clementinas de Corcega IGP ecológicas
Domaines De La Taste

clementinas de Corcega IGP ecológicas

El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Ver otros proyectos
Información
Historia
El proyecto

Adopta un clementino de la finca "Domaines De La Taste" en Tallone (Francia) y recibe tu cosecha a domicilio en forma de clementinas de Corcega IGP ecológicas. Loïc cuidará de tu adopción y le sacará una foto cada temporada. Desde tu zona privada podrás descargarte un certificado de adopción y, si quieres, planificar una visita a la finca. No hay compromiso de permanencia: una vez que recibas el producto y si te gusta la experiencia, podrás decidir si renuevas tu adopción.

seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Producto con raíces
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
¿Qué adoptas?

Adoptas un clementino de nuestra finca en Tallone (Francia). Cultivo certificado bajo la normativa de Agricultura Ecológica de la Unión Europea desde 2008. Durante el proceso de compra podrás elegir el nombre con el que identificaremos tu clementino. Los clementinos de nuestro huerto producen clementinas ecológicas de la variedad «Fine de Corse», una de las primeras variedades que se plantaron en Córcega y una de las mejor adaptadas al clima de la isla de la belleza. El clementino o *Citrus clementina* es un cruce entre un árbol de mandarina y una variedad de naranja agria. Nació a principios del siglo XX en Argelia, gracias a los cuidados de un religioso espiritano, el hermano Clément, del que obtuvo su nombre. Las clementinas son estacionales y normalmente van desde principios de noviembre hasta principios de enero, pero puede variar de un año a otro y de un clima a otro. La clementina es uno de los pocos cítricos cuya fruta no contiene semillas. Se trata de un híbrido autoincompatible, es decir, estéril. Por lo tanto, la reproducción de las clementinas se realiza principalmente mediante injertos. Se pueden obtener nuevas variedades por mutaciones naturales o por fecundación cruzada con otros cítricos, lo que daría lugar a clementinas con semillas. Las primeras clementinas de la isla las plantó en 1925 Don Philippe Semidei en Figaretto, en la llanura oriental de la isla. Actualmente, el 98 % de las clementinas francesas se producen en el este de Córcega. La clementina de Córcega se distingue de las demás clementinas por su Indicación Geográfica Protegida (IGP), obtenida en 2007. La IGP es un signo de calidad oficial europeo que garantiza un vínculo entre el producto y su territorio en las fases de producción, envasado y transformación. A partir de un pliego de condiciones muy estricto, este signo distingue la excelencia de un producto cuyas fases de producción emanan de su región de origen y el saber hacer específico del sector, reconocido en todo el mundo. Situada entre el mar y la montaña, en la llanura oriental de la Alta Córcega, nuestra explotación se beneficia de unas condiciones climáticas excepcionales: un clima templado, una pluviometría y una higrometría superiores a las de otras regiones de producción mediterráneas. Nuestras clementinas se cultivan de acuerdo con la normativa de agricultura ecológica de la Unión Europea. Nuestra autoridad de control es Ecocert. También trabajamos con la certificación Global G.A.P. para garantizar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad en la explotación. Tu adopción tiene 56 años y la vida productiva de un clementino es de unos 125 años. Mientras tú quieras y nosotros podamos seguir cuidándola, podrás renovar tu adopción año tras año. Si tu adopción muere, te la repondremos sin ningún coste adicional y asegurándote el envío de cosecha de otros. Un clementino produce una media de 30kg de clementinas de Corcega IGP ecológicas cada temporada. No hace falta que te comprometas al consumo de toda la cosecha. Cada temporada puedes decidir qué cantidad reservar y pagar el mantenimiento en función de la cantidad que reserves. Así tú sólo pagas por lo que consumes y nosotros podemos planificarnos y vender a otras personas la cantidad que no quieras.

¿Qué recibes?

Durante la temporada podrás ir recibiendo la cantidad de cosecha que reserves en el momento de la adopción. Puedes recibir un mínimo de 2 cajas, que podrás ampliar hasta 6 según tus necesidades Formato de envío: __Caja de 5kg de clementinas ecológicas__ * IGP «Fine de Corse»: clementina pequeña, sin semillas, fácil de pelar y de comer; la frescura de esta clementina y su sabor ligeramente ácido la convierten en una fruta sabrosa y atractiva * Recogidas a mano con tijeras de podar, al menos el 20 % de los frutos conservan una o dos hojas * Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2008 * No llevan ni cera ni tratamientos de conservación (puedes utilizar la piel) * Algunas frutas pueden presentar un tono verdoso; esta característica de la clementina ecológica de Córcega no denota en absoluto una falta de madurez, ya que el frío es el responsable de la pigmentación naranja de la piel * No almacenamos la fruta en cámaras frigoríficas, la fruta va del árbol a tu casa * La caja incluye fruta extra, por si alguna pieza llega dañada * Nuestros árboles no son una fábrica de tornillos: cada fruto es único en aspecto y tamaño * 1 kg contiene entre 20 y 22 piezas (en la caja recibirás entre 90 y 110 frutas, dependiendo del tamaño) * Conservándolas en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar unos 15 días en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlas en la nevera)

¿Cuándo lo recibes?

The harvest season runs from November to early January, so those are the months when you will receive your clementines.

¿Por qué adoptar?
Conoce quién, cómo y dónde se producen tus alimentos. Adquiere tus alimentos de forma consciente, directa y consecuente.
Comprar sin intermediarios permite al productor obtener mejores precios. Esto ayuda a generar mejores trabajos y condiciones sociales en entornos rurales.
Cuando adoptas algo permites al productor que se asegure la venta a un precio cerrado y producir bajo demanda. Así se consigue, además, evitar el desperdicio de comida que se cultiva sin que tenga venta.
Apoya a los productores que se esfuerzan por un embalaje y unas prácticas de cultivo que respetan el medio ambiente.
vs: 0.38.1_20220803_102756