Plátanos de Canarias ecológicos de Finca La Mocanera

2,50 kg/caja

Plátanos de Canarias ecológicos de Finca La Mocanera

2,50 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Selecciona el tamaño de tu caja
2.5 kg (No disponible)
2.5 kg (No disponible)
4.5 kg (No disponible)
10 kg (No disponible)
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 2.5kg de plátanos de Canarias ecológicos
Variedad: cavendish
Sabor más dulce y más aromático que la banana, además, presenta motas oscuras en la piel
La piel del plátano de Canarias es muy sensible y se oscurece con facilidad ante los roces o bajas temperaturas; las manchas negras en la piel no son indicador de podredumbre
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2018
Plátanos enviados sin tratamiento de maduración artificial post cosecha, enviados sin cera ni tratamientos de conservación de la piel, en una caja de cartón sin plásticos
Een kg contiene entre 5 y 8 piezas
Conservándolos en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar unos 7 días en buenas condiciones
Es una fruta climatérica, se recolecta cuando alcanza la madurez fisiológica pero sigue evolucionando hasta el punto de consumo después de cosecharla
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Producto con raíces
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin pesticidas
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Acepta visitas
Luz Elena Gallo
¡Hola a todos! Qué orgullo que vayáis a dedicar un rato a leer cómo una venezolana terminó cultivando plátanos en la isla de La Palma. Como os anticipaba, emigré de Venezuela en el año 2004, pero no lo hice a la isla de La Palma, si no a la de Tenerife, donde pasé bastantes años trabajando en hostelería, hasta que a Félix, mi pareja, le surgió la oportunidad de trabajar en su isla nativa, La Palma, como conductor de guagua (así llamamos aquí a los autobuses). Al llegar a La Palma en Febrero de 2018, después de tantos años trabajando en hostelería comencé a buscar trabajo en este sector, pero no encontré nada y tuve que reinventarme y buscar un nuevo trabajo. Como ya sabréis, en Venezuela tenemos una tierra increíblemente fértil, y allí mi madre cultivaba cacao, plátanos, naranjas y otros cultivos, así que cuando supe que el hermano de Félix se estaba planteando dejar de cuidar una finca familiar, no dudé en volver a mis orígenes y emprender el proyecto de recuperación de La Mocanera en 2019, una finca de plátano algo descuidada por aquel entonces. Poco a poco y con gran ayuda del equipo técnico de la empresa, especialmente de Efrén, y de los técnicos del Cabildo de La Palma Ildefonso y Andrés, fui dando cuidado y cariño a la finca hasta que por fin, conseguí una finca productiva y hermosa. Echando la vista atrás, fue bastante duro poner en marcha la finca, recuerdo ir quitando a mano una mala hierba rastrera que dificulta mucho el crecimiento del plátano, repartir el pinillo cargando sobre mis hombros los sacos que me iban trayendo en camiones para crear un mulching que proteja el suelo y evitar el crecimiento de malas hierbas, o aprender a desflorar (eliminar la flor marchitada del fruto para evitar la entrada de hongos en el plátano). La Mocanera, como la mayoría de fincas en la isla tiene mucha pendiente, por lo que está estructurada en bancales o canteros, lo que hace más duro el trabajo en la finca, y más para una sola persona, ya que soy yo quien hace prácticamente todos los trabajos en la finca. Excepcionalmente, cuando necesito tratar la mosca blanca viene Félix a ayudarme y para la recolección cuento con la ayuda de los trabajadores de la empresa, que se encargan de cortar la fruta y llevarla al centro logístico. Ahora mismo tengo tres trabajos, lo que hace que mi día a día sea muy completo. Cada día me levanto a las 5.40 para trabajar como cuidadora escolar hasta las 9, si tengo mucho trabajo en la finca voy allí a hacer las labores que hagan falta hasta que da comienzo mi trabajo de madre y ama de casa en torno a las 12. A las 13 vuelvo al trabajo de cuidadora escolar hasta las 16, retomando de nuevo mi trabajo de agricultora hasta que cae el sol.
Finca La Mocanera
