aguacates
La Salada
¡Todo adoptado! No quedan unidades disponibles. Ver otros proyectos activos.

El proyecto

Adopta {publicVariety} de la finca "{farmName}" en {cityfarm} ({countryFarm}) y recibe tu cosecha a domicilio en forma de {production}. El Farmer {farmerName} cuidará de tu adopción y le sacará una foto. También podrás descargarte un certificado de adopción y, si quieres, planificar una visita a la finca. No hay compromiso de permanencia: una vez que recibas el producto y si te gusta la experiencia, podrás decidir si renovar tu adopción.

El proyecto

Adopta {publicVariety} de la finca "{farmName}" en {cityfarm} ({countryFarm}) y recibe tu cosecha a domicilio en forma de {production}. El Farmer {farmerName} cuidará de tu adopción y le sacará una foto. También podrás descargarte un certificado de adopción y, si quieres, planificar una visita a la finca. No hay compromiso de permanencia: una vez que recibas el producto y si te gusta la experiencia, podrás decidir si renovar tu adopción.

¿Qué adoptas?
Adoptas {publicVariety} de nuestra finca en {cityfarm} ({countryFarm}). Durante el proceso de compra podrás elegir el nombre con el que identificaremos tu {variety}. El aguacate Lamb Hass es un cultivo subtropical que proviene de una semilla seleccionada de una polinización cruzada de la variedad Gwen. La planta es vigorosa, con una vida productiva de aproximadamente 20-25 años. La floración dura toda la primavera y, por lo tanto, convive en el tiempo con la maduración de los frutos que se encuentran en recolección. Nuestros árboles aún están creciendo pero un árbol adulto produce unos 40 kg. El fruto es grande (200-350 g./fruto), de piel rugosa y con una ratio semilla/piel/pulpa de 15/14/71. El aguacate variedad Lamb Hass es verde cuando está inmaduro y negro cuando está maduro, pero hay que distinguir entre maduración fisiológica y maduración para consumo, es decir, la piel del fruto de aguacate puede adquirir el tono oscuro en árbol (maduración fisiológica) o después de recolectado, pero sólo blandea (maduración para consumo) una vez desprendido del árbol, tras 10-20 días a temperatura ambiente. Nuestro proyecto productivo se fundamenta en tres pilares: calidad, seguridad alimentaria y sostenibilidad hídrica y de cultivo: 1. Calidad organoléptica de nuestra fruta: recolectamos los frutos de forma selectiva, en su momento óptimo de maduración. Todo el proceso de recolección y confección se lleva a cabo de manera manual y cuidadosa para no golpear ni dañar la fruta. 2. Garantizamos que nuestros productos están 100% libres de cualquier residuo químico. Pueden consultarse nuestras analíticas mensuales realizadas por laboratorios acreditados. 3. Sostenibilidad: Cuidamos de forma integral la sostenibilidad de la finca y su producción, y de forma muy especial el consumo hídrico de nuestros aguacates. Aplicamos “microriegos” que garantizan un consumo de 280-380 litros de agua por cada kilo de aguacate. Esta gestión del sistema de riego, unida a la reutilización y captación de aguas pluviales, y a la selección tanto varietal como de patrón que hemos llevado a cabo, hacen que la huella hídrica de nuestra producción sea una de las más bajas que se pueden encontrar. La vida productiva de {publicVariety} es de unos 20-25 años. Mientras tú quieras y nosotros podamos seguir cuidándolo, podrás renovar tu adopción año tras año. Si tu {variety} muere, te lo repondremos sin ningún coste adicional y asegurándote el envío de cosecha de los otros árboles. Un {variety} de nuestro huerto produce una media de {masterUnitsMax}kg cada temporada. No hace falta que te comprometas al consumo de toda la cosecha. Cada temporada puedes decidir qué cantidad reservar y pagar el mantenimiento en función de la cantidad que reserves. Así tú sólo pagas por lo que consumes y nosotros podemos planificarnos y vender a otras personas la cantidad que no quieras de tu árbol.
