Vino tinto Garnacha de la Bodega Mustiguillo

4,50 l/caja

Vino tinto Garnacha de la Bodega Mustiguillo
Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 4.5l de vino tinto ecológico La Garnacha de Mustiguillo DOP El Terrerazo
Variedad: Garnacha
6 x vino tinto ecológico de La Garnacha de Mustiguillo (75 cl. botella): Se trata de un vino de color rojo picota con una entrada delicada, elegante y fresca por su acidez; destacan aromas florales y de fruta roja
Puedes tomarlo con arroces de montaña o guisos suaves y pescados grasos
Vendimia manual, crianza 10 meses en barricas de roble francés
Es un vino que se puede tomar ahora o en los próximos 5 años: mantén las botellas en disposición horizontal siempre que puedas y busca un lugar que goce de temperatura relativamente estable
Este vino fue catado por catadores profesionales independientes y ha recibido la puntuación 91 (de 100), puedes consultar más info si pinchas en el sello "análisis adicionales"
Advertencia sobre bebidas alcohólicas
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Farmer con experiencia
seal icon
Farmer 360
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Pequeña explotación
seal icon
Acepta visitas
seal icon
Análisis adicionales
Antonio Sarrión Martínez
En 1972 mi familia compró la Finca El Terrerazo. Durante décadas no pasó de ser una finca de recreo y de explotación agrícola y ganadera de modo extensivo. Pasé buena parte de mi niñez y adolescencia bajo la influencia de ese paisaje. Durante un tiempo me separé de él. Como tantos hijos del Altiplano de Utiel y Requena estudié fuera Dirección y Administración de Empresas, trabajé durante algunos años en distintos sectores, entre ellos banca, porcelana de mesa y, con mi padre, en la construcción de obras públicas. Como suele decirse, me convertí en una persona seria hasta que un día decidí romper con un camino que no sentía como mío. Para mí, la mayoría de las cosas son muy sencillas. No requieren grandes metafísicas para explicarse por sí mismas. El hombre siempre ha sentido la necesidad de dejar huella. Un cierto rastro de su paso. Y no hay huellas más profundas y duraderas que las dejadas en la tierra. Porque son un rastro que pueden seguir otros. Y eso dota de un profundo sentido a la vida. Un legado. Y ese fue el camino que decidí emprender a mediados de los noventa. Regresar a mi Requena natal y comenzar a estudiar Enología y Viticultura. A la par, visité las zonas vitivinícolas más importantes del mundo y me empapé de conocimiento, observando con sorpresa que los grandes vinos se hacen con la uva local. Con la autóctona de cada región. Y supe entonces que allí estaba el secreto. Y lo tenía al alcance de las manos. Pero no iba a resultar un camino fácil. Ante la perplejidad de la comunidad, decidí introducir una serie de ideas inauditas, revolucionarias en la viticultura de la comarca; como, por ejemplo, encargar un mapa de suelos; o emplear cubiertas vegetales para restablecer los equilibrios naturales de éstos. Sin olvidar que obvio la cantidad de kilos por hectárea para centrarme en la de superficie foliar de cada viñedo. Como si una sola cepa fuera una parcela entera. Implanté la vendimia en verde para regular y seleccionar los racimos, llegando en las primeras añadas a marcar personalmente, todos aquellos racimos que irían a nuestros vinos. Pero aún fui más allá. Decidí embarcarme en una aventura incierta como pocas, no era para convertir a Mustiguillo en una bodega pujante del Altiplano, sino para convertirla en la bodega de relevancia. Un camino que emprendí, porque no podía ser de otra manera, en solitario y a contracorriente. Porque a mediados de los noventa pocos o ninguno creían en una uva considerada anónima. Al principio el camino estuvo lleno de dudas y vacilaciones. A punto estuve de tirar la toalla. Tardé 4 años en sacar el primer vino al mercado, ante la desesperación e incredulidad de mi círculo más cercano. Hasta que se produjo un pequeño milagro. Un milagro hecho de amor propio, azar, talento y mucho esfuerzo. Logré la añada que andaba buscando. Y, sobre todo, logré venderla a un experto distribuidor norteamericano y a un suizo a partes iguales, al precio que justificaba todo el esfuerzo invertido hasta la fecha: corría el año 2003 cuando vendió la botella del primer Quincha Corral. A partir de ahí la historia continúa para Bodega Mustiguillo. La añada del 2000 fue el inicio comercial de Mustiguillo con dos vinos: Quincha Corral y Finca Terrerazo. En 2003, Bodegas Mustiguillo obtiene la I.G.P Vino de la Tierra El Terrerazo. Primera finca de España en obtener una Indicación Geográfica Protegida dentro de una Denominación de Origen. Y en 2004, el crítico Robert Parker puntúa con 95 puntos, su Quincha Corral 2001. Nunca antes un vino de Bobal había obtenido una puntuación tan alta. En 2007 obtuvimos la certificación de vino y cultivo ecológico del CAE. En 2010 Mustiguillo alcanza el horizonte ansiado: lograr que el marco geográfico sea considerado único y singular por ubicación, altitud, tipos de suelo, clima, orientación y su derredor, a fin de cuentas, naturaleza, como una Denominación de Origen Protegida, D.O.P El Terrerazo, primer vino de pago del Mediterráneo. Unos pasos llenos de pasión, dedicación, compromiso y a la vez, de sencillez personal, que ha llevado a los vinos de Mustiguillo a estar en las cartas de los mejores restaurantes del mundo. ¿Cómo ha sido posible? Con trabajo. Mucho trabajo. Pero con un trabajo hecho bajo unos parámetros; la viticultura vivida como vocación, una vocación cimentada en el conocimiento, que le ha valido tener un gran reconocimiento y prestigio, dentro del sector, tanto por mis compañeros enólogos y sumillers, como para la crítica especializada. Nuestro día a día cambia un poco dependiendo de la época del año en la que nos encontremos. Estamos muy expuestos en ese sentido a las condiciones climáticas. Pero lo que intentamos es planificar lo máximo posible y estar muy pendientes de la vid, realizamos agricultura de prevención y precisión y para ciertos trabajos como la poda, esporga o vendimia en verde, tenemos en cuenta las lunas por lo que tener un calendario definido es primordial para poder aprovechar al máximo los recursos de los que disponemos. Desde el principio nos encantó la idea de entrar en CrowdFarming, pensamos que tenemos una forma muy similar de entender los cultivos y la forma de trabajar. Aporta valor a los agricultores y a los consumidores. Es una forma de poder contar y trasmitir al consumidor final nuestro proyecto y nuestras inquietudes. Cómo trabajamos, con el mínimo de agua posible, creando vida en el suelo, nuestra filosofía de cero plástico… De esta manera sabemos que hay una comunicación directa entre nosotros y el consumidor.
