Melón Demeter ecológico de Finca Quixote

6,00 kg/caja

Melón Demeter ecológico de Finca Quixote

6,00 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 6kg de melones Demeter ecológicos
Variedad: piel de sapo y amarillo canario
Melón piel de sapo (julio-septiembre): de forma ovalada y exterior verde, en su interior presenta una pulpa verde pálida, ligeramente amarillenta, compacta, dulce y sabrosa, con un gran contenido en agua
Melón amarillo canario (julio-septiembre): forma ovalada y color exterior amarillo intenso, muy sabroso, con una pulpa similar a la del melón piel de sapo, dulce, sabrosa y refrescante
Cultivo biodinámico certificado por el sello Demeter desde 2016
Recolección bajo pedido, enviados sin cera ni tratamientos de conservación de la piel, en una caja de cartón sin plásticos
1 pieza pesa entre 1 y 2kg, en la caja recibirás 2 piezas de cada variedad
Conservandolos en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar 3 semanas en buenas condiciones
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Biodinámica
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Carlos Aljaro
¡Hola a todos! Mi nombre es Carlos Aljaro, y voy a tratar de contaros en unas pocas líneas cómo pasé de trabajar en una multinacional energética al trabajo agrícola en mi tierra natal, junto a mi familia, en el proyecto que comenzaron mi padre y mi tío en 2001. Pues bien, lo primero que voy a hacer es aclarar que aunque sea yo el protagonista en CrowdFarming, Finca Quixote es posible gracias al trabajo insaciable de todo nuestro equipo, siempre entregado para que todo salga bien. A pesar de que disfruto trabajando como en ningún otro sitio en Finca Quixote, os mentiría si dijese que siempre quise trabajar en la empresa familiar. De hecho, cuando terminé mis estudios en relaciones laborales estaba convencido de que trabajar en una gran empresa ajena a la familia me haría feliz. Así que empecé mi carrera profesional en una multinacional del sector energético. Tras dos años en esta empresa, fruto de la actitud inconformista que nos han inculcado en casa, y conocedor de la importancia de aprender idiomas decidí coger un avión a Londres. Así podría volver a España en unos años siendo bilingüe y aspirar a mejores puestos de trabajo en alguna gran empresa. Pero sorpresas de la vida, cuando estaba a punto de aceptar el trabajo soñado en Londres, recibí una llamada de mi padre. Me proponía volver a España y unirme al proyecto familiar aportando mi esfuerzo, conocimiento e ilusión en el departamento de operaciones. En ese momento vino una tormenta de recuerdos a mi cabeza, paseos en familia por el pueblo entre campos de cereales, melón, sandía y olivos siempre acompañados de anécdotas, risas, y experiencias agrícolas. ¿Cómo rechazar volver a casa y formar parte de la empresa que mi padre y mi tío levantaron sembrando sandías en un pequeño terreno que heredaron de su madre? Quizás descubrir en 2013 y compartir con mi padre y mi hermano el libro de Rudolf Steiner sobre Agricultura Biodinámica fue una señal y mi futuro laboral estaba aquí. Actualmente solo puedo agradecer estar rodeado del mejor equipo siempre en busca del respeto al medio ambiente, la innovación comercial y el compromiso social. Estamos especialmente orgullosos de nuestra reciente colaboración con la fundación inserta de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles) que nos ha permitido incorporar en nuestra empresa a tres de sus trabajadores, ¡y esperamos poder contar pronto con muchos más! Conocer desde dentro el mercado mayorista nos ha hecho abrir los ojos en busca de un nuevo canal de venta revolucionario. Ahora podemos ofreceros nuestros mejores productos y reducir por fin el desperdicio de alimentos y nuestra huella de carbono.
Finca Quixote
Nos encontramos en Llanos del Caudillo, en plena Castilla la Mancha, donde Don Quijote y Sancho Panza vivieron incontables aventuras, y en su honor hemos bautizado a nuestro conjunto de parcelas como Finca Quixote. Porque al igual que tacharon de locos a don Quijote y Sancho panza, muchos agricultores pensaron que era una locura que mi padre Julián y mi tío Jose Manuel dejasen sus trabajos en 2001 para cultivar sandías en una pequeña parcela de mi abuela, ¡de forma ecológica sin pesticidas ni abonos de síntesis, en pleno boom de los agroquímicos! Cuando hablamos de Finca Quixote nos referimos a un conjunto de parcelas, cultivadas bajo la normativa Demeter desde 2016, que dependiendo del año, darán lugar a unos frutos u otros, porque basamos nuestra producción en la rotación de cultivos, principio básico de la ecología y la biodinámica. Por lo general, realizamos rotaciones anuales en un ciclo de 3 años: cultivo hortícola - cereal/leguminosa - barbecho. Así cultivamos