plátanos de Canarias ecológicos
Finca La Mocanera

plátanos de Canarias ecológicos

Fin temporada de adopción
Ver otros proyectos
Información
Historia
El proyecto

Adopta una platanera de la "Finca La Mocanera" en Villa de Mazo (España) y recibe tu cosecha a domicilio en forma de plátanos de Canarias ecológicos. Luz Elena cuidará de tu adopción y le sacará una foto cada temporada. Desde tu zona privada podrás descargarte un certificado de adopción y, si quieres, planificar una visita a la finca. No hay compromiso de permanencia: una vez que recibas el producto y si te gusta la experiencia, podrás decidir si renuevas tu adopción.

seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Producto con raíces
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin pesticidas
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Acepta visitas
¿Qué adoptas?

Adoptas una platanera de nuestra finca en Villa de Mazo (España). Cultivo certificado bajo la normativa de Agricultura Ecológica de la Unión Europea desde 2018. Durante el proceso de compra podrás elegir el nombre con el que identificaremos tu plantanera. Cultivamos plátano cavendish, certificado en ecológico desde 2015. El orígen de este cultivo se localiza en el sudeste asiático, desde donde se extendió en un primer momento a África, y desde allí, concretamente desde Guinea Ecuatorial, a nuestras Islas gracias a los navegantes portugueses. Tu platanera se encuentra en la isla de La Palma, en la finca La Mocanera, pero como sería imposible suministrarte plátano todo el año de esta finca, recibirás plátano de varias fincas de nuestros socios, certificado siempre en ecológico, ya sean de La Palma o Tenerife, dependiendo del estado de maduración. Las Islas Canarias son un archipiélago formado por siete islas situadas en frente de la costa noroeste de África. La orografía es muy escarpada, de hecho la montaña más alta de España se encuentra en Canarias. Aquí tenemos un clima subtropical y somos el punto más cercano a la Europa continental donde se cultivan plátanos. Sí, los llamamos “Plátanos” y no “Bananas”. La platanera en Canarias requiere de mucha mano de obra, es un cultivo artesanal, muy manual, casi sin mecanizar, que necesita cuidados continuos, en una orografía complicada, siempre en fincas pequeñas donde el agricultor es el dueño, en unas condiciones climáticas no siempre favorables. Eso sí, en estas condiciones la planta debe trabajar a tope, esforzarse y luchar por sobrevivir, y todavía más siendo el cultivo ecológico. El esfuerzo para captar nutrientes, agua, soportar los embates del viento y resistir plagas y enfermedades, da como resultado un plátano muy distinto al que se cultiva en las zonas tradicionales de cultivo de banana: nuestro plátano es más delicado, a veces más feo, menos productivo y sobre todo, más sabroso. Decimos que nuestra agricultura es “lenta”, podríamos llamarla “slow agriculture”, ya que las condiciones hacen que los plátanos necesiten estar más tiempo colgados de la planta hasta que alcanzan su madurez. El plátano de canarias necesita permanecer 6 meses en la planta frente a los 3 meses de la banana, lo que mejora mucho su sabor. Aquello que crece rápido no es bueno, todo necesita tiempo en la naturaleza, nosotros no tenemos prisa, la platanera nos ha enseñado a no tenerla. Tu adopción tiene 6 años y la vida productiva de una platanera es de unos 30 años. Mientras tú quieras y nosotros podamos seguir cuidándola, podrás renovar tu adopción año tras año. Si tu adopción muere, te la repondremos sin ningún coste adicional y asegurándote el envío de cosecha de otros. Una plantanera produce una media de 36kg de plátanos de Canarias ecológicos cada temporada. No hace falta que te comprometas al consumo de toda la cosecha. Cada temporada puedes decidir qué cantidad reservar y pagar el mantenimiento en función de la cantidad que reserves. Así tú sólo pagas por lo que consumes y nosotros podemos planificarnos y vender a otras personas la cantidad que no quieras.

¿Qué recibes?

Durante la temporada podrás ir recibiendo la cantidad de cosecha que reserves en el momento de la adopción. Formato de envío: __Caja de 3kg de plátano de Canarias ecológico__ * Cavendish: sabor más dulce y más aromático que la banana, además, presenta motas oscuras en la piel * La piel del plátano de Canarias es muy sensible y se oscurece con facilidad ante los roces o bajas temperaturas; las manchas negras en la piel no son indicador de podredumbre * Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2018 * Plátanos enviados sin tratamiento de maduración artificial post cosecha, enviados sin cera ni tratamientos de conservación de la piel, en una caja de cartón sin plásticos * La caja incluye fruta extra, por si alguna pieza llega dañada * 1 kg contiene entre 5 y 8 piezas (en la caja recibirás entre 14 y 25 frutas, dependiendo del tamaño) * Conservandolos en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar unos 7 días en buenas condiciones * Es una fruta climatérica, se recolecta cuando alcanza la madurez fisiológica pero sigue evolucionando hasta el punto de consumo después de cosecharla

¿Cuándo lo recibes?

Se dice que cada isla es un microcontinente debido a las grandes diferencias climatológicas que encontramos entre distintos puntos de la isla con muy poca distancia entre sí. Esto es ideal para nosotros, ya que hace posible que podamos producir plátano todo el año, tanto de la isla de Tenerife como de La Palma, cosechando cada finca en su momento óptimo de maduración. Logísticamente sería imposible enviar de forma eficiente nuestros plátanos a Europa sin hacer una parada en la Península. Para ello disponemos de un centro logístico en Alicante donde prepararemos vuestras cajas para ofreceros la mejor calidad.

¿Por qué adoptar?
Conoce quién, cómo y dónde se producen tus alimentos. Adquiere tus alimentos de forma consciente, directa y consecuente.
Comprar sin intermediarios permite al productor obtener mejores precios. Esto ayuda a generar mejores trabajos y condiciones sociales en entornos rurales.
Cuando adoptas algo permites al productor que se asegure la venta a un precio cerrado y producir bajo demanda. Así se consigue, además, evitar el desperdicio de comida que se cultiva sin que tenga venta.
Apoya a los productores que se esfuerzan por un embalaje y unas prácticas de cultivo que respetan el medio ambiente.
vs: 0.31.1_20220706_174820