¿Qué recibes?
Durante la temporada podrás ir recibiendo la cantidad de cosecha que reserves en el momento de la adopción. Formato de envío:__ Caja de 4 kg de aguacates variedad Lamb Hass__ * Pulpa rica en aceites con sabor suave que recuerda a la avellana y/o la nuez. * Consistencia tierna y textura cremosa. * Color crema a verde amarillento. * Completa su maduración una vez recolectado (10-20 días después según épocas y temperatura ambiente). * El punto óptimo de maduración se puede reconocer por un color negro en la totalidad de su piel y estar blando al tacto en todas sus partes. * No utilizamos ninguna cámara de maduración o tratamiento químico postcosecha. * Puedes retrasar la maduración de parte de tu caja guardando los aguacates en el frigorífico y reiniciarán el proceso de maduración una vez vuelvan a estar a temperatura ambiente. Los pedidos se sirven en una caja fabricada en cartón Kraft crudo con nuestra marca troquelada e impresa. Todos los materiales utilizados en la fabricación de la caja máster tienen certificado de inocuidad alimentaria y, por todo ello, además de ser respetuosos con el medio ambiente, son aptos para contener productos de consumo en fresco. No utilizamos plásticos.
¿Cuándo lo recibes?
Más abajo puedes ver la fecha límite para poder participar en este proyecto (fecha límite de adopción). Pasada esta fecha empieza la temporada de envío. Puedes planificarte los envíos una vez que hayas completado el proceso de adopción. Te enviaremos tus aguacates desde mediados de abril a principios de junio.
¿Por qué adoptar?
* Conoce quién, cómo y dónde se producen tus alimentos. Adquiere tus alimentos de forma consciente. * Compra directamente al productor. Ayuda a generar mayor riqueza y mejores trabajos en entornos rurales. * Planifícate y permite que el Farmer cultive bajo demanda. Así conseguiremos evitar el desperdicio de comida que se cultiva sin que tenga venta. * Premia a los Farmers que se esfuerzan por un packaging y unas prácticas de cultivo que respetan el medio ambiente.
¿Cómo funciona?
Conoce a los Farmers
Adopta y planifica tu cosecha
Deja trabajar al Farmer y a la naturaleza
Recibe la cosecha a domicilio
Pascual Cabedo Sanmiguel
Mi nombre es Pascual Cabedo y soy la tercera generación de una familia de Pedralba dedicada al sector agrícola. Mi abuelo tenía algarrobos, viñedos y una bodega en la que producía vino. Siempre hemos trabajado en nuestro pueblo y alrededores y, con la transformación de secano a regadío, fue desapareciendo el cultivo de la vid en estas tierras. Fue entonces cuando mi padre cerró la bodega y abrió un almacén de fitosanitarios, fertilizantes y material de riego y, durante años hicimos obras hidráulicas y comercializamos todo tipo de servicios relacionados con la agricultura, así como creación y dirección de fincas agrícolas. Mientras la empresa iba creciendo, fuimos comprando terrenos para ampliar nuestra Finca La Salada hasta que, a finales de los años noventa, empezamos la transformación agrícola, las obras para el suministro de agua y, por fin, la plantación. En nuestros campos han crecido cítricos, hortalizas, frutales de hueso y, desde hace tres años, también aguacate. Somos gente inquieta y emprendedora y, eso hace que nuestra empresa sea muy dinámica. Me apasiona el campo, siempre ha sido así. Disfruto controlando las plantaciones, gestionando todas las iniciativas que tenemos en marcha y organizando a un equipo fantástico de gente que me acompañan en esta pasión. Su compromiso hace posible lo que hoy por hoy somos y tenemos y nos alienta a todos para seguir caminando.
Pascual Cabedo Sanmiguel

