alcachofas ecológicas
Gumendi

alcachofas ecológicas

Fin temporada de adopción
Ver otros proyectos
Información
Historia
El proyecto

Adopta una parcela de alcachofas de la finca "Gumendi" en Lodosa (España) y recibe tu cosecha a domicilio en forma de alcachofas ecológicas. Xabier cuidará de tu adopción y le sacará una foto cada temporada. Desde tu zona privada podrás descargarte un certificado de adopción y, si quieres, planificar una visita a la finca. No hay compromiso de permanencia: aunque tu adopción se renovará automáticamente, siempre te informaremos con antelación y podrás decidir cancelarla en cualquier momento, siempre que la preparación aún no haya comenzado.

seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Farmer con experiencia
seal icon
Ecológico
seal icon
Energía renovable
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
¿Qué adoptas?

Adoptas una parcela de alcachofas de nuestra finca en Lodosa (España). Cultivo certificado bajo la normativa de Agricultura Ecológica de la Unión Europea desde 1992. La alcachofa, cuyo nombre científico o latino es *Cynara scolymus,* procede del Noreste de África y ya era conocida entre los griegos y los romanos. Todo apunta a que fue durante la Edad Media cuando se fue introduciendo en Italia y España y actualmente esta hortaliza se cultiva en todos los países de la Cuenca Mediterránea. Existe un mito griego que explica que Zeus se enamoró de una doncella muy hermosa llamada Cynara y que decidió convertirla en diosa y llevarla al Monte Olimpo. Cynara echaba tanto de menos a su familia que decidió volver a la tierra para visitar su hogar, y Zeus, enfurecido y decepcionado, se vengó de ella convirtiéndola en la primera alcachofa. Dentro de las alcachofas, la de Tudela es, sin duda, la más conocida y apreciada en nuestro país debido a su gran calidad la alcachofa cuenta con una larguísima tradición en la capital Ribera y la existencia de este cultivo data de la época de Al-Ándalus, tal y como se indica en la Enciclopedia Navarra. El agricultor tudelano, a lo largo de muchos años de trabajo, ha ido realizando una minuciosa selección hasta conseguir la variedad conocida como «Blanca de Tudela”, que es la que plantamos desde julio hasta agosto. En Gumendi, la cultivamos bajo la normativa de Agricultura Ecológica desde 1992, por lo que el respeto al medio ambiente y la agricultura basada en la ecología y la sostenibilidad forma parte de nuestro ADN. La alcachofa es una planta fascinante. Una obra de la naturaleza que se abraza al suelo con fuerza y corona su cumbre con una armadura en forma de roseta cuyo interior esconde una cabezuela comestible y deliciosa. En octubre empieza la cosecha de la alcachofa, que se alarga hasta junio, para nosotros este periodo del año se llama “época de alcachofa”. Cosechamos diariamente seleccionando los mejores ejemplares según su estado de maduración (esta hortaliza se recolecta recorriendo cada finca varias veces), y al final del día la transportamos inmediatamente a una conservera amiga con gran experiencia en esta elaboración. Cuando finaliza este proceso nos llevamos la alcachofa a nuestras instalaciones para preparar allí vuestros pedidos. De momento no tenemos capacidad para realizar nosotros mismos las conservas, pero creemos que es bonito apoyarnos en empresas locales de nuestra comarca. Un parcela de alcachofas produce una media de 14.4kg de alcachofas ecológicas cada temporada. No hace falta que te comprometas al consumo de toda la cosecha. Cada temporada puedes decidir qué cantidad reservar y pagar el mantenimiento en función de la cantidad que reserves. Así tú sólo pagas por lo que consumes y nosotros podemos planificarnos y vender a otras personas la cantidad que no quieras.

¿Qué recibes?

"Puedes reservar entre 0 y 0 cajas por temporada, y planificar progresivamente su entrega para cualquiera de las fechas disponibles en el calendario de envíos. Formato de envío: 6 __Corazones de Alcachofa ecológica al natural__ (250 gramos, peso escurrido, tarro de vidrio) Las alcachofas que recibes están listas para consumir, totalmente peladas y cocidas para que sólo tengas que abrir el bote y disfrutar. Puedes consumirlas solas, en ensalada, rehogadas con ajo y aceite, preparar una menestra o de la manera que más te guste. De cualquier manera, tampoco necesita demasiados adornos porque ella sola, con un poquito de aceite y sal, se vale para convertirse un bocado exquisito ¡Comparte con nosotros tu receta preferida! La alcachofa de Tudela tiene una forma redondeada, sutilmente elipsoidal, y cuenta con un agujero circular en medio, resultado de las brácteas (hojas) que no alcanzan a cerrar bien el pináculo. El tallo mide entre 15 y 20 centímetros y es tan apreciado como el fruto. No tiene vilanos (pelusa y filamentos que rodean a las semillas) y conserva fama de ser muy tierna. La alcachofa se recolecta de forma manual, seleccionando los mejores ejemplares, teniendo en cuenta su estado de maduración. No se realiza de una sola vez, sino que hay pases de recogida para cosechar el fruto en el mejor momento. Durante la elaboración, bajo nuestra supervisión, las alcachofas se lavan, pelan y cortan, evitando la “oxidación” que afecta rápidamente al fruto. A continuación, se escaldan y enfrían rápidamente para seguir con el envasado en frascos de vidrio, únicamente con agua y sal (¡un producto tan rico, no necesita más!). Finalmente se cuecen el tiempo justo para obtener una alcachofa riquísima, con la textura ideal, y en perfecto estado de conservación y esterilización. Los alimentos en conserva son una de las mejores herramientas contra el desperdicio alimentario, ya que nos permiten elaborar y conservar aquello que no puede distribuirse en fresco. Además nos permite comer un producto de máxima calidad todo el año, elaborado con la maquinaria más eficiente (no sólo desde el punto productivo, si no del energético). Te recomendamos guardar los tarros en un lugar fresco y seco, sin exposición directa a la luz. La fecha de consumo preferente viene indicada en la tapa de cada lote, pero lo normal es que tengas un año para consumirlas. Una vez abiertos, conservarlos en la nevera.

¿Cuándo lo recibes?

Recolectamos alcachofas desde octubre hasta junio, dependiendo de la meteorología de cada año. Hacerlas en conserva nos permite almacenarlas para ir enviándolas de forma progresiva, cuando las vayáis pidiendo.

¿Por qué adoptar?
Conoce quién, cómo y dónde se producen tus alimentos. Adquiere tus alimentos de forma consciente, directa y consecuente.
Comprar sin intermediarios permite al productor obtener mejores precios. Esto ayuda a generar mejores trabajos y condiciones sociales en entornos rurales.
Cuando adoptas algo permites al productor que se asegure la venta a un precio cerrado y producir bajo demanda. Así se consigue, además, evitar el desperdicio de comida que se cultiva sin que tenga venta.
Apoya a los productores que se esfuerzan por un embalaje y unas prácticas de cultivo que respetan el medio ambiente.
version: 0.73.0_20221201_170906