Vino tinto de Bodega Ronsel do Sil

4,50 l/caja

Vino tinto de Bodega Ronsel do Sil

4,50 l/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 4.5l de vino tinto Vel’Uveyra mencia DOP Ribera Sacra
Variedad: Mencía
6 x Vel’Uveyra Mencia, Tinto, 2016, D.O Ribeira Sacra (0,75 litros, botella)
Variedad: mencía (85%), garnacha tintorera y mouratón
Cromatismo rojo violáceo característico de la mencía, en nariz se aprecian los aromas de sotobosque, las bayas silvestres, mora, zarza, flores secas de violetas y castiñeiros de la Ribeira Sacra
La entrada en boca es muy equilibrada, con notas balsámicas
Es un vino estructurado pero con gran frescura y taninos suaves y persistentes
Cultivo en conversión a agricultura ecológica desde 2018
Se puede acompañar tanto de un wok de verduras tiernas de temporada, como de carne de ave estofada o tartar de atún rojo
Recomendamos conservarlo a más de 10ºC y menos del 25ºC, resguardado de la luz directa, y consumirlo entre 16ºC y 18ºC
Este vino fue catado por catadores profesionales independientes y ha recibido la puntuación 91 (de 100), puedes consultar más info si pinchas en el sello "análisis adicionales"
Advertencia sobre bebidas alcohólicas
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
En conversión a Ecológico
seal icon
Zona despoblada
seal icon
BPA free
seal icon
Producto con raíces
seal icon
Farmer 360
seal icon
Vegano
seal icon
Sin pesticidas
seal icon
Cosecha analizada
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
seal icon
Análisis adicionales
María José Yravedra
En Ronsel do Sil somos una auténtica bodega familiar: yo, María José Yravedra, soy enóloga y arquitecta, la artesana, orfebre de los vinos, y junto a mi marido, el arquitecto Felipe Pérez-Somarriba, artífice del diseño de la bodega a partir de un lagar abandonado, dirijo este apasionante proyecto. Absorbí desde muy joven el amor por la cultura del vino gracias a mi padre, Gabriel Yravedra, presidente honorífico de la Organización Internacional del Vino, quien asesora a la bodega con su experiencia y conocimientos. Desde pequeña, en mi casa se elige primero el vino y luego el menú, en vez de al revés, y mantengo esa tradición cuando voy a un restaurante o cocino en casa. Otro recuerdo de infancia son las muchas comidas en mi casa de la Real Academia de Gastronomía, en las que mi madre se atrevía a cocinar originales menús y que me introdujeron al mundo de los sentidos que inspira la gastronomía. Más adelante escribí mi tesis doctoral sobre la arquitectura del vino y realicé un máster en viticultura, enología y legislación, en la Escuela de Ingenieros Agrónomos de Madrid. Autora de varios libros sobre arquitectura de bodegas, y conocedora de la arquitectura medieval de los monasterios benedictinos de la Ribeira Sacra, actualmente vivo ‘entre cepas’ en una casiña con viña cerca de la bodega, literal y metafóricamente, “al pie del Cañón”. Mis cuatro hijas se encargan del diseño de etiquetas y botellas, de la venta internacional y del enoturismo. A diario dirijo la planificación, organización y supervisión del trabajo del personal de Ronsel do Sil. Para ofrecer los mejores vinos, el control de calidad se basa en fundamentos de mínima intervención, mediante técnicas que permiten prácticas culturales de respeto medioambiental, tanto en el viñedo como en todo el proceso de elaboración en bodega. Sabemos que esa pasión que tenemos es el RONSEL, la "estela" de nuestros vinos que reivindican la pasión por la autenticidad y los valores de la naturaleza, que compartimos con CrowdFarming. Un equipo que valora los proyectos sinceros que invitan al consumidor a viajar en el tiempo a épocas medievales y a un espacio paisajístico que prima el respeto a la naturaleza en su *modus operandi*.
