Naranjas ecológicas El Palmar Viejo

10,00 kg/caja

Naranjas ecológicas El Palmar Viejo

10,00 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 10kg de naranjas ecológicas
Variedad: Navelina
Navelina: tienen ombligo poco prominente, son ovaladas, muy jugosas, fáciles de pelar, sabor equilibrado ácido y dulce, se pueden comer como naranjas de mesa o tomarlas en zumo natural
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2017
Recolección un día antes del envío en el momento óptimo de maduración y enviadas en una caja de cartón sin plásticos
La caja incluye unas frutas extra, por si alguna pieza llega dañada
1kg contiene entre 4 y 6 piezas (en la caja recibirás dependiendo del tamaño aprox. 50 frutas)
Conservándolas en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar 2-3 semanas en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlas en la nevera)
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Mari Carmen Alcaraz González
Esta es una historia que habla de tradición, familia y vocación. Mi nombre es Mari Carmen y soy bióloga de profesión. Mis inicios en la agricultura están ligados a los de mi marido, Juan Diego, y de cómo siendo ingeniero informático decidió dejar su puesto de trabajo para seguir los pasos de su padre, su abuelo y bisabuelo en la agricultura. Juan Diego ha nacido en la cuarta generación de agricultores, una familia que presenta la agricultura como bandera, modelo y ejemplo de vida, siendo ésta parte de la cultura familiar. Actualmente trabajan codo a codo padre e hijo en la finca familiar, formando un binomio inseparable entre tradición y modernidad. Para mí es una gran alegría ver en mi hijo de cuatro años la misma pasión de su padre y su abuelo por el campo. Él disfruta las tardes en la huerta, observando lagartijas y pájaros entre los naranjos y caquis, ¡y ver a su abuelo en el tractor es su gran hobby! Esta es la forma en que yo misma conocí el mundo de la agricultura. Anteriormente me dediqué a trabajos relacionados con laboratorios de fertilizantes e investigación en microbiología. Sin embargo, la inquietud de mi marido por innovar en la agricultura me atrajo bastante. El salto definitivo lo dí una vez decidieron convertir la finca a la agricultura ecológica; este fue un gran incentivo para mí, ya que como bióloga conozco la importancia de aplicar técnicas de cultivo respetuosas con el entorno. Mis conocimientos sobre fertilización, microbiología, y la relación de la fauna del entorno con los cultivos, son recursos que encajan con este modelo de cultivo, y me sentí muy motivada a participar del proyecto. Mi marido y yo tenemos la gran ventaja de contar con un padre-suegro curioso y abierto a los cambios. Esta ha sido su norma de vida, adaptarse a los tiempos, y ahora lo sigue haciendo de nuestra mano. Juan Diego, mi marido, nos ayuda a organizar las tareas, mejorar la productividad de todos los procesos, e informarnos de nuevas variedades con opciones para nuestra finca. En mi caso, busco la forma de lograr que nuestros árboles se nutran de fertilizantes naturales, y de tomar medidas preventivas para evitar que plagas y enfermedades afecten a nuestros cultivos. Otra de mis aficiones es el trato cercano con la gente; me gusta compartir experiencias y conocer curiosidades de otras culturas. CrowdFarming es sin duda una puerta al mundo, y por eso yo me responsabilizo de todas las gestiones relacionadas con este modelo de negocio. Además, en CrowdFarming hemos visto una oportunidad de prosperar y crecer como empresa familiar, haciéndonos un hueco en el apasionante mundo de la agricultura ecológica y sostenible.
El Palmar Viejo
La finca El Palmar Viejo es el lugar de encuentro de nuestra familia desde el año 1996, y recibe su nombre por la abundante presencia de palmito en esta zona. Es conocida por las 6 palmeras centenarias de 13 metros de altura del camino de la entrada, y que dan la bienvenida a nuestros visitantes con gran majestuosidad. La finca se encuentra en la fértil vega del Guadalquivir. Esta zona ha sido poblada desde antaño por multitud de civilizaciones, ya que el río ha simbolizado la prosperidad económica desde hace miles de años. Abundan huertas de cítricos, frutales de hueso, frutos secos, etc. En la finca además del caqui, que lo cultivamos desde el año 2015, hay diferentes variedades de cítricos; conservamos varias higueras, espárragos silvestres y nogales, que surten a nuestros hogares de productos del campo durante todo el año. Nuestra comarca, cercana a la capital, dispone de muchas posibilidades económicas, si bien la agricultura está muy arraigada y es uno de los grandes motores de la provincia, y cada vez lo es más gracias a la tecnificación de las labores agrícolas y los cultivos de regadío. El agua proviene principalmente de la Comunidad de Regantes del Valle Inferior del Guadalquivir. De manera anecdótica puedo contar cómo mi suegro, al comprar la finca, observó que el riego era canalizado por regueras superficiales. Con idea de aprovechar y aumentar la sostenibilidad de la finca, transformó esas regueras en tuberías subterráneas con presión para alimentar todos los cultivos con goteo, y así evitar el uso de otra fuente de agua y energía. Actualmente la finca cuenta con riego localizado por goteo y además este riego está automatizado, lo que evita transportes innecesarios y ahorro de combustible y tiempo. Esta finca pasó a ser ecológica en el año 2017, poco tiempo después de que mi marido y actualmente joven agricultor dejara su trabajo como ingeniero informático y se incorporara a la actividad agrícola. Modernizó la finca y aumentó la sostenibilidad en la mayor parte de los procesos, y esperamos que con ello tengamos más productividad. La hierba la desbrozamos periódicamente, y los restos de poda los incorporamos al suelo para fomentar su desarrollo y vida. También usamos métodos de control biológico que a través del comensalismo eliminan a las especies dañinas. Nuestros cultivos necesitan del uso de fitosanitarios adaptados a la agricultura ecológica, cuyos principios activos son a base de sustancias naturales que respetan la biodiversidad auxiliar de la zona. En El Palmar somos un equipo de dos hombres y una mujer. Este equipo está compuesto por mi marido y mi suegro, que se encargan de la planificación de la campaña, y todas las tareas de mantenimiento. En mi caso, me responsabilizo del asesoramiento técnico, la comercialización del producto y ahora de la atención de todas las tareas con CrowdFarming. Durante los momentos de mayor trabajo contratamos a personal externo de la finca, que se encarga de la tala, desbroce y recolección de la fruta. Todos ellos cuentan con un contrato laboral y un salario según el convenio laboral de la provincia, y renovamos su empleo cada temporada en función de su disponibilidad. La calidad de nuestra fruta viene marcada por la experiencia de mi suegro, que lleva toda su vida dedicada a la finca. Aquellos frutos que no cumplen sus criterios los vendemos para la producción de zumo ecológico.
Información técnica
Dirección
El Palmar Viejo, Alcolea del Río, ES
Altitud
8m
Equipo
1 mujer y 2 hombres
Dimensión
35,5 ha
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica
Sistema de riego
Riego por goteo
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
vs: 0.29.3_20220630_150854