Aguacates ecológicos de Finca Clavero

2,50 kg/caja

Aguacates ecológicos de Finca Clavero

2,50 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Selecciona el tamaño de tu caja
2.5 kg (No disponible)
2.5 kg (No disponible)
5 kg (No disponible)
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 2.5kg de aguacates ecológicos
Variedad: hass
Forma de pera, tamaño medio, piel rugosa, color verde que pasa a negro cuando madura, textura cremosa, sabor más intenso, mayor cantidad de grasa, es el aguacate más popular
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2021
No almacenamos la fruta en cámaras frigoríficas, la fruta va del árbol a tu casa
La caja incluye fruta extra, por si alguna pieza llega dañada
Nuestros árboles no son una fábrica de tornillos: cada fruto es único en aspecto y tamaño
1 kg contiene entre 6 y 8 piezas
Es una fruta climatérica, se recolecta cuando alcanza la madurez fisiológica pero sigue evolucionando hasta el punto de consumo después de cosecharla
Conservándolos en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar unos 20 días en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlas en la nevera)
Importante: Lo normal es que las frutas te lleguen duras, consérvalos a temperatura ambiente hasta que alcancen el punto de consumo; si te llega alguna pieza lista para consumir puedes introducirla en la nevera o consumirla en el momento
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Alejandro Clavero Chicano
Soy Alejandro Clavero Chicano, natural de Vélez-Málaga. Pertenezco a la tercera generación de agricultores de frutas tropicales de mi familia y espero no ser la última ya que les estoy enseñando a mis hijos el amor que tengo por la naturaleza y esta tierra. La finca la gestionamos entre mi hermano y yo desde 2018, que es cuando la heredamos. Hasta ese año fue mi padre quien con mucha pasión y cariño cuidaba los árboles. A pesar de conocer la finca perfectamente y de visitarla muy frecuentemente, no comencé a gestionarla hasta hace poco. Me he dedicado durante toda mi vida al sector servicios, como emprendedor de negocios de restauración. Con la falta de mi padre, la transición hacia la agricultura se aceleró, era una labor que quería hacer cuando llegara el momento, pero infelizmente fue antes de lo que hubiera deseado. Tanto mi hermano como yo somos consumidores responsables, nos alimentamos de comida ecológica siempre que es posible, tanto por razones ambientales como por razones de salud. Tanto él como yo lo teníamos claro, lo primero que decidimos hacer fue empezar con la transición para obtener el sello de agricultura ecológica de la finca. Para nosotros está muy presente que la tecnología está ahí para ayudarnos, por eso también apostamos por modernizar los sistemas de riego para aumentar la sostenibilidad. En el futuro creo que seguiremos implementando todo lo que suponga un avance tecnológico y de eficiencia. La gente que trabaja conmigo es mi mano derecha. Siempre he sido empresario y hoy en día gestiono una pequeña comercializadora de frutas que creé para vender mis mis mangos y aguacates, y regento un restaurante. Necesito apoyarme y confiar en mis trabajadores ya que no me da tiempo a estar todo lo involucrado que me gustaría en la finca. Actualmente mi función es gestionar que todos los procesos se lleven a cabo de forma correcta y a tiempo, además de comercializar la fruta. Hablo a diario con los trabajadores que me informan de las tareas que realizan y así las podemos planificar juntos. Soy una persona a la que le gusta disfrutar cada día, pequeños momentos o grandes eventos rodeado de amigos y familia. Entiendo que la vida es demasiado corta para estar enfadado, por lo que intento siempre estar feliz con mis amigos y mi familia.
Finca Clavero
La Finca Clavero forma parte de la familia desde 1982, cuando mi padre la compró, pensando en mi abuelo. Mi abuelo fue un hombre que amaba mucho el campo, por lo que en cierto modo considero que fue un regalo de hijo a padre. En aquel momento se bautizó con el apellido de la familia “Clavero” y así la conocemos hasta hoy. En aquella época no era común el cultivo de mangos y aguacates en la zona, por lo que mi padre y mi abuelo fueron pioneros que se atrevieron a plantar cultivos muy exóticos para la fecha. Durante muchos años la finca la gestionaron entre mi padre y mi abuelo. Ellos nacieron y se criaron en Benamargosa, un pueblo cercano a la finca. El paraje donde se localiza es conocido como “La Crujía” y está entre los ríos Vélez y Benamargosa, una zona protegida de fuertes vientos al lado de la carretera que une el Trapiche con Benamargosa. La finca cuenta con una casa que se construyó en los años 80 para el disfrute de la familia. Yo he pasado allí muchos veranos desde que era pequeño y hoy la disfruto con mis hijos, a los que les inculco mi amor por la tierra que yo tengo. Lamentablemente, tanto mi padre como mi abuelo ya no se encuentran entre nosotros, y somos mi hermano y yo los que mantenemos la ilusión por el cultivo, que con tanto amor nos trasmitieron desde pequeños. Desde que mi hermano y yo comenzamos con la gestión de la finca, su modernización ha sido fundamental. Los sistemas de riego eran obsoletos, por eso hemos priorizado su actualización. Hemos cambiado todas las gomas de riego e instalado un sistema de control online; esto nos permite optimizar, prever fugas y darle a cada árbol exactamente el agua que necesita. El agua de riego proviene de la comunidad de regantes del río Benamargosa, aunque también contamos con un pozo que usamos en caso de emergencia. Un árbol adulto de mango necesita unos 10-20L de agua al día y un árbol de aguacate unos 40-50L durante el verano. Otro punto importante para nosotros ha sido obtener el certificado de agricultura ecológica. Tanto mi hermano como yo consumimos productos ecológicos de forma regular, es una convicción que tenemos para mejorar nuestra salud y del planeta. Por eso, en 2018 entramos en el proceso de conversión y en 2021 hemos obtenido este sello de calidad. El equipo de trabajadores de la finca está formado por cuatro personas: son vecinos de las tierras y llevan trabajando toda la vida con nuestra familia. El trabajador que más tiempo lleva con nosotros ha estado con la familia durante más de 20 años, y los otros tres son familiares y conocidos suyos. En la época de recolección contratamos más personas de la zona que nos apoyan en estas labores. También cuento con Carol, que me ayuda con la administración y redes sociales. Todos reciben sueldos de acuerdo al convenio colectivo de Málaga. Contamos con colmenas en la finca, unas son perennes y están allí todo el año, pero en época de floración instalamos más para que los árboles se polinicen mejor. Dejamos la hierba crecer y la desbrozamos de forma mecánica durante primavera. Esta acción además de proteger el suelo aumenta la biodiversidad de la zona ya que permite que otras especies puedan asentarse en la finca. Además, incorporamos los restos de poda al suelo para enriquecerlo en materia orgánica y aumentar su fertilidad. La fruta la seleccionamos de forma manual, cada mango y aguacate se revisa de nuevo en la finca, y posteriormente se inspecciona de nuevo a la hora de hacer la caja. Si alguna pieza está dañada o muy madura y no se puede enviar, la vendemos en el mercado local o la dejamos que composte en la misma finca.
Información técnica
Dirección
Finca Clavero, Vélez-Málaga, ES
Altitud
120m
Equipo
1 mujer y 4 hombres
Dimensión
10ha
Técnicas de cultivo
Agricultura Ecológica
Sistema de riego
Riego por goteo
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
vs: 0.40.0_20220811_172534