uva de mesa ecológica
Casa Carlos
Fin temporada de adopción

El proyecto

Adopta una cepa de uva de mesa de la finca "Casa Carlos" en Valencia (España) y recibe tu cosecha a domicilio en forma de uva de mesa ecológica. El Farmer Ernesto cuidará de tu adopción y le sacará una foto. También podrás descargarte un certificado de adopción y, si quieres, planificar una visita a la finca. No hay compromiso de permanencia: una vez que recibas el producto y si te gusta la experiencia, podrás decidir si renuevas tu adopción.

El proyecto

Adopta una cepa de uva de mesa de la finca "Casa Carlos" en Valencia (España) y recibe tu cosecha a domicilio en forma de uva de mesa ecológica. El Farmer Ernesto cuidará de tu adopción y le sacará una foto. También podrás descargarte un certificado de adopción y, si quieres, planificar una visita a la finca. No hay compromiso de permanencia: una vez que recibas el producto y si te gusta la experiencia, podrás decidir si renuevas tu adopción.

¿Qué adoptas?
Adoptas una cepa de uva de mesa. Hacemos agricultura ecológica desde abril de 2016 y desde 2019 con el sello BIO. Incorporamos los conocimientos de la agricultura biodinámica en octubre de 2018 y esperamos obtener el sello DEMETER en la cosecha de 2021. Durante el proceso de compra podrás elegir el nombre con el que identificaremos tu cepa de uva de mesa. La historia de estas uvas es relativamente reciente ya que se empezaron a cultivar hace unos 25 años en California cuando, a través de cruces selectivos, se consiguió una uva muy crujiente, con la piel tersa y sin semillas. Decidimos cultivar esta uva por la comodidad de que no tenga semillas y por su gran dulzor. El cultivo de la uva es uno de los más complejos por la cantidad de enfermedades que la amenazan (mildu y oidio entre otros) y porque, además, necesita gran mano de obra en momentos determinados del cultivo. Las cepas se crían en parrales: una estructura metálica que utilizamos para sostener las cepas. Guiamos el crecimiento vertical del tallo hasta unos 2 metros de altura donde promovemos la ramificación mediante podas. De esta manera conseguimos que los racimos estén, a la vez, aireados y protegidos del sol excesivo gracias a las hojas. Utilizamos además un sistema de mallas que protegen el cultivo del granizo que podría acabar con la cosecha. La vida productiva de una cepa de uva de mesa es de unos 25 años. Mientras tú quieras y nosotros podamos seguir cuidándolo, podrás renovar tu adopción año tras año. Si tu cepa de uva de mesa muere, te lo repondremos sin ningún coste adicional y asegurándote el envío de cosecha de otros. Una cepa de uva de mesa produce una media de 8kg cada temporada.
¿Qué recibes?
Cada temporada te enviaremos una caja con: __5 kg de uva__ (repartidos en cinco bolsitas de papel con racimos de diferente peso) Tenemos dos variedades: * Sweet Celebration: granos rojos brillantes, sin semillas, grandes, esféricos, crujientes y con una piel muy tersa, muy dulces (con una media de 20º Brix) * Jack’s Salute: granos rojos, sin semillas, un poco alargados, crujientes y con una piel muy tersa * Las uvas maduran en las parras hasta que tienen su color, tamaño y dulzor adecuados * Recolectamos las uvas por la mañana y te las enviamos, en embalaje sin plástico, el mismo día * Las cultivamos sin pesticidas, sin ceras y sin tratamientos postcosecha * Verás la frescura de la uva porque el raquis todavía se mantiene verdoso cuando lo recibes en tu domicilio. Para una mejor conservación te recomendamos que las guardes en el frigorífico; aguantan en perfecto estado alrededor de dos semanas.
¿Cuándo lo recibes?
Más abajo puedes ver la fecha límite para poder participar en este proyecto (fecha límite de adopción). A partir de esta fecha el Farmer empezará a preparar los pedidos de las cajas que debe enviar. Durante el proceso de compra podrás elegir una de las fechas que el Farmer propone para recibir tu caja. Recolectamos nuestras uvas rojas sin pepitas desde agosto hasta septiembre: * Sweet Celebration: se recolectan desde mediados de agosto hasta mediados de septiembre. * Jack’s Salute: se recolectan desde principios de septiembre a principios de octubre.
¿Por qué adoptar?
* Conoce quién, cómo y dónde se producen tus alimentos. Adquiere tus alimentos de forma consciente. * Compra directamente al productor. Ayuda a generar mayor riqueza y mejores trabajos en entornos rurales. * Planifícate y permite que el Farmer cultive bajo demanda. Así conseguiremos evitar el desperdicio de comida que se cultiva sin que tenga venta. * Premia a los Farmers que se esfuerzan por un packaging y unas prácticas de cultivo que respetan el medio ambiente.
Ecológico
En conversión a Biodinámica
Fresco y de temporada

¿Cómo funciona?