cebolla, ajo, calabaza, melón, sandía, tomate, cereal y legumbres. Para controlar las malas hierbas limpiamos con el tractor las parcelas antes de sembrar pero la convivencia de las plantas de melón, sandía y calabaza con las otras hierbas pone en riesgo su supervivencia en sus primeros días de vida. Esto nos obliga a protegerlas con una cobertura de plástico reciclado (siempre inferior al 30% de la superficie cultivada como nos marca la normativa Demeter) que se retira al finalizar el cultivo y se entrega para su reciclaje. Otra medida preventiva que llevamos a cabo es la protección del cultivo con mantas térmicas que se retiran a las las 3 o 4 semanas, cuando nuestras plantas han crecido y no hay riesgo de heladas, en ese momento las retiramos y entregamos para su reciclaje. Hemos encontrado en 2021 una cobertura biodegradable y vamos a hacer nuestros primeros ensayos. Esperamos empezar a implementar esta solución los próximos años y reducir drásticamente el uso de plástico en nuestros cultivos. Además, como método de control biológico plantamos lobularia entre los plantones, así controlamos algunas plagas como el pulgón. Todas nuestras parcelas cuentan con un marco de flora silvestre en el perímetro que sirve de alojamiento a multitud de insectos que nos ayuda a polinizar o combatir plagas en los cultivos. Nuestro pueblo, Llanos del Caudillo, pertenece a la provincia de Ciudad Real, y fue colonizado gracias a la explotación del Acuífero de la Mancha Occidental, uno de los más grandes de España, perteneciente a la Cuenca alta del Guadiana. Este río es conocido como el más enigmático de Europa porque aparece y desaparece ante nuestros ojos volviendo a brotar kilómetros después. El propio paisaje es fiel reflejo de esta riqueza en agua, rodeados de importantes humedales y parques naturales como el de Daimiel o las Lagunas de Ruidera. Pero a pesar de esta riqueza en agua, no queremos sobrexplotar este recurso, y para ello contamos con un sistema de sondas que nos indica cuándo regar y cuánta agua aportar en cada parcela. Además, todos nuestros cultivos hortícolas se riegan por goteo, a excepción del ajo, que se riega por aspersión. Estamos especialmente orgullosos de nuestra gestión de residuos y destrío, ya que no desaprovechamos nada. Para ello nos ayudan nuestras gallinas, ovejas, burros, cabras y ocas que se alimentan de las hortalizas que no se pueden comercializar junto con cereales y legumbres que producimos para ellos. Además, tenemos proyectada la instalación de paneles solares para autoabastecernos en los próximos años. Finca Quixote es nuestro proyecto más especial, y agrupa nuestras primeras parcelas orientadas a la venta directa, todas las que tenemos certificadas en Demeter para ofreceros nuestro mejor producto. Pero además de estas parcelas, cultivamos alrededor de 400 hectáreas más en ecológico para abastecer los mercados mayoristas. Nuestro objetivo es certificar la totalidad de nuestros cultivos en Demeter los próximos años y conseguir dedicarnos en exclusiva a la venta al consumidor final. Queremos cultivar el 100% de nuestras tierras bajo demanda para contribuir a la reducción del desperdicio de alimentos y minimizar nuestra huella de carbono. Somos unos importantes generadores de empleo en nuestra comarca, ofreciendo hasta 300 puestos de trabajo en temporada alta y 31 puestos fijos. Estamos certificados en Global Gap y GRASP, sello de buenas prácticas sociales. Aunque en Finca Quixote somos todos bastante multiusos, en rasgos generales se podría describir así nuestro día a día: mi tío Jose Manuel se encarga principalmente de la gestión de almacén y personal. Mi hermano Pedro, alquimista de los distintos preparados biodinámicos y apasionado de esta forma de cultivar, pasa la mayor parte del tiempo organizando las tareas de campo junto a los técnicos. Mi padre es quien se encarga de coordinar que todo funcione correctamente, un claro ejemplo de humildad, esfuerzo y trabajo que nos contagia día a día su pasión por la agricultura. Por último, yo me encargo de la parte más comercial sin perder de vista el corazón de nuestra empresa: el cultivo responsable de alimentos. Contamos con buenísimos profesionales distribuidos en los distintos departamentos: técnicos de campo, calidad, logística, contabilidad, almacén. etc. Para coordinar todas estas actividades participamos activamente en la gerencia mi padre Julián, mi tío Jose Manuel, mi hermano y yo.
Información técnica
Dirección
Finca Quixote, Llanos del Caudillo, ES
Altitud
645m
Equipo
16 mujeres y 15 hombres
Dimensión
15ha
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica y biodinámica
Sistema de riego
Riego por aspersión
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
vs: 0.31.0_20220705_174951