Mandarinas orogrós de La Abuela Magdalena

3,50 kg/caja

Mandarinas orogrós de La Abuela Magdalena

3,50 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Selecciona el tamaño de tu caja
3.5 kg (No disponible)
3.5 kg (No disponible)
5 kg (No disponible)
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 3.5kg de mandarinas orogrós en conversión a ecológico
Variedad: orogrós
forma redondeada algo achatada, tamaño mediano, piel de color naranja a rojizo, de fácil pelado, sin semillas, de consistencia algo blanda y agradable sabor
Cultivo en conversión a agricultura ecológica desde 2020
Recolección bajo pedido, enviadas sin cera ni tratamientos de conservación de la piel, en una caja de cartón sin plásticos
La caja incluye fruta extra, por si alguna pieza llega dañada
Nuestros árboles no son una fábrica de tornillos: cada fruto es único en aspecto y tamaño
1 kg contiene entre 8 y 10 piezas
Conservándolas en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar unos 15 días en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlas en la nevera)
seal icon
Farmer con experiencia
seal icon
En conversión a Ecológico
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Magdalena Bonillo
Me llamo Magdalena Bonillo, y soy la madre de unos estupendos hijos que me están mostrando algunas de las maravillas de nuestro mundo. Quién me iba a decir a mí que en Alemania, Suecia o Inglaterra, tan lejos de mi casa… habría gente normal interesada en las frutas de mi huerto. Es algo maravilloso que me impresiona a la vez que me da esperanzas. Tengo ya unos años y he vivido con mucho orgullo cómo mis hijos se esforzaban por ser algo en la vida. Temí que un futuro mejor les llevara lejos de casa, pero ellos han apostado por nuestra tierra. Conocer la iniciativa de CrowdFarming me ha alegrado muchísimo. Fue mi primo, Juan Bonillo (Huerta de Almanzora), quién me explicó que lleva años adoptando sus naranjos y limoneros a cientos de familias de toda Europa. Me costó entenderlo… pero cuando lo hice supe que estas apuestas son las que siempre he reclamado de quienes viven en lugares prósperos; los campos son la despensa de las ciudades, y es obligación de todos cuidarlos y respetarlos. Mi lugar hoy día es apoyarles en sus iniciativas y darles mi larga visión de la vida. Mi trayectoria, como la de cualquier mujer de campo, no ha sido fácil. Mi padre migró a Francia cuando sólo era una niña, y entonces tuve que dejar el colegio para ayudar a la familia. Hacíamos de todo por ir al campo a recoger algarrobas, cuidar de las bestias, las tareas domésticas, …, con las dificultades del momento, sin apenas recursos y muy pobres. En las rutinas de la finca, mi hijo Cándido se ocupa de la dirección técnica. Él organizó en su momento la transformación de la finca (año 2017), y es quien da las pautas para su cuidado. Su hermano, José Carlos, se encarga de las labores culturales cotidianas y de la gestión de las mismas. Los dos hacen un estupendo equipo; me encanta acompañarlos y que oigan mi consejo. Con ellos todo es más fácil… no quiero ni imaginar si hoy en día tuviéramos que sacar adelante una finca de estas características, sin conocimiento y tecnología. Integrar lo antiguo con lo moderno es más llevadero, desde el momento en que ellos me explican el sentido de las cosas, y cómo antiguamente sin saberlo, ya poníamos en práctica la lógica científica.
La Abuela Magdalena
La Abuela Magdalena soy yo, Magdalena Bonillo. El nombre surgió de una idea de mis dos hijos, Jose Carlos y Cándido. Plantamos la finca el mismo año del nacimiento de mi nieta, y en reconocimiento a ambas, nos regaló con este precioso detalle. Está ubicada en una zona de monte bajo y antiguas plantaciones de olivos y almendros. La especie natural predominante es el esparto, del que hacían uso los artesanos de la zona para confeccionar utensilios de hogar y para las labores del campo. Mi familia aprovechó el terreno para el cultivo de algarrobas, alimento básico del ganado, y cebada para elaborar harina. Hoy en día la agricultura de la zona ha cambiado drásticamente. En el entorno encontramos bastantes fincas de cítricos, mayoritariamente de limoneros. Nosotros optamos por las mandarinas para salir del convencionalismo. En esto nos ayudó mi hijo Cándido, que es ingeniero agrícola y cuenta con gran experiencia en las innovaciones que están teniendo éxito en la región. Gracias a la aportación de profesionales como mi hijo, Arboleas y su entorno está revirtiendo una tendencia catastrófica: la marcha de nuestros hijos en busca de oportunidades. Los pueblos de interior necesitan de nuevas apuestas y de la inversión de quienes viven en las ciudades y zonas prósperas, para conservar así nuestro patrimonio. El agua de nuestra finca la obtenemos de una comunidad de regantes, que cuenta con un pozo en la vega del río Almanzora. Como no puede ser de otra forma, aprovechamos cada gota de agua a partir del análisis realizado por mi hijo, de las necesidades hídricas del cultivo y las características del terreno. Para ello instalamos goteos autocompensados que suministran con exactitud el agua deseada. Otra de las innovaciones que aportó nuestro hijo fue el método de cultivo. Él conoce bien las consecuencias de unas prácticas frente a otras, además de las ventajas que ofrecen para el suelo, entorno y bolsillo. Por ello, en 2020 iniciamos el camino para hacer ecológicos a nuestros mandarinos. El camino no ha sido difícil… la sabiduría popular ya ponía en práctica muchas de las técnicas que hoy aparecen como novedosas y revolucionarias… aunque sí es cierto que él nos explica porqué es cada cosa. En las hierbas viven los insectos que protegen a los árboles de plagas y enfermedades; además protegen el suelo de la erosión. Los que son más grandes acaban dentro de trampas, como por ejemplo las moscas de fruta. Y al suelo le damos “vida” gracias a la incorporación de materia orgánica proviniente de la tala y el estiércol. En general, una agricultura preventiva que nos ayuda a no usar fitosanitarios. Las tareas de la finca las desempeñamos entre todos los miembros de la familia. Yo ya… hago menos que más. Son mis hijos quienes toman la iniciativa y se organizan para que todo salga bien. En concreto, durante la época de recolección me encargo de que todas las frutas se venden, y las que no cumplen los criterios mínimos de calidad las regalo a familiares y amigos.
Información técnica
Dirección
La Abuela Magdalena, Arboleas, ES
Altitud
281 m
Equipo
1 mujeres y 2 hombres
Dimensión
4,5 ha
Técnicas de cultivo
Conversión a ecológico
Sistema de riego
Goteo autocompensado
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
vs: 0.40.0_20220811_172534