Kiwis ecológicos de Finca de la Abuela

5,00 kg/caja

Kiwis ecológicos de Finca de la Abuela
Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 5kg de kiwis ecológicos
Variedad: hayward
Fruto de pulpa verde esmeralda con numerosas semillas de pequeño tamaño, en el centro del fruto se encuentra la columela, de color blanco crema, también comestible, su piel es parda y está cubierta de vello en su totalidad, en su sabor se encuentra el equilibrio perfecto entre el dulce y el ácido
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2018
Recolección bajo pedido, enviados sin cera ni tratamientos de conservación de la piel, en una caja de cartón sin plásticos
La caja incluye fruta extra, por si alguna pieza llega dañada
1 kg contiene entre 7 y 8 piezas (en la caja recibirás, dependiendo del tamaño, aprox. 35 frutas)
Conservándolos en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar 4 semanas en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlos en la nevera)
Es una fruta climatérica, se recolecta cuando alcanza la madurez fisiológica pero sigue evolucionando hasta el punto de consumo después de cosecharla
Importante: Lo normal es que las frutas te lleguen duras, consérvalas a temperatura ambiente hasta que alcancen el punto de consumo; si te llegó alguna pieza lista para consumir puedes introducirla en la nevera o consumirla en el momento
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Loreto Sanchís
¡Hola! Soy Loreto y tengo 21 años. Soy la pequeña de 3 hermanas y quien os va a presentar este proyecto. Soy de Valencia y a los 17 años con ánimo de aprender y vivir experiencias nuevas, me fui a estudiar la carrera a Madrid. Aunque suene a tópico me encanta viajar y vivir situaciones que sólo ocurren en países y culturas diferentes, de hecho, estuve estudiando 8 meses en Colombia. Al terminar la universidad, tuve la suerte de trabajar 4 años en una Big Four con un equipo de personas increíbles. A mediados de 2019 empezaba a tener inquietud por el trabajo de mi padre y aunque se lo transmitía a él, yo estaba muy contenta en mi empresa y no veía el momento de dejarlo todo. Se le ocurrió “compaginar” ambos, así que desde mediados de 2019 los fines de semana los destinaba al campo. Aunque en ese momento no le veía sentido, fue la mejor decisión que podíamos haber tomado, me permitió confirmar lo que ya pensaba: necesitaba un cambio y el campo me encantaba. Por tanto, la “salida” de mi anterior empresa y de Madrid no fue un cambio brusco, sino muy meditado y seguro, que era lo que yo necesitaba… Se me hacía muy duro dejar a todos los que habían sido mi familia allí. Aquí empieza mi aventura con CrowdFarming y todos vosotros. Desde que empecé en la agricultura he pensado que este sector necesita más visibilidad y que se conociesen las historias que hay detrás de las frutas y verduras que los consumidores ven en las fruterías. Ser más conscientes de lo que comemos, de cómo se ha producido, con qué productos y sobre todo, reducir el consumo de comida procesada. Por ello, cuando recibí la llamada de CrowdFarming, me explicaron su funcionamiento y vi que nuestros objetivos estaban alineados, no dudé en contar nuestra historia y participar en el proyecto. Hoy en día me es imposible dedicarle todo el tiempo que me gustaría al campo ya que lo tengo que compaginar con otros proyectos. Aunque la situación actual es esta, estoy redirigiendo los otros proyectos para que en un futuro ¡esperemos que próximo! me pueda dedicar al 100% a ello. Sin embargo, estoy muy feliz con el grado de complicidad que tenemos en el equipo y que gracias a los avances en la tecnología nos permite a los técnicos y a mí tener un estrecho contacto. Entramos en CrowdFarming porque queríamos mostrar nuestro trabajo a las personas, haciéndoos partícipes de la evolución de los kiwis y sobre todo, mostrar al equipo que hace posible que nuestros kiwis lleguen a las mesas.
Finca de la Abuela
Nuestra finca recibe el nombre de “La Finca de la Abuela” en honor a mi bisabuela. Cuando mi padre tenía 11 años se quedó huérfano de padre y tuvo que dedicarse a la agricultura para ayudar económicamente a la familia. Para referirse a este campo, la familia Sanchis la llama con el nombre de la Finca de La Abuela, y casi 200 años después, todos seguimos llamándolo igual por tradición y en homenaje a Francisca. En sus orígenes estos campos eran arrozales, que posteriormente fueron plantados de naranjos y finalmente, debido a la climatología del lugar y con el objetivo de diversificar, en 2007 decidimos sustituir los viejos naranjos por kiwis. Nuestra finca está en Picassent, un pueblo de tradición agrícola con más de 21.000 habitantes, concretamente en el término de “La Coma” rodeada de otros cultivos de kiwis y naranjos, y lugares singulares como la Torre de Espioca. Como ya os adelantaba antes, es una finca familiar de más de 200 años, trabajada por nuestro padre desde hace más de 60 años y que hoy en día y gracias al esfuerzo de todos los que trabajamos en ella sigue dando frutos. Aunque desde pequeñas íbamos todos los sábados a “dar un paseo” por los campos mientras mi padre se ponía al día de lo ocurrido durante la semana, no fue hasta 2019 cuando empecé a trabajar en ella, eso sí, sin dejar de lado la tradición de los paseos. Regamos por goteo con agua procedente de la Acequia Real del Júcar que cumple con los estándares ecológicos. Adicionalmente, se realizan análisis anuales para comprobar el estado del agua. Hace años se regaba mediante inundación, lo que implicaba que literalmente se inundaba el campo gastando casi el triple de lo que gastamos al haber instalado el riego por goteo (aproximadamente 12,8 metros cúbicos por planta al año). Somos partidarios de una agricultura sostenible para que podeamos vivir de los campos generación tras generación. Obtuvimos la certificación en Agricultura Ecológica en 2018, lo que supone que desde 2015 eliminamos de nuestra finca herbicidas, pesticidas, productos químicos… y todo aquello que no respetara el medio ambiente. Cortamos la hierba y la trituramos, dejándola como cubierta natural para dificultar que crezca de nuevo y que con el paso del tiempo, se convierta en abono vegetal. En nuestro campo trabaja activamente una persona durante todo el año, ayudada en picos de trabajo como puede ser la poda o la recolección por 3 personas más, todas ellas en condiciones laborales mejores que las marcadas por el convenio. El día a día es muy variado, cada uno aporta lo que puede y gracias a nuestro trabajo y mucha comunicación hacemos posible que todo salga adelante. En los kiwis el destrío es mínimos y por tanto lo “sobrante” de nuestra producción lo destinamos para nuestro uso propio y el de los miembros del equipo. Además, aquellos que se quedan en el árbol y más tarde caen al suelo sirven de alimento como materia orgánica para el suelo.
Información técnica
Dirección
Finca de la Abuela, Valencia, ES
Altitud
50 m
Equipo
1 mujer y 2 hombres
Dimensión
0,8 ha
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica
Sistema de riego
Riego por goteo
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
vs: 0.26.0