"Mi equipo y yo somos gente cercana, entregada y comprometida con nuestro trabajo. Cuando conocimos CrowdFarming supimos que era la opción que estábamos buscando para comercializar nuestro aguacate directamente a los consumidores. Queremos que el sabor y la calidad de nuestra fruta pueda ser disfrutada por ellos y que se sientan próximos al proyecto agrícola que tenemos"

La Salada
La Salada
La Finca La Salada toma su nombre de la partida donde se ubica, entre los términos de Pedralba y Bugarra, en la provincia de Valencia (España). Mi abuelo materno tenía una parcela con 3 Has de algarrobos y siempre comentaba las maravillas del microclima de la zona. Fui creciendo y nació mi sueño: tener mi propia zona productiva allí donde mi abuelo cuidaba los algarrobos. Con mucha ilusión, empeño y trabajo duro, ese sueño se cumplió, y hoy, la Finca La Salada es una realidad con una extensión de 90 hectáreas enclavadas en un entorno natural de monte bajo y pinos principalmente. Tiene suministro tanto de luz como de agua, zonas ajardinadas, caminos principales asfaltados, dos balsas de acumulación de agua para riego y varias edificaciones. Aún hay terreno pendiente de transformar y también muchos proyectos que llevar a cabo, porque somos gente dinámica y emprendedora. La ilusión está intacta y, además, la cuarta generación anda llamando a la puerta y viene con ganas de participar de esta pasión por la agricultura. Toda la plantación de la Finca La Salada se riega por goteo. El agua proviene de varios puntos: dos pozos propios, una comunidad de regantes de la zona, la captación de aguas pluviales y la reutilización de las aguas residuales de una estación depuradora cercana. Las obras hidráulicas que se llevaron a cabo para conseguir que la explotación fuera autosuficiente en este preciado bien, han sido laboriosas y costosas, pero nos han permitido disponer de un sistema de riego óptimo y eficaz para nuestros cultivos. El riego se adecúa en cantidad a las necesidades de cada cultivo y se suspende cuando la lluvia hace el aporte hídrico suficiente para ello. Aproximadamente un 30% de nuestros recursos hídricos, vienen de reutilización de agua residual, y un 10%, de captación de agua pluvial que acopiamos en nuestro propio embalse natural de la finca favoreciendo la biodiversidad de fauna y flora de la zona. Una parte de nuestras instalaciones de riego se alimenta con sistema fotovoltaico. Nuestro manejo de los cultivos que tenemos en la finca persigue la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente en el que nos movemos y del que formamos. Tanto los restos de poda como las hierbas adventicias, se trituran y aportan al suelo como materia orgánica. Aquellas hierbas que no pueden ser trituradas por su localización, se tratan con agua a temperatura muy próxima a 100 °C para controlar su crecimiento. El uso de fitosanitarios en el cultivo de aguacate es nulo porque la adaptación a la ecología de la zona, la presencia de enemigos naturales y la resistencia de la propia variedad, así lo hace posible.Como complemento a la fertilización orgánica de nuestros cultivos utilizamos la *Lemna minor* que crece en una de nuestras balsas de riego. Hoy por hoy, la explotación agrícola de la Finca La Salada da trabajo a una plantilla media anual de 18 personas (mitad hombres y mitad mujeres aproximadamente), vecinos en un 95% de los pueblos colindantes. El equipo está formado por siete personas fijas y dos grupos de trabajadores eventuales, uno para labores de campo y otro para labores de almacén. La fidelidad laboral de la plantilla hace que varios de ellos tengan prácticamente la misma antigüedad que la empresa y todos, año tras año, nos reencontramos cuando llegan las épocas de poda, de plantación, de recolección y comercialización… Todos los contratos laborales están acorde a convenio y se facilita la conciliación y la flexibilidad horaria cuando algún trabajador lo solicita. Contamos con la certificación GRASP. Con ella auditamos anualmente nuestro cumplimiento en materia laboral con el personal contratado.
Información técnica
Dirección
La Salada, Bugarra, ES
Localización