Almendras ecológicas regenerativas de La Junquera

2,00 kg/caja

Almendras ecológicas regenerativas de La Junquera

2,00 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 2kg de almendras ecológicas regenerativas
Variedad: Guara, avijor y antoñeta
Guara: una almendra más redondeada y de color marrón claro, muy dulce
Avijor: de grano uniforme de forma alargada, color ámbar claro y sabor dulce agradable
Antoñeta: de grano uniforme redondeado, color claro y de sabor dulce intenso
Recibirás una mezcla de las tres variedades descritas
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2009 y en agricultura ecológica regenerativa desde 2015
Puedes consumirlas nada más abrir la bolsa en crudo como snack, aunque también puedes usarlas para tostar o freír, añadir en tu yogurt, o cocinar deliciosos postres como buñuelos de almendras y canela, ¡te quedarán riquísimos!
Las recibirás en bolsas de tela que puedes lavar y reutilizar para guardar lo que necesites
Manténlas siempre en lugar fresco y seco protegido de la luz solar directa;lo ideal sería que las guardes en un tarro de cristal con cierre hermético; para que te puedan aguantar hasta 12 meses
Fecha cosecha: Septiembre - Octubre 2022
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Zona despoblada
seal icon
Cosecha analizada
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Energía renovable
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
seal icon
Análisis adicionales
Alfonso Chico de Guzmán
Mi nombre es Alfonso Chico de Guzman y represento la 5ª generación de agricultores de La Junquera, una finca de 1100 hectáreas en Murcia que pertenece a mi familia desde hace 200 años. Cuando terminé mis estudios de Administración de Empresas en Estados Unidos y volví a España, mi padre me hizo notar las cantidades de tierra fértil que se perdían en la finca familiar, pero en aquellos momentos nadie sabía muy bien qué hacer ya que todos estaban en agricultura convencional. Aun así, yo estaba convencido que había una solución y que aquella tierra que una vez había sido tan castigada podría volver a dar algo más que piedras con poco insumo pero mucho esfuerzo. Así que decidí ponerme en marcha y explorar el mundo de la agricultura regenerativa buscando una solución para recuperarlas. En una primera etapa, cultivamos cereal hasta que nos dimos cuenta que el monocultivo no estaba dando los resultados esperados y decidimos diversificar los cultivos. Sin embargo, no cualquier cultivo podía sobrevivir en las condiciones climáticas de La Junquera en las que a veces llueve tanto que llegan a pasar millones de litros por un barranco pero no se retienen en el suelo. Por ello, nuestro día a día se basa en mejorar el suelo y la biodiversidad presente en la finca. Excavamos las zanjas de drenaje, aplicamos nuestro propio compost al suelo, y creamos charcas que han contribuido enormemente a la biodiversidad, consiguiendo atraer incluso nutrias a nuestras tierras. Pero también me propuse regenerar el pueblo de La Junquera, que llevaba 50 años abandonado. Poco a poco, la gente ha ido conociendo nuestro proyecto, y a algunos de ellos les ha atraído tanto que se han quedado aquí a ayudarnos o montar el suyo propio. En cuanto a mí, a parte de esta aventura de regenerar La Junquera, puse en marcha el proyecto más importante de mi vida: formar aquí mi familia. Actualmente por La Junquera pasan todo tipo de personas, pero una de las motivaciones por las que me encantaría enseñar mi proyecto a todos los CrowdFarmers es que podamos conocernos mutuamente, poder acercarles la agricultura regenerativa a sus casas y que puedan conocerla y disfrutar del sabor de la almendra que cultivamos gracias a ello.
La Junquera
¿Alguna vez habéis sentido que podéis cambiar algo? Así me sentía yo cuando escuchaba a mi padre hablar sobre las cantidades de tierra fértil que se perdían en la finca familiar, y no encontraban cómo solucionarlo. Sentía que debía hacer algo para recuperar las tierras que habían pertenecido a mi familia desde hace 200 años cuando mi tatarabuelo la compró. Desde entonces La Junquera ha ido pasando de generación en generación y en ella se ha cultivado cereal en régimen convencional. Hasta que me llegó mi turno, la quinta generación, y decidí poner en marcha el cambio hacia la agricultura regenerativa, buscando una solución para recuperar unas tierras tan castigadas. La finca recibe el nombre de La Junquera por la fuente que tiene debajo, nacimiento del río Quípar, que se llamaba Fuentejunquera por los juncos que hay en la zona. Se trata de 1100 hectáreas situadas en Murcia, concretamente en el Altiplano Murciano/Granadino, a 1.100 metros de altitud, rodeado de sierras entre 1.500 y 2.400 metros de altitud. Además de en La Junquera, también cultivamos almendros en dos parcelas más, ubicadas a unos 30 kms de distancia, que se llaman La Vereda y Reverte. La explotación intensiva y convencional de cereal sucedida en la finca a lo largo de los años fue agotando el suelo. Por otra parte, en nuestra zona las lluvias son escasas en todo el año, y cuando llueve lo hace de una forma muy fuerte, algo que con el cambio climático sabemos que