Clementinas ecológicas de Barranc de Llop

5,00 kg/caja

Clementinas ecológicas de Barranc de Llop

5,00 kg/caja

Compra directamente al productor. Sin intermediarios.
Cosecha limitada y de temporada.
El Farmer no envía (de momento) al país seleccionado:  Estados Unidos
Especificaciones
Contenido de la caja: 1 caja contiene 5kg de clementinas ecológicas
Variedad: Clemenules, oronules, esval
Oronules: pequeñas, de color anaranjado-rozijo, con pocas semillas y de piel blanda, fáciles de pelar; su sabor es equilibrado, entre dulce y ácido; tienen gran cantidad de zumo, y sus gajos son jugosos
Esbal: de tamaño mediano y color naranja intenso, sin apenas semillas y fáciles de pelar; contenido en zumo elevado, y sabor equilibrado entre ácidos y azúcares
Clemenules (noviembre-enero): de tamaño mediano, fáciles de pelar y generalmente sin semillas (algunos frutos pueden contener algunas semillas debido a la polinización cruzada entre árboles y variedades). Sabor dulce, textura agradable y alto contenido en zumo
Cultivo ecológico certificado por el sello europeo de Agricultura Ecológica desde 2021
Recolección bajo pedido, enviadas sin cera ni tratamientos de conservación de la piel, en una caja de cartón sin plásticos
Nuestros árboles no son una fábrica de tornillos: cada fruto es único en aspecto y tamaño
1 kg contiene entre 8 y 10 piezas
Conservándolas en un lugar fresco y aireado te pueden aguantar 2 semanas en buenas condiciones (si quieres que te aguanten más, puedes guardarlas en la nevera)
seal icon
Guardián del medioambiente
seal icon
Sin plásticos
seal icon
Ecológico
seal icon
Joven Farmer
seal icon
Farm familiar
seal icon
Acepta visitas
Arantza Torres Sánchez
Me llamo Arantza Torres, tengo 21 años y me encantan las mandarinas. Soy la mayor de 3 hermanos, y somos la cuarta generación cultivándolas. “El Barranc” dio su primera cosecha en el 2000, el mismo año que yo nací, quizás por eso siento la finca como parte de mí. Guardo un gran recuerdo de cuando íbamos toda la familia a la finca a pasar los fines de semana. Comíamos tantas mandarinas que ya no nos cabía la paella! Luego tocaba siesta a la sombra de los mandarinos, si te dejaba el perro claro. He crecido con la finca, plantando, podando y regando. He vivido en casa el tomar la difícil decisión de cambiar de variedad por habernos equivocado y la alegría de ver como iban funcionando las cosas. He aprendido a sufrir con las inclemencias del tiempo, con las lluvias y granizos; y a disfrutar de sus bondades con el sol que anima a las flores a desplegar su impresionante aroma a azahar. Contamos con una tradición familiar dedicada a la agricultura. Mi padre siempre ha estado involucrado en este sector y me lo ha ido transmitiendo con el paso de los años. Después de años siguiendo un método tradicional he conseguido convencerle para que apostemos por la agricultura ecológica. Durante mi estancia como universitaria en Reino Unido me dediqué a visitar y a estudiar los supermercados y pude comprobar en primera persona que nuestros productos no se valoraban como es debido, lo que me impulsó, durante mi carrera de emprendimiento, a soñar con diferentes modelos de negocio que impulsaran un cambio en este sector. Al regresar a Valencia decidí implementar lo que había aprendido y comenzar poco a poco con un cambio en nuestra empresa familiar. Fue entonces cuando escuché sobre CrowdFarming, lo estudié y me encantó. Era justo lo que buscábamos: algo innovador y cercano al mismo tiempo. Este proyecto nos va a permitir interactuar con nuestros CrowdFarmers eliminando intermediarios, y obteniendo un reconocimiento y una fidelización si de verdad lo hacemos bien. El concepto de CrowdFarming es muy innovador, y creemos que es necesario a la hora de comercializar los cultivos. Con este proyecto se reducen los intermediarios y hay un reconocimiento a la labor del agricultor, dando al cliente la posibilidad de elegir y conocer a éste. Todo esto hace que la calidad de la fruta sea incomparable a lo que puedes encontrar en los supermercados.
Barranc de Llop
