Limones ecológicos de Finca El Chifle

2,50 kg/caja

Limones ecológicos de Finca El Chifle

2,50 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Selecciona el tamaño de tu caja
2.5 kg (No disponible)
2.5 kg (No disponible)
5 kg (No disponible)
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 2.5kg de limones
Variedad: fino
Forma ovalada, de color amarillo o verde, con una corteza fina y lisa, pulpa de color amarillo pálido y ácida
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 1999
No están tratados con cera ni conservantes (se puede utilizar la cáscara)
No almacenamos la fruta en cámaras frigoríficas, la fruta va del árbol a tu casa
Recolección un día antes del envío en el momento óptimo de maduración y enviados en una caja de cartón sin plásticos
Nuestros árboles no son una fábrica de tornillos: cada fruto es único en aspecto y tamaño
1 kg contiene entre 6 y 10 piezas
Conservandolos en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar 2-3 semanas en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlos en la nevera)
Verás que los primeros limones de la temporada pueden presentar algunos tonos verdosos, con el avance de las semanas irán adquiriendo el tono amarillo común de esta variedad
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Farm familiar
Certificaciones oficiales
seal icon
Ecológico
María Martínez Hijano
Soy María Martínez Hijano, Ingeniera Agrónoma de profesión y agricultora de vocación. Siempre he estado rodeada de campo, de árboles y de naturaleza. Me he criado en una familia que siempre se ha dedicado a esto. Recuerdo en mi infancia, cuando mi hermana y yo solíamos acompañar a mi padre al campo, mientras él trabajaba nosotras jugábamos al escondite, buscábamos flores raras y trepábamos por los montes y los árboles. En nuestras vacaciones nos íbamos al campo con mis abuelos y jugábamos entre aguacates. Al final del verano, cuando era la época de las pasas, nos sentábamos con ellos en el porche de la casa con un tablón y unas tijeras pequeñas para despalillar las pasas y pasar la tarde escuchando sus historias. Siempre nos ha encantado este mundo. Más tarde, cuando me tocó decidir qué estudiar, decidí estudiar Ingeniería Agrícola. Tras terminar estos estudios universitarios, decidí seguir formándome y hacer un máster de 2 años en Agronomía, para ser mejor profesional, descubrir cosas nuevas y conseguir entender cómo funcionan los agroecosistemas, ya que la agricultura es un mundo fascinante y complejo. En 2017 me puse a cargo de la gestión de las fincas familiares. Lo primero que hice fue convencer a mis padres y mis tíos para empezar la transición a ecológico de las fincas. En ese momento sólo teníamos en ecológico finca de limones, por ello creía que era el momento de poner en práctica todo lo aprendido en la universidad y aplicar la agricultura que mejor representa mis valores. Aprovechando la suerte de tener una familia dedicada a este mundo y ser la 5ª generación dedicada a la agricultura. En 2020 empezamos la venta directa de nuestros productos en CrowdFarming con los mangos ¡y qué gran acierto!. Gracias al apoyo que nos dais a través de CrowdFarming hemos podido crecer e innovar hacia una agricultura cada vez más integrada con el medio ambiente. Además, es súper motivador recibir vuestros mensajes por redes sociales y vuestras visitas, donde agradecéis la calidad de nuestra fruta y todo el trabajo que hay detrás. Con este modelo ganamos todos, nosotros tenemos una estabilidad de precio y planificación en la cosecha, vosotros también tenéis estabilidad de precio, unos productos de muy buena calidad y la pequeña satisfacción de saber quién hay detrás de esta producción. ¡Gracias! El proyecto de Los Pepones es un proyecto familiar compuesto por un excelente equipo humano. Mi labor en las fincas es planificar el manejo técnico. Para poder obtener una fruta de alta calidad es muy importante prestar atención a los detalles de los árboles como observar si presentan algún tipo de carencia o exceso nutricional, controlar las plagas de manera eficiente y ecológica, hacer los planes de abonado, estipular las horas de riego y estar pendiente a los tiempos de floración, cuajado y recolección de la fruta. Mi tío se encarga de organizar el equipo de campo y mi hermana y mis padres gestionan la parte administrativa. Natalia está en el almacén y cuando yo no puedo atender las visitas de los CrowdFarmers ella es la que os acompaña a la finca. El equipo de la finca se ocupa de implementar lo planificado: aplican el abonado, controlan el tiempo de riego, realizan el control de malas hierbas mediante la desbrozadora, el tractor o ganado, realizan los tratamientos necesarios y recolectan la fruta. Todos somos importantes y cada detalle cuenta para que tu puedas conseguir la fruta estupenda.