Bodega Ronsel do Sil
Ronsel do Sil significa "Estela del Sil" en gallego, y tiene ese nombre por la cercanía de la bodega a la orilla del río Sil. Las cepas de adopción están en nuestro viñedo más cercano al Sil donde reina el silencio, y la naturaleza se muestra exuberante, pues la Ribeira Sacra, es Bien de Interés Cultural (B.I.C.) y candidata a Patrimonio de la Humanidad. El área está protegida, y no permite nuevas construcciones no autorizadas que no se mimeticen con el entorno. Por ello, la arquitectura de la bodega se mimetiza en sus materiales con el paisaje de viñedos en bancales de piedra. La bodega forma parte de un paisaje natural e histórico-religioso, muy cercano a la ruta de invierno del Camino de Santiago, por el que se han compartido durante siglos tradiciones vitivinícolas con Europa. La bodega Ronsel do Sil se encuentra en una de las zonas más despobladas de Galicia. Desde el comienzo de nuestro proyecto hemos restaurado diferentes edificaciones de piedra, recuperando viñas abandonadas y creado nuevos puestos fijos de trabajo. Además, hemos atraído turismo a la zona, conformando una estructura sostenible de empleo unida al mantenimiento de un paisaje e historia único, que es candidatura a ser Patrimonio Mundial de la Unesco. Una de las particularidades de la Ribeira Sacra D.O. es la prohibición del riego artificial, por lo que las cepas se nutren exclusivamente del agua de la lluvia, las escorrentías subterráneas y los minerales del suelo. Esto hace que el cultivo sea sostenible, con un gran aprovechamiento energético, y que el trabajo de la bodega se mantenga siempre en balance con el ecosistema. Otra particularidad que genera esta viticultura es que las raíces de las cepas necesitan crecer a mucha profundidad, pudiendo llegar a los 10 metros, y absorben las características del suelo granítico que se reflejan en la copa, en una simbiosis total entre vino y terroir. Llevamos a cabo la práctica cultural ancestral de cavar las vides alrededor del tronco de la cepa para quitar la competencia de malas hierbas y el utilizar el tojo como elemento de cubrición del suelo como mulching para preservar la humedad del terreno y aporte natural de nutrientes. Estas condiciones naturales son tan expresivas y únicas que creemos en la mínima intervención tanto en viña como en bodega: no utilizamos pesticidas ni herbicidas, la vendimia es completamente manual, aumentamos el aprovechamiento energético a través de la gravedad durante la elaboración y nuestros vinos sólo utilizan en la fermentación las levaduras indígenas que trae la propia uva. En Ronsel do Sil llevamos a cabo una viticultura biodinámica, aunque aún no estamos certificados, con el máximo respeto por la naturaleza que nos rodea. Como no usamos herbicidas, crece la hierba fresca y el musgo en las calles de los viñedos, favoreciendo la presencia de insectos beneficiosos, atraídos también por los rosales que plantamos en los inicios de cada fila de viñas, que detectan rápidamente posibles enfermedades de forma natural. Una de las muestras de este respeto por el ecosistema es el importante número de artesanos de miel de la zona, con numerosas abejas que revolotean por nuestros viñedos y sus alrededores y que ayudan a polinizar el racimo en floración. Alrededor de nuestros viñedos crecen de forma espontánea castaños, tojos, bayas silvestres y plantas aromáticas, y campan a sus anchas conejos, corzos, ciervos… Primamos la calidad de la uva por encima de los rendimientos y se realizan podas en verde y selecciones en la cepa para asegurar la máxima calidad. Cultivamos siempre y exclusivamente variedades autóctonas dentro de la DO, que respetan el equilibrado ecosistema de la zona; algunas de nuestras cepas son prefiloxéricas y están en peligro de extinción. En la Ribeira Sacra no se realizan proyectos invasivos que cambien la distribución de viñedos muy antiguos. Por ello, nuestros viñedos están distribuidos de forma asimétrica, desigual y natural por las subzonas de Bibei y del Sil. Esto genera otra dificultad en esta Viticultura Heroica: la exposición al sol de cada viñedo es distinta y cada una de las 19 variedades tiene ciclos de maduración diferentes, por lo que nuestros controles de maduración tienen que ser constantes y exhaustivos. La vendimia la realizamos diferenciando absolutamente todas las variedades y por ello esta es una de las vendimias más largas del mundo, pudiendo llegar a durar casi dos meses. Nuestro equipo de trabajo lo forman profesionales especializados en todas las labores de viticultura y el proceso de elaboración y cuidado de las instalaciones de la bodega. Durante todo el año y desde hace años, Raúl, Borja