Canarias es agua, es cielo, es sol y es suelo. Agua, porque estamos rodeados de ella, somos islas, un archipiélago alejado de la Península Ibérica y Europa pero unido por el mar. Agua también porque los vientos alísios nos traen la humedad necesaria que al condensarse, hace que puedan crecer plataneras. Cielo, porque tenemos una de las mejores localizaciones del mundo para observar estrellas, y porque tenemos una cantidad inmensa de horas de luz solar, lo que hace que el proceso fotosintético sea enérgico. Y es suelo, porque nuestras islas son de origen volcánico, lo que hace que estén repletas de minerales. Estar en el límite de cultivo es siempre un riesgo y también un reto. Un riesgo tanto por las bajas temperaturas como por el viento. Tenemos años de grandes dificultades, que nos obligan a invertir grandes esfuerzos en mantener la platanera en producción. Y un reto porque queremos transmitir a nuestros clientes todo el esfuerzo y mimo que hay detrás de cada plátano cosechado. En las Islas Canarias, es muy extraño encontrar grandes fincas. Este hecho, unido a nuestra distancia a la Península Ibérica, hace que para los agricultores sea prácticamente imposible subsistir sin agruparse para comercializar su fruta, motivo por el cual 43 agricultores decidieron agruparse en 1992 montando una organización de productores de plátano que hoy cuenta con más de 700 socios. Tenemos claro que unidos somos más fuertes y que nuestra ilusión por innovar y encontrar modelos de producción y comercialización más sostenibles debía desmarcarse de los modelos tradicionales tan reticentes al cambio. La finca La Mocanera se encuentra en el municipio del Mazo, en la pequeña y volcánica Isla de la Palma, conocida como Isla Bonita, y debe su nombre a un precioso árbol cercano a la misma, el mocán, una especie endémica de nuestras islas. Por su belleza, por ser la finca típica en cuanto a tamaño y manejo, y porque yo, Luz, estaba encantada de presentaros mi pedacito de tierra, hemos decidido que sea La Mocanera la finca que nos represente en CrowdFarming. En esta finca que siempre perteneció a la familia de mi pareja, cultivo principalmente plátanos, aunque hay alguna pitaya. Esta combinación del plátano con otros cultivos es bastante común entre los agricultores. Pero además tenemos otras especies que dejamos crecer en las fincas porque nos ayudan a mantener un ecosistema con una gran biodiversidad, como los bejeques y otras plantas autóctonas. Aunque La Mocanera sea la finca que nos va a representar a todos en este proyecto, todos los socios trabajamos las fincas con el mismo mimo para ofreceros plátano ecológico todo el año de la mejor calidad y respeto al medioambiente. Cuatro islas componen la provincia de Santa Cruz de Tenerife: El Hierro, La Gomera, La Palma y Tenerife, y en estas dos últimas se encuentran todas nuestras parcelas. Nos encontramos en el punto más cercano a la Europa continental dónde se puede cultivar el plátano, lo que hace que sea uno de los pilares fundamentales de la economía canaria desde que se afianzó su cultivo en el siglo XIX. Por lo general el plátano se riega por aspersión, que es lo que mejor le viene a la planta, y así se hace en La Mocanera. Actualmente se riega cada 12 días y medio, durante 15 minutos en invierno y 30 en verano. El plátano es una planta que sufre tanto con la ausencia de agua como con el exceso, por lo que hay que estar atento y aportar los litros que necesita. Ahora mismo se están instalando contadores en las fincas para conocer y ajustar mejor el consumo de agua. Adaptamos nuestras prácticas agrícolas a los requisitos exigidos por el Consejo de Agricultura Ecológica, en el que están certificadas las fincas de donde procede el plátano que os enviamos. Además, con el objetivo de ser más sostenibles minimizamos el uso de tratamientos fitosanitarios, dejamos cubiertas vegetales favorables para el cultivo y eliminamos manualmente aquellas que son perjudiciales. Realizamos una cubierta vegetal con pinilla (hoja de pino) para que actúe como mulching, protegemos las raíces de las plantas con las hojas que poco a poco se van descomponiendo, abonamos elaborando nuestros propios preparados ecológicos a base de estiércol de cabra y combatimos las plagas utilizando trampas de feromonas para el picudo o lavados periódicos con agua para la mosca blanca. Por otro lado, si se produce algo de destrío en nuestros almacenes de confección en las islas, lo trituramos y compostamos para que los agricultores lo reutilicen para abonar sus fincas, aunque actualmente el destrío es mínimo. En nuestra empresa estamos asociados más de 40 agricultores trabajando en ecológico, y a la vez, hay un gran equipo que nos da soporte a los agricultores en aspectos técnicos de campo, administrativos, o incluso programando la recolección y el transporte de la fruta a nuestras instalaciones, siempre con nuestro personal cualificado y contratado en unas condiciones que mejoran las establecidas por el convenio.
Información técnica
Dirección
Finca La Mocanera, Villa de Mazo, ES
Altitud
50 m
Equipo
1 mujer
Dimensión
0,43 ha
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica
Sistema de riego
Riego por aspersión
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.73.0_20221201_170906