Organic wild fennel pesto from Fastuchera

0,76 kg/caja

Organic wild fennel pesto from Fastuchera

0,76 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 0.76kg de organic wild fennel pesto
Variedad: wild fennel
4 x Organic wild fennel pesto (190g, glass jars)
Made with extra virgin olive oil, organic almonds and Nubian red garlic produced by our company
Organic cultivation has been certified since 2011 by the European label for Organic Agriculture
Creamy texture and a strong wild fennel aroma
You can use it to dress pasta or prepare bruschetta, it is also perfect to accompany meat or fish dishes, to add to pizzas, risottos or to give a unique touch to soups
By keeping the jars closed in a dry, cool place (between 18 and 20°C) and away from direct sunlight, the pesto will maintain its characteristics for a maximum of 24 months; once the jar is opened, cover the remaining pesto with oil and store it in the refrigerator for 7 to 10 days
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
seal icon
Análisis adicionales
Nicola De Gregorio
Mis abuelos eran agricultores y me transmitieron desde la infancia el amor por la tierra. Después de la Primera Guerra Mundial, mi abuelo materno Nicola pasó cuarenta años cultivando cereales antiguos, almendros, un viñedo y un gran huerto. A principios de los años 80, este paraíso fue destruido y dedicado al cultivo moderno de trigo. Mi abuelo paterno Vicinzinu era zapatero pero pasó la mitad de sus días cuidando olivos. Durante su vida (¡casi cien años!) adquirió otras tierras, las que yo cultivo y hoy busco enriquecer. Después de mis estudios en Patrimonio Demoantropológico, realicé una investigación sobre la alimentación y las tradiciones agrícolas sicilianas en nombre del Atlas Lingüístico de Sicilia y redescubrí los antiguos cereales, los conocimientos, las tradiciones y las técnicas agrícolas, los sabores olvidados. Durante estas conversaciones, vi que la riqueza y la biodiversidad desaparecían frente a los proyectos de agricultura intensiva y canteras de mármol. Cuando un día un tractor pulverizó herbicida en los campos circundantes tomé una decisión, cuidar mi tierra y liberarla de estos venenos. Es esta historia de mi familia, de mi región, la que me hizo decidir en 2010 volver definitivamente a la tierra y reunir varias parcelas familiares abandonadas para recuperar, preservar y desarrollar la agro-biodiversidad autóctona de Sicilia, centrándome en este antiguo y tradicional trigo de la región. Trabajo casi exclusivamente por mi cuenta, pero en algunos casos, debido a la falta de máquinas agrícolas, trabajo con contratistas. A veces, especialmente en los momentos con más trabajo del año, mi familia y amigos también me ayudan con el trabajo manual. Es difícil describir mi día a día porque es muy variable dependiendo del periodo del año. En invierno me ocupo de decidir el tipo de cultivo a poner en cada parcela y preparar el terreno para la siembra. Durante la primavera compruebo el estado de salud de las plantas y elimino las malas hierbas en caso de un ataque excesivo. En el caso de las legumbres, la deshierba manual se realiza cada año. En verano soy responsable de cosechar y almacenar legumbres y cereales y de moler estos últimos.
Fastuchera
La Azienda agricola Fastuchera está situada en el centro-oeste de Sicilia, en el norte de la provincia de Agrigento, entre los pueblos de Cammarata y San Giovanni Gemini. Esta región, habitada desde la prehistoria, se consideraba ya por los romanos como "el granero del imperio" y se considera actualmente una de las zonas socioeconómicas más desfavorecidas de Europa. He estado dirigiendo la finca desde 2010, cuando decidí volver a trabajar las tierras de mis abuelos, abandonadas desde hace años. Estas tierras siempre han sido cultivadas de trigo así que decidí continuar con esta tradición usando trigos antiguos de Sicilia A diferencia de otras fincas, Fastuchera no está constituida por una única gran parcela sino por diferentes parcelas, todas ellas en el mismo territorio pero distantes entre sí. Se extiende a lo largo de 17 hectáreas, la mayoría de las cuales están dedicadas al cultivo de trigos antiguos (Maiorca, Russulidda y Tumminìa), en rotación con