Nuestro proyecto se llama Barranc del Llop (Barranco del lobo en valenciano) porque es el nombre de una de nuestras fincas favoritas. Recibe el nombre del barranco que transcurre junto a la finca. Está situada en el municipio de Antella en la provincia de Valencia, muy cerca del Río Júcar, en el pequeño valle formado por el barranco. Nunca hemos visto lobos pero sí tenemos muchas cabras montesas salvajes que en ocasiones se encargan de podar los mandarinos. Lo nuestro son los cítricos y tenemos varias fincas en distintos puntos de la Comunidad Valenciana y Andalucía. Nos hemos especializado en mandarinos de las variedades Orri y Tango, clementinos de las variedades Clemenules, Esbal y Oronules, y naranjas de la variedad Navelina. Barranc del Llop tiene una superficie de 12,81 ha. La tierra está dividida en diferentes terrazas y sectores, ubicados a diferentes alturas, con una ubicación extraordinaria, rodeada de monte con pasto arbustivo, lleno de plantas de romero, adelfas, árboles y otras especies vegetales autóctonas. La finca está muy cerca del cauce del Río Júcar, convirtiendo nuestra cuenca hidrográfica en un área de gran interés ecológico. Compramos la finca en 1997, y terminamos de plantarla completamente en el año 2000. Cabe destacar que en la finca contamos con una superficie de bosque sin explotar, lo que establece un balance entre naturaleza y cultivo citrícola. Durante nuestra trayectoria, esta finca ha estado en constante evolución hasta la conversión a ecológico que comenzamos en 2018. Contamos con 25 años de experiencia en la agricultura, por lo que esta finca es una representación de nuestro progreso como empresa. El agua de la finca procede de un pozo en la finca, registrado en la Confederación Hidrográfica del Júcar, en donde tenemos nuestra bomba hidráulica que suministra el agua. El sistema de riego utilizado en la finca es el del riego a goteo, dividida la finca en varios sectores de riego según la variedad. Tenemos instalado un sistema con sondas de humedad en el suelo conectados a la nube. Este sistema informatizado nos permite monitorizar la humedad del suelo y las necesidades de agua de los árboles para aumentar la eficiencia del agua y poder regar en el momento justo. Contamos con la certificación SPRING dentro de las certificaciones GLOBAL GAP. Esta certificación nos ayuda a demostrar nuestro compromiso con la gestión sostenible del agua. Nos evalúa con un gran número de criterios que van desde la conformidad legal de nuestras fuentes de agua, el seguimiento del consumo y la mejora continua de la gestión del agua. El manejo agrario de los árboles sigue las prácticas de agricultura ecológica según su normativa europea. La finca comenzó el proceso de conversión el 16 de junio de 2018. Aparte de utilizar sólo fertilizantes e insumos con certificado ecológico, gestionamos las hierbas adventicias de manera sostenible. Por medio de siegas controlamos su expansión, y así también nos sirven de refugio y alimento para los insectos beneficiosos. A parte de estar rodeados de monte, con especies de plantas que nos ayudan a conservar a los enemigos naturales, contamos con una superficie de 3.800 metros cuadrados de superficie sin cultivar entre las diferentes parcelas. Esta superficie nos permite mantener una flora refugio para los insectos beneficiosos. Para este proyecto contamos con 12 personas dedicadas tanto a la producción como a la gestión del mismo. Nuestro equipo de gestión lleva menos de un año desde su incorporación, mientras que nuestro encargado de la finca lleva 7 años con nosotros, y el resto personal dedicado a la producción cuenta con una amplia experiencia. Los trabajadores habituales del Barranc del Llop son locales, sin embargo, en épocas de más trabajo, contamos con la ayuda de una cuadrilla de Mali que lleva trabajando con nosotros 12 años. Además, contamos con la certificación Ecovalia, que reconoce nuestras prácticas responsables en materia de horarios, condiciones laborales, seguridad social, salarios, etc. Estamos muy comprometidos con la adecuada gestión de todo residuo generado por nuestra actividad. Los residuos orgánicos procedentes de los restos de poda y del manejo del cultivo, se trituran en las calles de los árboles, para aprovechar los nutrientes minerales y aumentar la materia orgánica. Los generados con los envases de fertilizantes y los tratamientos, son gestionados por medio del sistema SIGFITO de gestión de embalajes. La calidad de nuestra fruta viene determinada por su sabor y valor nutricional. Recolectamos directamente la fruta del árbol, variando el tamaño de la fruta de forma natural. Seleccionamos la que no presenta problemas de hongos o golpes fuertes que puedan comprometer su sabor e inocuidad alimentaria. Pequeños desperfectos por golpes o plagas, se consideran aceptables, es más, lo vemos cómo otro sello de calidad al demostrar nuestro compromiso con el manejo sostenible del ecosistema y con la reducción del despilfarro alimentario.
Información técnica
Dirección
Barranc de Llop, Antella, ES
Altitud
105 m
Equipo
3 mujeres y 9 hombres
Dimensión
3,61ha
Técnicas de cultivo
Agricultura ecológica
Sistema de riego
Riego por goteo
Preguntas frecuentes
¿Qué impacto genera mi compra?
¿Cómo viaja mi pedido?
¿Qué garantía de compra tengo?
¿Qué beneficios obtengo de comprar directamente del agricultor?
version: 0.73.0_20221201_170906