico en gran parte de nuestra finca. Apostamos por una agricultura sostenible, evitamos el uso de herbicidas, pesticidas y productos químicos. Combatimos las plagas con métodos naturales como jabón potásico para la cochinilla o trampas de feromonas para la mosca de la fruta. Los restos de hierba cortados se dejan en el suelo ya que de esta forma guardamos mejor la humedad y reducimos los ataques de plagas. Intentamos reutilizar las palas de las chumberas que cortamos como esquejes, la chumbera se reproduce muy fácilmente, basta con colocar un trozo en el suelo y echarle un poco de tierra para que produzca las raíces. En la finca cuidamos la biodiversidad dejando crecer las hierbas, que luego eliminamos de forma mecánica para evitar daños en el suelo y en las palas de la chumbera, además dejamos algunas zonas de la finca sin cultivar para favorecer y proteger la fauna. Gracias al manejo que utilizamos en nuestra finca es muy fácil encontrar camaleones, liebres, aves, insectos y cabras montesas. Observar la gran diversidad de especies que podemos encontrar en nuestra finca, es simplemente maravilloso. Activamente el proyecto lo formamos mi padre y yo, aunque en épocas puntuales contamos con la ayuda de familiares. Desde siempre he acompañado a mi padre a realizar labores, podemos decir que hemos formado un buen equipo y el poder poner en marcha este proyecto junto a él es algo que me llena de ilusión. A la hora de recolectar la fruta toda aquella que presenta una calidad inferior y no podemos enviar, la usamos para consumo propio o para regalar a nuestros familiares y amigos. Elaboramos mermelada, helados o ricos batidos.
Información técnica
Dirección
La Zahurda, Comares, ES
Altitud
740 m
Equipo
1 mujer y 1 hombre
Dimensión
0.2 ha
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica
Sistema de riego
Riego por goteo
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
vs: 0.29.3_20220630_150854