Maracuyá ecológico de Hoyo del Higuerón

1,50 kg/caja

Maracuyá ecológico de Hoyo del Higuerón

1,50 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Selecciona el tamaño de tu caja
1.5 kg (No disponible)
1.5 kg (No disponible)
2 kg (No disponible)
4 kg (No disponible)
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 1.5kg de maracuyá ecológico
Variedad: roja
Forma redonda, color rojo-morado, la piel se arruga conforme va madurando la fruta, sabor ácido y muy aromático, pulpa anaranjada con semillas comestibles
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2022
No almacenamos la fruta en cámaras frigoríficas, la fruta va del árbol a tu casa
La caja incluye unas frutas extra, por si alguna pieza llega dañada
Nuestros árboles no son una fábrica de tornillos: cada fruto es único en aspecto y tamaño
1 kg contiene entre 18 y 24 piezas
Conservándolas en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar 2 semanas en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlas en la nevera)
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Sin pesticidas
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
seal icon
Análisis adicionales
Sergio Quijada Domínguez
Me llamo Sergio Quijada Domínguez, tengo 45 años, soy malagueño y desde muy pequeño he tenido pasión por la naturaleza y la sostenibilidad del medio ambiente. Mi familia me inculcó el amor al campo y a la agricultura y desde niño disfrutaba con mis abuelos y padres en los huertos familiares. Hace 4 años decidí dar un giro a mi vida laboral. No fue fácil esta elección, pero mi ilusión y pasión por desarrollar una actividad retirado de la gran ciudad me llevó a desarrollar un proyecto de cultivo de fruta de la pasión ecológica en compañía de mi mujer e hijos. Durante mi vida he trabajado de varias cosas, empecé a los 17 años siendo parte de la Guardia Civil, pero un accidente laboral me imposibilitó continuar con mi función en este cuerpo de seguridad del estado. En esos años volví al campo, con los huertos de la familia y poco después emprendí en una empresa de mantenimiento de jardines. Ser empresario me pasó factura, y debido al gran estrés, en 2015 tuve problemas cardíacos y me tuvieron que operar. Volví a nacer en ese momento. A partir de ahí me dediqué a una de mis pasiones, los perros. Soy adiestrador canino profesional y técnico en modificación de conducta, llegué a competir en campeonatos en España y Europa con esta profesión. También dedicaba parte de mi tiempo y espacio de la finca al rescate y recuperación de perros abandonados. Ahora he vuelto al mundo agrícola con este peculiar y exotico producto. Una de las mayores dificultades que encontré es lo perdido que me encontraba a la hora de cultivar, no hay referencias de este cultivo en Europa. Esto me ha llevado a cometer muchos errores, que me han hecho perder tiempo y dinero. Ahora miro atrás y siento que todo ha valido la pena. Probablemente cuente con la mayor producción europea de maracuyá ecológica, que tengo intención de ampliar en los próximos meses. Formar parte del proyecto de CrowdFarming y del movimiento Tropiterranean, en el que puedo mostrar todo este trabajo es una enorme satisfacción que alimenta mi corazón con ilusión, ganas y mucha emoción. Nuestro clima tropical me impulsaba a buscar un cultivo innovador y diferente a lo normalizado en esta zona. Tenía claro que quería trabajar bajo un estándar ecológico y teniendo el menor impacto ambiental. Uno de los puntos principales es el consumo de agua de riego. Mis abuelos y padres siempre me inculcaron fuertemente que se deben valorar los recursos hídricos y gestionarlos de la manera más eficiente y respetuosa con la madre naturaleza. Después de varios meses de búsqueda encontré una finca que llevaba más de 10 años sin ser cultivada. Localizada en plena costa del Axarquía malagueña, en el municipio de Vélez-Málaga (España), su tierra fértil, su pozo de agua propia de muy buena calidad y su magnífica orientación me enamoró al instante. Supe que la finca Hoyo del Higuerón era la ideal para desarrollar mi proyecto. Siempre he contado con la ayuda de mis padres quienes me han ayudado a comprender aún más los secretos y la dificultades que nos plantea la agricultura. Esta forma de trabajar produce armonía con la naturaleza, respetando sus tiempos, sus caprichos y aprendiendo día a día para seguir avanzando y mejorando. Al ser un cultivo casi desconocido no fue un comienzo fácil, aún así hoy en día produzco mis propias plantas de maracuyá que yo mismo