Conoce a los Farmers

Conoce a los Farmers

Adopta y planifica tu cosecha

Adopta y planifica tu cosecha

Deja trabajar al Farmer y a la naturaleza

Deja trabajar al Farmer y a la naturaleza

Recibe la cosecha a domicilio

Recibe la cosecha a domicilio

seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
En conversión a Biodinámica
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Acepta visitas
Ernesto Escribano Beltrán
Arquitecto con muchos años de profesión, cambié el foco de mi actividad y desde 2006 me he dedicado a desarrollar proyectos de Energías Renovables: parques solares y plantas de bio-gas. Al calor de uno de estos proyectos, entré en contacto con los productores de banano orgánico de República Dominicana en las provincias de Mao y Montecristi, al norte del país y desarrollé mi propia finca de banano ecológico. Compartir esa explotación con los que eran mis vecinos y hoy mis socios, me permitió volver a residir en Valencia, poder dedicar más tiempo a mi familia y desarrollar proyectos de agricultura ecológica. Cuando conocí en 2017 Casa Carlos me quedé impresionado por la belleza de la finca y de su entorno pero, sobre todo, por el enorme potencial que tiene para desarrollar el proyecto que hemos puesto en marcha. Queremos convertir Casa Carlos en un modelo de referencia de lo que entendemos puede o debe ser una explotación agrícola moderna, sostenible y socialmente responsable: * Vamos a __promover la regeneración y la vuelta a la vida del suelo__. En consecuencia tendremos plantas y árboles sanos y resistentes a plagas y enfermedades. Árboles sanos producen frutos sanos y de calidad. Estamos construyendo un equipo humano con técnicos y agricultores, convencidos entusiastas de cultivar en armonía con la naturaleza. En este equipo estamos integrando a personas con discapacidad, que van a poder tener una oportunidad de trabajo real, en un entorno positivo y saludable * Vamos a generar nuestra __propia energía con paneles solares__ de manera que, el mismo Sol que hace crecer nuestras plantas y nuestros frutos sea el que produzca la energía con la que mover las bombas necesarias para el riego y para los equipos de la finca * Vamos a __rehabilitar el conjunto de la masía__, del siglo XIX, que es monumento protegido. Tendremos espacios de trabajo, de alojamiento y de esparcimiento Con esta integración de Agricultura Biodinámica, Energía Renovable y Rehabilitación del Patrimonio, tendremos los elementos con los que desarrollar un proyecto social que convertirá a Casa Carlos en: * Un centro de divulgación destinado a estudiantes y mayores, donde vean lo que puede y debe ser la Agricultura del mañana * Un centro de formación en Agricultura Ecológica y Biodinámica * Un centro que aloje programas de investigación en este tipo de Agricultura * Un centro de integración laboral y formación de personas discapacitadas
Ernesto Escribano Beltrán

"Cuando pones toda la ilusión y todo el esfuerzo en cultivar la fruta es muy duro aceptar que se cosechen antes de tiempo y que se les nieguen los últimos días o semanas de maduración en los que la planta concentra en el fruto la energía formadora del Sol y toda la riqueza de matices y sabores que un árbol es capaz de expresar en sus frutos. Para mi, CrowdFarming es un vehículo formidable que nos permite terminar bien todo el trabajo del año y quedarnos con la satisfacción de dar la oportunidad a los CrowdFarmers de que consuman fruta como si fuera de su propio huerto. Poder conocer a las personas que consumen nuestra fruta y enseñarles nuestro proyecto, o simplemente poder comunicarnos directamente con ellos será un privilegio que, seguro, resultará muy enriquecedor para todos."