Bodega Mustiguillo
Mustiguillo es una bodega familiar situada en el altiplano valenciano en la finca El Terrerazo, un pago único de 87 ha en el término municipal de Utiel. Ocupada en casi dos tercios de su cultivo por la variedad Bobal, es la cuna de la propia bodega donde se alzan sus cimientos y su trabajo. El viñedo se encuentra a más de 800 metros de altitud, a 100 km del mar, al noroeste del Mediterráneo. El Terrerazo descansa sobre una costra de origen Dolomítico de unos 60 a 110 cm de espesor, que desciende desde Sierra Negrete hasta el río Magro. Su textura ligeramente arenosa, muy porosa, la hace ideal para el drenaje, pero es muy susceptible a la erosión. El suelo es franco-arenoso sobre costra caliza que desciende de la montaña y marcan fuertemente el carácter de nuestros vinos. En Mustiguillo somos curiosos e inquietos, nos gusta rescatar viñedos viejos, experimentar con nuevas prácticas de cultivo y con nuevas formas de elaborar vinos. Decidimos cambiar el uso tradicional de nuestras variedades y tras un largo estudio en el viñedo y bodega hemos visto que los rendimientos bajos con nuestras prácticas de cultivo ecológicas son lo más apropiado para conseguir una calidad óptima. En este proyecto trabajan varias personas. Es un equipo joven pero que llevan en la bodega desde prácticamente los inicios (entre 2005 y 2010). La mayor parte son fijos, con sueldos por encima del convenio, además tenemos facilidad a la hora de conciliar y poder disfrutar también de nuestras familias, flexibilidad horaria…Durante la campaña de vendimia debido a incremento del trabajo sí que contratamos trabajadores eventuales (3-4 personas). Suelen ser gente de la zona. El equipo está formado por María Rodriguez que es nuestra Ingeniera y directora técnica de agricultura. Lleva en el proyecto desde 2005, ella es la encargada de organizar, dar prioridad a los trabajos más importantes y también de la gestión de la documentación (para la certificación de ecológico, gestión de parcelas y del personal de la finca). Fernando es nuestro encargado de agricultura, la mano derecha de María. Se encarga principalmente del control de calidad de las parcelas, de que los distintos trabajos en la vid se realicen bien. También hay algunos capataces que se encargan de gestionar a la cuadrilla y de realizar las distintas tareas del campo. Son gente con experiencia y que sienten pasión por el campo. Y un pequeño equipo de jornaleros, que son la base y quien hace todos los trabajos con el máximo respeto por el entorno. La filosofía de trabajo de la bodega se caracteriza por practicar una viticultura 100% ecológica, consciente del valor que tiene conservar la flora y fauna del entorno. El abonado es 100% orgánico, usamos estiércol enterrado con triturados de poda. Realizamos distintos tratamientos del suelo como laboreo en calles alternas con cubiertas vegetales. Las cubiertas son mixtas (espontánea mezclada con semillas de festuca, bromus y veza) y se definen en función de la parcela, variedad, tipo de vino y pluviometría invernal. Se controlan con una o dos siegas en función de los años, de esta manera evitamos la erosión, se crea vida en el suelo y se controla el vigor de la cepa. Decidimos apostar por la recuperación de las variedades autóctonas. Uvas que transmiten la esencia del suelo, del clima y de las gentes de El Terrerazo. Combina viñedos viejos de en vaso y estricto secano, con las más modernas técnicas de cultivo, buscando el equilibrio entre clima planta y suelo. A veces tenemos la sensación de que el viñedo sabe que lo observamos con frecuencia.
Información técnica
Dirección
Bodega Mustiguillo, Utiel, ES
Altitud
800m
Dimensión
87ha
Equipo
3 mujeres y 3 hombres
Técnicas de cultivo
Viticultura tradicional en secano estricto con labranzas
Sistema de riego
Lluvia
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
vs: 0.26.0