se está acentuando. Estas lluvias se llevan las capas superficiales de tierra, dónde las plantas encuentran los nutrientes que necesitan. Estos factores fueron los principales causantes de la escasa fertilidad del suelo de La Junquera. El primer paso fue dejar atrás la agricultura convencional y comenzar con la agricultura ecológica, con la que comenzamos en 2009, pero nos dimos cuenta que, al estar situada en una zona semidesértica, nuestras tierras necesitaban mucho más. Necesitábamos más técnicas para, no solamente no contaminar, sino también mejorar nuestros suelos, la captación del agua de lluvia para aportarles a nuestros cultivos y aumentar la biodiversidad, ya que año tras año veíamos que estos factores estaban empeorando. Por ello, en 2015 comenzamos el paso a la agricultura regenerativa. Actualmente, siguiendo esta filosofía de sistema agrario, en nuestra finca únicamente utilizamos el agua de lluvia, por lo que debemos aprovecharla al máximo. Para ello, llevamos a cabo diferentes técnicas que evitan que perdamos el agua que llega a la tierra, como aumentar la cantidad y calidad de materia orgánica en el suelo. También hemos construido zanjas siguiendo el contorno del terreno y estanques para almacenar el agua de lluvia. Todo esto no sólo contribuye a la retención del agua en nuestra finca, sino que además contribuye a recargar los acuíferos, a mantener los nutrientes en el suelo y por tanto a aumentar la biodiversidad. Otra técnica que empleamos para aumentar la biodiversidad en la finca es la diversificación de cultivos. Tenemos plantados almendros, pistacheros, hortalizas, manzanos, viña y plantas aromáticas. Pero no sólo hemos plantado cultivos productivos, sino que además hay franjas de vegetación permanente entre las calles de los árboles con leguminosas, vegetación espontánea, arbustos y árboles autóctonos no productivos replantados por nosotros. Todo esto nos ayuda a aumentar la presencia de enemigos naturales en nuestra finca, junto con la construcción de canales de drenaje y charcas. En La Junquera también viven 25 ejemplares de vaca murciano-levantina, una especie en peligro de extinción (en el mundo solo quedan 35 individuos). Para cerrar el ciclo, incorporamos la cáscara blanda de la almendra al suelo junto con los restos de poda triturados. Y en cuanto a la cáscara dura queremos desarrollar un proyecto en 2023 que pretende utilizarla como combustible en la destilería de plantas aromáticas y calefacción de la finca. También nutrimos el suelo con el estiércol de las ovejas que pastan en la finca y que nosotros mismos compostamos en el proyecto de vermicompost, también conocido como humus de lombriz, que estamos desarrollando. Además, hemos instalado paneles solares con los que producimos la mayoría de la electricidad consumida en la finca. Gracias a todo el esfuerzo que hemos ido realizando a lo largo de los años, en 2020 obtuvimos uno de los Premios BBVA a los Mejores Productores Sostenibles. Pero no sólo tenemos el proyecto agrícola en la finca, sino que también desarrollamos proyectos de educación, emprendimiento e investigación en torno a la sostenibilidad, regeneración y restauración de ecosistemas. En La Junquera queremos ir un paso más allá, y regenerar también la parte social. El objetivo es devolver oportunidades a las personas en zonas rurales mediante la regeneración y restauración de la tierra. Antes de 1969 dentro de la finca había un pueblecito en el que residían aproximadamente 120 habitantes. A partir de ese año, el municipio se abandonó por completo hasta que decidí mudarme aquí hace ya 10 años. Cuando llegué en 2012 en la zona solo había dos personas trabajando y poco a poco, y con otras que han ido llegando hemos conseguido formar el pueblo regenerativo: un grupo de 15 personas que ahora residen en la Junquera y desarrollan distintos proyectos basados en la regeneración, como una academia, una bodega o un campamento de voluntariado ambiental para reforestar las zonas naturales. En el proyecto agrícola trabajamos mi mujer Yanniek y yo, junto con otras 8 personas que llevan con nosotros entre 2 y 10 años y reciben un salario por encima del convenio. Ver el entorno de La Junquera cambiar día a día y poco a poco a base de esfuerzo y constancia es lo más gratificante de mi trabajo. Veo cómo ha cambiado la finca y el pueblo y me emociona ver lo que hemos conseguido a lo largo de los años. Y eso es lo que me da fuerzas cada día para seguir al pie del cañón apostando por la regeneración de los sistemas rurales agroalimentarios. Por todos estos motivos, aunque queda aún mucho por hacer en La Junquera, me siento orgulloso de estar recuperando las tierras por las que ha pasado mi familia generación tras generación, de hacer que sean productivas de una manera sostenible y beneficiosa para el suelo, y de regenerar también la parte social del medio, sin la cual todo este proyecto no sería posible.
Información técnica
Dirección
La Junquera, Cehegin, ES
Altitud
800 - 1.500 m
Equipo
3 mujeres y 7 hombres
Dimensión
300 ha
Técnicas de cultivo
regenerativa y ecológica
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.71.0_20221125_111753