Casa Carlos
Casa Carlos
Casa Carlos es una finca de 170 Has. que se encuentra 40 Km. al Noroeste de Valencia. Está en una ladera que asciende con una suave pendiente hasta las estribaciones del Parque Natural de la Sierra Calderona. A 300 metros sobre el nivel del mar está orientada al sur y protegida de los vientos del norte por la propia sierra. En la finca trabajamos siguiendo los principios y la normativa de la agricultura ecológica y biodinámica. En 2019 iniciamos los trámites para obtener la certificación Ecológica y Demeter. Tenemos una gran diversidad de parcelas y de cultivos. En la parte baja, ocupando 60 Has. está la antigua zona de hortalizas, donde ahora estamos iniciando el cultivo de uva de mesa, kiwi amarillo y pitaya. En el resto estamos cultivando alfalfa para incrementar los procesos de regeneración de la tierra. En la parte de ladera media tenemos la zona de cítricos, con 5 variedades entre naranjas y clementinas; que ocupan otras 60 Has. y que tienen en su interior varios enclaves de monte sin explotar donde se aloja una gran diversidad de especies autóctonas, insectos y microorganismos. Distribuidas en varias zonas, tenemos otras 15 Has. con almendros, olivos y algarrobos. En la parte alta, la finca tiene 35 Has. de monte de pinar mediterráneo, donde se alojan las colmenas de las abejas que polinizan nuestros árboles. Todas estas condiciones, mucho sol, agua abundante, temperaturas suaves pero con un salto térmico importante entre la noche y el día, horas de frío no extremo en invierno, unidas a una enorme biodiversidad y a un suelo muy fértil y franco, hacen de Casa Carlos un lugar ideal para cultivar y obtener frutos con una gran calidad de textura y sabor. Cada árbol necesita de media unos 8000 litros de agua al año. Utilizamos el sistema de riego por goteo en toda la finca (menos la alfalfa que se riega con aspersión). La finca llevaba funcionando muchos años antes de que llegáramos nosotros y una de las tareas que nos está llevando más trabajo es conseguir un sistema de riego más eficiente. En los campos hemos instalado unas sondas que miden cada 10 cms. de profundidad: temperatura, humedad y conductividad del suelo. Así, podemos gestionar los riegos de forma más eficiente. También, estamos cambiando las gomas de riego por otras con más goteros pero menos caudal en cada uno de ellos, para conseguir una mejor distribución del agua en el suelo. Como agricultores ecológicos y biodinámicos que somos, tenemos muy claro que el proceso de regeneración del suelo es una prioridad. No puede haber plantas sanas sin un suelo sano, aunque somos conscientes de que es un proceso que requiere su tiempo. Los restos de la poda y las hierbas son triturados e incorporados al suelo. También aportamos cantidades importantes de compost, que elaboramos en la finca todos los años. De esta manera estamos en un proceso continuo de incremento de la materia orgánica del suelo y, por tanto de mejora de su estructura su fertilidad y su salud. Cultivamos diferentes especies y variedades de plantas sin pesticidas ni herbicidas por lo que la biodiversidad del lugar va incrementándose poco a poco: encontramos más lombrices y miriápodos en el suelo, diferentes especies de artrópodos se van instalando en los árboles, e incluso se va observando mayor presencia de aves, en especial una familia de abubillas (Upupa epops) que vive en las uvas y kiwis. Nuestro horizonte sería un equilibrio entre todos los organismos de nuestra finca. Ya estamos empezando a ver cambios. Las plagas ya se están encontrando con enemigos naturales, insectos y bacterias benéficos. Es la consecuencia lógica de apostar por la vida en nuestros campos y de dejar de utilizar la muerte como herramienta general de trabajo. Además, estamos trabajando en un insectario en el que criar varias especies de insectos útiles. De momento hemos empezado con la cría _Cryptolaemus montrouzieri_, un importante depredador de cotonets, grupo de plagas muy peligrosas en cítricos. El proceso de transición a ecológico y biodinámico no es fácil, los árboles estaban acostumbrados a una serie de químicos que creaban un orden “ficticio”. Desde que les quitamos esos químicos las plantas se están acostumbrando a su nuevo equilibrio natural, por eso el proceso de reconversión dura varios años. Los primeros años son los peores, pero sabemos que, a largo plazo, habrá valido la pena. Tenemos confianza y determinación absolutas en lo que estamos haciendo. Tenemos en proyecto la construcción de un parque solar dentro de la finca, así como un embalse en altura, para acumular agua con los excedentes de energía y utilizarla en los periodos sin sol. Podremos suministrar la totalidad de la energía eléctrica que se consume, tanto en equipos de bombeo para riego, como en el resto de instalaciones. Tenemos entre manos un gran proyecto por lo que necesitamos de un gran equipo. La aventura empezó con una plantilla de doce personas pero con la llegada de la primavera y la explosión de las plantas más jóvenes, que necesitan más atención, hemos contratado unas veinte personas adicionales. Actualmente somos más de treinta personas trabajando en el proyecto. Esperamos que nuestro equipo siga creciendo y así poder seguir dando trabajo a las familias de la zona. Los trabajadores más antiguos llevan 30 años trabajando en la finca, se jubilirán en nuestra empresa. Llevamos 5 años trabajando en el proyecto y ha sido un proceso constante de incorporación de personas. Todos los trabajadores tienen su contrato de trabajo, cobertura completa de Seguridad Social y reciben salarios muy por encima de los mínimos establecidos legalmente. El criterio principal es que la fruta tenga el grado adecuado de madurez y no tenga ningún daño que la haga inadecuada para consumo. Afortunadamente en CrowdFarming podemos huir de criterios puramente estéticos. Si nuestra fruta está buena y ha madurado la recolectamos, aunque su tamaño sea un poco grande o un poco pequeño y aunque la piel tenga alguna marca de viento o de algún insecto, siempre que no se haya afectado la parte comestible interior. A veces, el color externo de la fruta y el tacto no son suficientes para determinar la madurez de la fruta, por eso realizamos análisis de acidez y dulzor para recolectarla en el momento oportuno.
Información técnica
Dirección
Casa Carlos, Valencia, ES
Altitud
300m
Equipo
10 hombres y 2 mujeres
Dimensión
170 hectáreas
Técnicas de cultivo
Biológico y Biodinámico (En conversión)
Sistema de riego
Riego por goteo
Localización