Queso curado de oveja Latxa D.O.P Idiazabal de Etxelekua

1,50 kg/caja

Queso curado de oveja Latxa D.O.P Idiazabal de Etxelekua

1,50 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 1.5kg de queso curado de oveja latxa D.O.P Idiazabal
Raza: Latxa
1 x Queso de oveja Latxa curado, D.O.P Idiazabal (1,4 kg, envuelto en papel y al natural)
Forma redonda, con corteza natural de color entre beige amarillento y gris, consecuencia de los mohos del ambiente; el interior es de color amarillo pajizo-mate
El aroma de nuestro queso es penetrante y limpio, huele a leche de oveja, con un punto picante débil; su textura es firme, semiseca y el sabor es equilibrado, con una entrada dulce y limpia, destaca su aroma vivo, el picante y notas saladas con un regusto duradero
Se recomienda atemperar el queso 15 minutos antes de consumirlo
Guárdalo envuelto con un trapo de algodón en un lugar fresco y seco, o en un cajón del frigorífico y te aguantará aprox. 6 meses
[object Object]
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Farmer con experiencia
seal icon
Zona despoblada
seal icon
Producto con raíces
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Ana Mari Bengotxea
Mi nombre es Ana Mari Bengotxea, y soy la mayor de 6 hermanos, por lo que desde bien pequeña he tenido que ayudar a mis padres Manuel y Maribel en las tareas que tienen lugar en una familia tan numerosa, que además de 6 hijos ¡tenía muchas ovejas! Esta infancia familiar rodeada de queso y ovejas me hizo adquirir de forma inconsciente muchos conocimientos de un valor incalculable que aplico diariamente en la quesería. Sin embargo, al terminar mis estudios en administración de empresas y económicas, mi idea era trabajar por cuenta ajena, y así comencé mi vida laboral en un banco. Pero para mi sorpresa, el banco no me hacía feliz así que decidí volver a mis orígenes y dar continuidad al negocio familiar. Todavía recuerdo dejar a medias los deberes de la escuela para ir a ordeñar las ovejas junto a mis padres, o bajar en fila junto a mis 5 hermanos las garrafas cargadas de leche desde las cuadras hasta la quesería, ¡Sin duda estos recuerdos me ayudaron a dejar el trabajo en el banco! Aunque el trabajo con animales requiere un compromiso enorme en nuestro día a día, trabajo en lo que he amado desde pequeña y me encanta, por lo que no es duro para mí. Además, trabajar en una empresa familiar me permite conciliar la vida laboral y la familiar para disfrutar de mis tres hijas. Junto a mí trabajan mi hermana Ione y mi hermano Xabier, al que algunos días acompaña mi marido a pastorear. La historia de mi hermana Ione es parecida a la mía, ya que estudiamos lo mismo y después de trabajar en otros sectores ella también decidió volver a Etxelekua. Hoy, entre las dos nos encargamos de la elaboración y venta de queso en nuestro caserío Etxelekua. Por otro lado, Xabier ha sido el que siempre tuvo claro que quería dedicarse al cuidado de las ovejas; desde pequeño acompañó a nuestro padre y de él adquirió todo el conocimiento que necesitaba para ser hoy quien se encarga del rebaño: alimenta y ordeña a las ovejas, gestiona los prados y montes y acompaña a las ovejas en todo momento, asistiendo los partos o ayudando a los corderos a mamar.
Etxelekua
Nuestro caserío se llama Etxelekua, en vasco “Etxe” significa casa y “lekua” lugar, y es aquí donde tenemos la quesería y las ovejas. Nos encontramos en Urdazubi/Urdax, un pueblo del Norte de Navarra en la frontera entre Francia y el Valle de Baztán, justo en la falda de los Pirineos. Este emplazamiento privilegiado hace que el turismo de montaña sea una de las actividades socioeconómicas principales en nuestra zona. Una de las peculiaridades de la actividad pastoril en el País Vasco, es la de haber estado siempre alejada de la explotación agrícola. En torno al caserío siempre ha existido la tradición de tener, de forma marginal, unas pocas ovejas con las que elaborar quesos y alimentarse, pero nunca un gran rebaño. Curiosamente, mi padre Manuel, pastor de toda la vida, se casó con nuestra madre Maribel, que trajo a Etxelekua la tradición de elaborar queso y unieron dos actividades tradicionalmente separadas: el pastoreo de ovejas latxas y la elaboración de queso en los caseríos. Así, iniciaron en el año 90 la comercialización de sus quesos, que a día de hoy continuamos 3 de sus 6 hijos. La oveja Latxa sería incapaz de vivir en un régimen intensivo, y en torno a sus necesidades biológicas se define el trabajo en nuestra quesería. Las ovejas suelen parir a finales de noviembre, normalmente un solo cordero. Este cordero se mantiene con su madre durante su primer mes de vida, alimentándose de la primera leche (el calostro) de una calidad nutricional inigualable. Pasado este mes, elegimos a los corderos que queremos para nuestro rebaño y vendemos el resto a una cooperativa, que los destinará a la venta para reposición de otras ganaderías o al mercado cárnico. Cuando los corderos ya han crecido, iniciamos el ordeño de nuestras ovejas, que dura unos 6 meses en los que las ovejas pastan en los alrededores de nuestro caserío, prácticamente a diario. Durante este periodo completamos la alimentación de nuestros corderos con pienso y suero de la quesería mientras que aprenden a alimentarse de los pastos. A excepción de los días de muy mal tiempo, nuestras ovejas pasan el día y la noche al aire libre, salvo las ovejas que están siendo ordeñadas o han parido recientemente, que pasan la noche abrigadas en nuestras instalaciones (donde tienen siempre como mínimo 1,5m2 cada una) y el día al aire libre. La época de ordeño coincide con la de elaboración de queso, momento en el que hay mucha actividad en nuestro caserío, normalmente entre los meses de diciembre y junio. Nuestras ovejas tienen entre 3 y 4 años de media, y para garantizar su salud y bienestar realizamos dos operaciones fundamentales para su higiene. La primera es el esquileo durante el mes de mayo para que pasen frescas el verano y controlar que estén libres de piojo y otras plagas. La segunda, es cortarles la cola a los corderos recién nacidos, así evitamos posibles infecciones (miasis cutánea) en las ovejas por acumulación de suciedad en la lana y mayor higiene en el ordeño. Finalizado el periodo de ordeño las ovejas suelen pasar los próximos meses en libertad en las montañas cercanas hasta que de nuevo den a luz un cordero. Durante el periodo libre de ordeño, en la quesería controlamos la maduración natural del queso, gestionamos las ventas, atendemos las visitas a la quesería y cuidamos de nuestro rebaño en las montañas.
Información técnica
Dirección
Etxelekua, Urdax, ES
Altitud
94m
Equipo
2 mujeres y 1 hombre
Tamaño del rebaño
570
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.71.0_20221125_111753