y Martín, trabajan contratados con nosotros desarrollando en las diferentes estaciones las labores del viñedo: empleo de compost natural que hacemos nosotros mismos para la fertilización; actuaciones de restauración y mantenimiento de los muros de piedra y estacas de madera para la conducción del viñedo. Poda respetuosa, gestión y laboreo sostenible del suelo, mediante alpacas de tojo extendido que permiten cubrir el suelo para evitar los indeseables herbicidas. Espergura, limpieza y cosecha en verde, para disminuir los rendimientos de la vendimia y elevar la calidad en la maduración fenólica de las uvas restantes. El personal contratado durante la vendimia, como vendimiadores, porteadores y personal de apoyo para vinificación en bodega, cuando el pico del trabajo anual es mayor, proviene de familias locales que han absorbido desde muy jóvenes el amor por la tierra y los conocimientos necesarios para las particularidades de esta Viticultura Heroica. Muchos de ellos forman cuadrillas de vendimiadores desde hace muchos años y tienen una larga experiencia trabajando en equipo. Cuando las jornadas de trabajo son más duras, el día se planea para que los empleados trabajen en las horas de menos calor. Todo ello mediante el control de calidad de la Denominación de Origen Ribeira Sacra y la Consellería de Sanidad y Medio Rural del Gobierno de la Xunta de Galicia. Valoramos enormemente su conocimiento, por lo que nuestros empleados están dados de alta en la Seguridad Social española y reciben un sueldo acorde al trabajo que realizan y superior al salario mínimo interprofesional. Los trabajadores empiezan muy temprano su jornada, al amanecer, y terminan al comienzo de la tarde, para que puedan pasar tiempo con sus familias y cuidar sus propias tierras. Una de las dificultades añadidas a la difícil orografía que caracteriza a esta vendimia heroica es que la Denominación de Origen obliga a recoger las 19 variedades de uva reconocidas por separado, aunque pueden estar mezcladas en los viñedos. Como se vendimia cada uva por separado son necesarios grandes conocimientos para diferenciar los racimos, algo que las familias locales inculcan de generación en generación, lo que hace que la mano de obra provenga práctica y exclusivamente de las aldeas de la zona. Para los trabajos de selección de la uva en bodega se prefiere emplear personal femenino por el cuidado con el que seleccionan la uva. En Ronsel do Sil tenemos mucha suerte de contar con una gran familia que sabe combinar la tradición, la cultura vitivinícola y el trabajo en equipo. Tras la recogida de la uva Mencía, esta se lleva a la bodega, donde se selecciona cuidadosamente y luego realiza una maceración prefermentativa a baja temperatura (10ºC). Utilizamos el “delestage'' como método de extracción, el cual permite la oxigenación del mosto y suaviza la astringencia de los taninos. El diseño de la bodega aprovecha la gravedad del terreno para reducir el uso de bombas, disminuyendo el consumo energético. La fermentación se lleva a cabo en fudre de roble francés de 5.000 L a una temperatura de entre 20º y 22ºC, controlada por placas de frío en el interior de los depósitos, y siempre con levaduras indígenas de la propia uva. Después se continúa con la fermentación maloláctica, tras la cual el mosto, ya convertido en vino, comienza la crianza, también en fudre de roble, durante 8 meses hasta el momento del clarificado con bentonita (producto vegano) y filtrado. El embotellado se realiza entre los meses de Junio y Julio, tras el cual las botellas reposan antes de su comercialización. Cuidamos mucho el embotellado y empleamos corcho certificado 100% natural. La variedad Mencía, aunque de crianzas cortas, tiene una evolución espectacular en botella de varios años, que ensalza los aromas y provee de gran balance al vino. En Ronsel do Sil utilizamos botellas de vidrio reciclado y reciclamos los restos de vidrio que resultan del enoturismo. Prácticamente no se generan residuos de la producción de vino en Ronsel do Sil, pues los restos de poda y raspón se reutilizan como compost en nuestras viñas y lo que queda de hollejo se vende a artesanos locales que producen aguardiente. Además, las grandes pendientes de las laderas, que pueden llegar al 100%, no permiten la utilización de maquinaria, por lo que la vendimia es exclusivamente manual y la contaminación es del 0%.
Información técnica
Dirección
Bodega Ronsel do Sil, Parada de Sil, ES
Altitud
400m
Equipo
5 mujeres y 4 hombres
Dimensión
10 ha
Técnicas de cultivo
Agricultura en conversión a ecológica
Sistema de riego
Secano
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.73.0_20221201_170906