Tomates de Masía el Carmen

2,50 kg/caja

Tomates de Masía el Carmen

2,50 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Selecciona el tamaño de tu caja
2.5 kg (No disponible)
2.5 kg (No disponible)
5 kg (No disponible)
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 2.5kg de tomates de campo
Variedad: Marmalindo
Tomate carnoso de color rojo, muy jugoso, piel fina y poca semilla
Cultivo sin pesticidas y sin herbicidas, respetando tanto la fauna como la flora de la finca
Cultivados en una tierra que lleva desde el año 2010 sin recibir ningún tipo de tratamiento herbicida
Recolección bajo pedido, enviados sin cera ni tratamientos de conservación de la piel, en una caja de cartón sin plásticos
1 kg contiene entre 3 y 5 piezas (en la caja recibirás, dependiendo del tamaño, aprox. 20 frutas)
En un lugar fresco y aireado te pueden aguantar 2 semanas en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlos en la nevera aunque puede que le cambie su sabor)
Es una fruta climatérica, se recolecta cuando alcanza la madurez fisiológica pero sigue evolucionando hasta el punto de consumo después de cosecharla
Importante: Lo normal es que las frutas te lleguen duras, consérvalas a temperatura ambiente hasta que alcancen el punto de consumo; si te llegó alguna pieza lista para consumir puedes introducirla en la nevera o consumirla en el momento
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Sin pesticidas
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Energía renovable
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Gonzalo Úrculo
A los 24 años se cruzó un tren en mi vida al que me subí sin darle muchas vueltas. El huerto de mis abuelos necesitaba de alguien que se dedicase en cuerpo y alma porque cada año iba de mal en peor. Dejé mi trabajo en logística que siempre fue mi pasión por unas botas de campo y un viejo tractor Barreiros. Reconozco que nunca me había imaginado siendo agricultor pero a los pocos meses ya estaba totalmente enganchado. Creo que la agricultura tiene esa capacidad que no tiene ningún otro trabajo: te permite aprender lo básico muy rápido para que seas útil pero jamás te permitirá dominarla. Junto a mi hermano Gabriel empezamos a cultivar los campos al mismo tiempo que montábamos una página web para vender nuestras cosechas directamente. La primera temporada tuvimos muy pocos pedidos y la mayor parte de nuestra cosecha la teníamos que seguir vendiendo a intermediarios por debajo de nuestro precio de coste. Año a año y gracias al boca a boca nuestros presidentes, así es como llamamos a nuestros clientes, fueron aumentando. Con los años nos hemos ido iniciando en nuevos cultivos entre los que destaca el cultivo de olivos. El gran culpable de mi pasión por el cultivo de olivos es Miguel Abad. Además de un gran amigo Miguel es un reconocido experto en el mundo del aceite. Después de muchos almuerzos, visitas a fincas y almazaras por fín encontramos la oportunidad que ambos buscábamos. En el Campillo de Júlia queremos hacer realidad nuestro sueño agronómico de crear una finca modelo en el cultivo y producción del AOVE. Tenemos muchas ideas que implementar pero nos toca ser pacientes e ir poco a poco. No podemos hacer todo de golpe. Algunos proyectos más grandes son la construcción de nuestra propia almazara y convertirla en una finca autosuficiente en términos de energía y abonos.
Masía el Carmen
Situado a 20 km de Valencia, en un enclave rodeado de naranjos, encontramos el pueblo de Bétera. Un lugar con siglos de tradición agrícola donde, según cuenta la leyenda, los veteranos de guerra romanos se retiraban a disfrutar de sus últimos años de vida cultivando la tierra. Allí está la finca El Carmen y su masía (así es como se conocen las casas típicas valencianas). Esta casa fue un sueño hecho realidad por Manuel Gonzalez Martí; dibujante, historiador y erudito español fundador del Museo Nacional de Cerámica y de las Artes Suntuarias González Martí, que a pesar de dejar un gran legado cultural, murió sin descendencia en 1972. Nuestros abuelos Fernando y Julia compraron la finca y empezaron a plantar naranjos. Durante los años setenta y ochenta se realizaba un “riego a manta” con canalizaciones. Mi abuelo nos contaba que antiguamente se dormía con un pie en la canalización para levantarse cuando llegase el agua e ir abriendo y cerrando las compuertas para regar los árboles de cada parcela. Hoy en día, hacemos el riego por goteo que es más eficiente, pero mantenemos algunas acequias como recuerdo. Tras la muerte de mi abuelo Fernando, cuando mi hermano mayor tenía 16 años y yo 13, mi familia fue apartada de la gestión de esta finca durante casi 10 años. En ese tiempo, los nietos nos dedicamos a formarnos y mis padres estuvieron peleando para recuperarla. En 2009 por fin lo conseguimos, pero las personas que habían estado a cargo de la finca habían hecho una gestión cortoplacista, exprimiendo económicamente los campos sin invertir en mejoras. Recuperarla requería una gran inversión a la que mis padres no podían hacer frente, y la única solución parecía ponerla a la venta. En ese momento, convencí a mi hermano para dejar nuestros trabajos y dedicarnos a salvarla. Fueron unos primeros años difíciles, pero aprendimos muchísimo. Lo bueno de emprender en el sector agrícola es que te aseguras que, aunque te vaya mal, siempre puedes comer lo que cultivas. Conseguimos que un banco nos diese una línea de crédito de 100.000 euros para poder empezar a funcionar y convencimos a mis padres para que retrasaran la venta. Tardamos 5 años en empezar a no perder dinero. Tuvimos que vender como chatarra alguna maquinaria que tenía mi abuelo para pagar las primeras cuotas de ese crédito, pero fue el precio de aprender gran parte de lo que hoy sabemos. Fue nuestro máster y nuestra mejor decisión. Aprendimos de naranjos y a crear una página web donde poder vender nuestros productos directamente al consumidor final. A día de hoy, en El Carmen, además de cultivar naranjas, clementinas, limones, pomelos y caquis, también tenemos una huerta donde los meses de verano cosechamos tomates al aire libre. Todo se cultiva en ecológico. Para el riego utilizamos 3 pozos de agua, 2 funcionan con motores y el tercero con un molino de viento que hemos reparado. Utilizamos un sistema de riego por goteo y otro de riego por aspersión que en verano utilizamos los días de viento cálido de poniente y en invierno los días de mucho frío para evitar que se congele la cosecha. Filosofía de cultivo: en El Carmen no sólo nos preocupa desarrollar una agricultura ecológica sino también una agricultura que genere un impacto social positivo. Por eso, además de implementar la legislación de la Unión Europea sobre agricultura ecológica, implementamos un modelo que contempla el impacto social de nuestras actividades agronómicas y las condiciones de los trabajadores. Hoy somos 40 personas trabajando a tiempo completo: agricultores, ingenieros, apicultores, programadores, diseñadores...una buena mezcla de personas trabajando en un proyecto agrícola rentable y con capacidad de atraer talento. Si un día pasas por Valencia, estaremos encantados de enseñarte la finca y nuestra manera de vivir.
Información técnica
Dirección
Masía el Carmen, Valencia, ES
Altitud
100m
Equipo
16 mujeres y 24 hombres
Dimensión
50ha
Técnicas de cultivo
Sin pesticidas
Sistema de riego
Riego por goteo y otro de riego por aspersión
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.73.0_20221201_170906