he seleccionado entre las que mejor se adaptan al lugar. También realizo los trabajos de transplante, guiado de la planta y poda de formación hasta conseguir una planta sana, vigorosa y de gran productividad. Los sistemas de riego han sido montados con ayuda de mi mujer y mis hijos, un sistema de riego por goteo autocompensado en el que usamos el agua estrictamente necesaria para el desarrollo de nuestro cultivo. Todo en la finca pasa por nuestras manos hasta llegar al momento final de la recogida del fruto. Una vez recolectada, nuestros vecinos, que cuentan con un centro logístico muy cerca de la finca, nos ayudan en la tarea del empaquetado. Más que vecinos para mí son prácticamente familia.
Hoyo del Higuerón
Nuestra finca “Hoyo del Higuerón” recibe este nombre por la cantidad de higueras que se crían allí de forma silvestre. Estas plantas mediterráneas son bioindicadoras de la excelente fertilidad de esta tierra. La finca se encuentra rodeada de cultivos tropicales, aguacates y mangos principalmente. Se encuentra muy cerca del mar y de una montaña, por lo que se crea un especial microclima que nos protege de los fuertes vientos provenientes del norte. Nuestra finca es familiar, yo dedico la mayor parte de mi tiempo a su cuidado. Mi familia me ayuda a las labores del día a día cuando puede a mi mujer y mis hijos les encanta pasar tiempo en este bonito rincón. Cuento con un chico que me ayuda a las labores del día a día como desbrozar la hierba o revisar el sistema de riego, y durante la época de recolección contratamos a más gente de la zona. El respeto por la naturaleza y las personas es primordial, por eso todas las personas que trabajan conmigo siempre están bajo convenio colectivo. Como que necesitan formación y especialización por lo característico y peculiar del cultivo de esta fruta, el sueldo supera lo que marca la ley. La finca es pequeña, tiene una superficie aproximada de 1´7 ha, de las cuales 1´2 ha son dedicadas al cultivo de esta fruta. Del espacio que queda libre, unos 3.000 metros cuadrados se destinan a la madre naturaleza, para que se desarrollen insectos y vida autóctona de la zona y el resto del terreno es para nuestros caballos (Trueno y Passiflora), que son los encargados de ayudarnos con el abonado de las plantas. También contamos con la ayuda de nuestras propias colmenas que cuidamos y mimamos durante todo el año y nos ayudan a polinizar las flores de las plantas del maracuyá. Nuestro terreno, cuenta con un pozo propio y una alberca de unos 50.000 litros donde almacenamos el agua para abastecer nuestro sistema de riego. La cantidad de agua que necesita una planta de de fruta de la pasión es variable según la época del año en la que nos encontremos. Sus raíces son extremadamente sensibles a los cambios de temperatura y humedad, es ahí donde siempre tenemos especial atención antes de proporcionar un riego. En los meses más calurosos del verano una planta de fruta de la pasión adulta puede necesitar entre 5-7 litros de agua al día. Todo el trabajo en la finca lo desarrollamos bajo las directrices de la normativa ecológica de la Unión Europea, estamos en proceso de conversión a agricultura ecológica. No usamos productos químicos, pesticidas, ni herbicidas y tampoco plásticos que perjudiquen a la naturaleza. La hierba la controlamos con métodos mecánicos como desbrozadoras. Nuestros dos caballos (Trueno y Passiflora) se encargan del aporte de abonado día a día para nuestras plantas y nuestras colmenas hacen posible que se produzca el milagro de la polinización entre sus flores. Me preocupa mucho la sostenibilidad y por eso todos los procesos, desde que labramos el terreno hasta la recogida del fruto, se han desarrollado basados en el respeto y sostenibilidad con el medio ambiente. La fruta la recolectamos en su momento óptimo de maduración, una a una, mediante medios manuales y artesanales garantizando la calidad máxima para nuestros clientes. No todas son de igual tamaño pero todas se caracterizan por una explosión de sabores tropicales cuando las pruebas. Los restos de poda y la fruta que no se encuentra en condiciones para poder ser enviada, que es muy poca, la dejamos en el suelo para que lo protejan y se composten de forma natural.
Información técnica
Dirección
Hoyo del Higuerón, Vélez-Málaga, ES
Altitud
2m
Equipo
1 mujer y 1 hombre
Dimensión
1,7 ha
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica
Sistema de riego
Riego por goteo
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.71.0_20221125_111753