cultivos de leguminosas (garbanzos, judías y lentejas). En el resto de las parcelas mantenemos más de 400 árboles frutales sicilianos (chumberas, olivos, peras, etc.), todos ellos pertenecientes a variedades en peligro de extinción. El objetivo es promover su protección y conservación, fomentar su difusión y reintroducción, crear, dentro del campo, caminos de conocimiento y educación para las generaciones futuras. Por último, algunas zonas se dejan deliberadamente a la flora natural que transforma el paisaje en un exuberante matorral mediterráneo y además ayudan a fomentar y aumentar la biodiversidad. Se realizan muy pocas intervenciones en estas áreas, principalmente dirigidas a la protección contra incendios. La flora natural es de alguna manera monitoreada y a las especies más raras, cuando es posible, se les permite producir semillas. Algunas plantas silvestres (como la Inula viscosa o la Artemisia arborea) se cultivan deliberadamente en el olivar tanto por su poder atractivo para los insectos beneficiosos (en particular para los antagonistas de la mosca del aceituna) como por su repelencia para otros (por ejemplo, los pulgones). Las variedades de trigos antiguos, o "grani antichi" que cultivamos, han sido seleccionadas por generaciones de agricultores sicilianos que nos han precedido y que cuentan más que nada la historia y la identidad de mi tierra. Se cultivan de forma natural, sin ningún tipo de tratamiento fitosanitario y sin necesidad de riego. La Azienda agricola Fastuchera obtuvo su certificación en Agricultura Ecológica en 2011. Un elemento simbólico de la acción de la azienda Fastuchera es el "Campo de Conservación del Germoplasma", creado con fondos del RDP (Programa de Desarrollo Rural) siciliano de 2007, un recurso genético excepcional que promueve la biodiversidad, y protegido por la red Natura 2000. Se trata de la recuperación de los árboles sicilianos y de los cultivares agrícolas, como las peras y las ciruelas. El cuidadoso estudio de las variedades autóctonas y el hábito de limpiar la tierra a mano me han llevado a desempeñar el papel de guardián de la región, no sólo desde el punto de vista agrícola, sino también desde el punto de vista naturalista. Es a través de esta intervención que algunas especies de flora (asfódelo blanco) y fauna (principalmente arácnidos) han podido repoblar estos campos, aumentando así el valor ambiental del sitio. Nuestros campos de trigos y legumbres están regados sólo con la lluvia. La única parcela en la que utilizamos el agua para el riego (durante unos meses y también gracias a los CrowdFarmers) es el Campo de Conservación del Germoplasma. El sistema que utilizamos está equipado con un tanque de almacenamiento y los arbolitos están irrigados por goteo. En el momento de la cosecha, durante los meses más calurosos, mantengo el trigo en un almacén y, a partir de septiembre, casi semanalmente, voy a un molino de piedra para moler el trigo. Cada variedad de trigo tiene diferentes características organolépticas y de éstas elijo cada vez cómo molerlo para obtener el tipo de harina que mejor lo valora. Algunas de las harinas obtenidas son más adecuadas para los productos de panadería, mientras que otras son más adecuadas para la elaboración de pasta. Una parte de la harina obtenida se pone en bolsas y se prepara para su envío, mientras que la parte restante (más grande) se envasa en bolsas más grandes y se entrega a un laboratorio artesanal con el que colaboro desde hace unos diez años en el que se trefilan, secan y envasan las diferentes formas de la pasta. Los residuos de la producción de trigo o de harina se dan a otras granjas o a particulares para la alimentación animal. Una parte de los residuos del cultivo de cereales y legumbres se entierra y otra se almacena como paja. Por último, los residuos de la poda se utilizan principalmente para nuestro horno de leña y, sobre todo, para alimentar la caldera de biomasa con la que nos calentamos durante el invierno. También hay varias pequeñas áreas de compostaje en la finca.
Información técnica
Dirección
Fastuchera, Cammarata, IT
Altitud
550 m
Equipo
1 hombre
Dimensión
17 hectáreas
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.71.0_20221125_111753