Finca El Chifle
Nuestra finca de limones está en una de las zonas agrícolas más antiguas de Málaga, en el municipio de Benamargosa. Se llama “El Chifle” por el lugar en el que se encuentra, que se le conoce así. Chiflar significa silbar, y tal vez antiguamente los agricultores se comunicaban así con silbatos o “chifles” en el valle donde se sitúa, y es que este método de comunicación era mejor que gritar ante la falta de teléfonos móviles. En este valle hay muchas fincas muy pequeñas de muchos agricultores diferentes. Pequeñas propiedades heredadas de generación en generación. Este terreno lo heredó mi madre de mis abuelos en los años 90, yo era muy pequeña. Cuando esto pasó mis padres, que acababan de tenernos a mi hermana y a mí, decidieron plantar toda la finca de limones, llevando a cabo una agricultura ecológica desde el primer momento. Es una finca muy especial ya que lleva en mi familia más de 4 generaciones, por lo que es la más importante a nivel sentimental para nosotras. A veces nos sentamos allí y nos ponemos a pensar cuántas cosas habrán pasado nuestros tatarabuelos allí trabajando y cuidando de sus hijos. Es impresionante el valor que cobran estas cosas y la añoranza que sientes. Benamargosa es un pueblo completamente agrícola que ha cambiado mucho en los últimos años. Cuando mi padre era joven, este pueblo era muy pobre, ya que los cultivos que había en la zona no eran rentables. Cuando llegaron los cítricos y los subtropicales la cosa cambió, ya que la gente pudo empezar a vivir dignamente y mucho mejor. Ahora Benamargosa está llena de aguacates, mangos y limones, el paisaje es espectacular, y mucha gente sigue dedicándose a la agricultura, que es todo un hito en los tiempos que estamos. La finca está en ecológico desde que la plantaron los limones mis padres. En cuanto a las llamadas “malas hierbas'' las dejamos crecer para tener mayor biodiversidad y las segamos simplemente cuando, por la altura, dificultan las maniobras que tenemos que realizar en el campo. Sin embargo, dado que el limonero es una planta fuerte que resiste muy bien las plagas no tenemos que llegar a arrancarlas. Cuando tenemos un ataque grande de alguna plaga, los métodos naturales para eliminarlos son muy eficaces, por lo que podemos permitirnos tener los limones como un cultivo más “salvaje”. En esta finca la energía que utilizamos para regar la obtenemos gracias a placas solares. El riego se hace por goteo y el agua proviene de la comunidad de regantes de “el chifle”. Actualmente en esta finca trabajamos 3 personas, 2 hombres y 1 mujer. En general nuestros trabajadores están en diferentes fincas con diferentes cultivos y, cuando necesitamos ayuda en esta finca, vienen a trabajar a ella. Todos están bajo convenio regulado y les damos las facilidades que necesitan. De hecho, tenemos trabajadores que llevan más de 13 años con nosotros. Hasta el día de hoy ni un sólo trabajador agrario se ha ido, lo que nos hace muy felices. El destrío nos lo quedamos para nosotros y para nuestros familiares y amigos, ya que en general, los defectos que tienen los limones no suelen afectar a su calidad organoléptica. Al final, gracias a la experiencia de los años, sabemos reconocer cuando la fruta es de calidad o no, por lo que elegimos nosotros la fruta que enviamos, la cual siempre es de primera. Los restos de poda y las malas hierbas segadas vuelven al suelo en forma de compost. Me parece un delito no aprovechar todos estos restos que otros agricultores queman o trasladan a otras zonas de compostaje. Dejarlos en el suelo es aportar vida y nutrientes a este. Tenía un profesor en la universidad que decía: “Todos los restos hay que devolverlos al suelo. El suelo necesita toda la “mierda” que podamos darle, ya que sin “mierda” no hay suelo, y sin suelo, no hay agricultura”. ¡Y nos encanta aplicar su filosofía!
Información técnica
Dirección
Finca El Chifle, Benamargosa, ES
Altitud
80m
Equipo
2 mujeres y 2 hombre
Dimensión
2ha
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica
Sistema de riego
Riego por goteo
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
versión: 0.87.0_20230124_131128