aceite de oliva virgen extra ecológico
Al Alma del Olivo
Estamos fuera de temporada.

El proyecto

Adopta {publicVariety} de la finca "{farmName}" en {cityfarm} ({countryFarm}) y recibe tu cosecha a domicilio en forma de {production}. La Farmer {farmerName} cuidará de tu adopción y le sacará una foto. También podrás descargarte un certificado de adopción y, si quieres, planificar una visita a la finca. No hay compromiso de permanencia: una vez que recibas el producto y si te gusta la experiencia, podrás decidir si renuevas tu adopción.

El proyecto

Adopta {publicVariety} de la finca "{farmName}" en {cityfarm} ({countryFarm}) y recibe tu cosecha a domicilio en forma de {production}. La Farmer {farmerName} cuidará de tu adopción y le sacará una foto. También podrás descargarte un certificado de adopción y, si quieres, planificar una visita a la finca. No hay compromiso de permanencia: una vez que recibas el producto y si te gusta la experiencia, podrás decidir si renuevas tu adopción.

¿Qué adoptas?
Adoptas {publicVariety} que cultivamos bajo la normativa de Agricultura Ecológica de la Unión Europea desde 2007. Durante el proceso de compra podrás elegir el nombre con el que identificaremos tu {variety}. En la finca tenemos olivos de 3 variedades: picual hojiblanca y cornicabra, que forma parte de la denominación de origen Montes de Toledo, una variedad autóctona de la zona. La hojiblanca y picual son más típicas del sur de España pero debido a las condiciones climáticas de la finca nos pareció que podrían adaptarse bien y así ha sido. Al tener tres variedades diferentes que maduran de forma escalonada, la polinización de los árboles mejora. La recolección es mecanizada y diurna. Todo lo que se recolecta durante el día es elaborado inmediatamente después. Somos una finca familiar, con un olivar ecológico desde el 2007 y con un proyecto de biodiversidad de flora y fauna avalado por la fundación Global Nature. Todo el aceite que elaboramos en la almazara procede de las aceitunas que da nuestro propio olivar, situándose ambos en la finca. Nuestra variedad autóctona es la cornicabra, variedad certificada por la DOP montes de Toledo y con la que hemos recibido durante los últimos años el premio al MEJOR CORNICABRA ECOLÓGICO DOP MONTES DE TOLEDO (año 2019, 2018 y 2017). También hemos recibido reconocimientos por otras variedades como por ejemplo, Guía Evooleum en 2020 por la variedad Hojiblanca, en el año 2017 por la variedad Picual. Esta guía recoge los 100 mejores AOVEs del mundo. La vida productiva de {publicVariety} es de unos 100 años. Mientras tú quieras y nosotros podamos seguir cuidándolo, podrás renovar tu adopción año tras año. Si tu {variety} muere, te lo repondremos sin ningún coste adicional y asegurándote el envío de cosecha de los otros árboles. Un {variety} produce una media de {masterUnitsMax}kg cada temporada.
¿Qué recibes?
Cada temporada te enviaremos una caja con: 1 x __Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico de la variedad Picual__ (lata de 2,5 litros) Un aceite intenso, que pica y amarga y presenta unos aromas muy intensos donde predomina el sabor a tomate, a hierba fresca, a manzana. 1 x __Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico de la variedad Cornicabra__ (lata de 2,5 litros) El aceite que procede de la variedad cornicabra es más amargo que picante. Es intenso tanto en sabor como en aromas, siendo los más característicos son el aroma a plátano, a hierba, a campo o a higuera . 1 x __Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico de la variedad Hojiblanca__ (lata de 2,5 litros) Y por último el aceite que procede de la variedad hojiblanca es más suave y menos intenso, pica y amarga menos que los demás, es más dulce pero tiene unos aromas típicos del campo. Huele a hierbabuena, a romero, a tomillo, a plantas silvestres . Las características de los tres aceites son completamente diferentes tanto en aromas como en sabor. Esta diferencia de sabor, no solo se debe a la variedad de aceituna sino también se debe al proceso de elaboración temprano y en el mismo día de la recolección, realizado en el mes de octubre y principios de noviembre, con una extracción en frío por debajo de los 20 grados. De esta manera aseguramos que todos los aromas presentes en la aceituna los conservamos en el aceite. La forma de conservar el aceite es en un recipiente oscuro para que no le de la luz y tenerlo alejado del calor, que son los dos enemigos del aceite.
¿Cuándo lo recibes?
Más abajo puedes ver la fecha límite para poder participar en este proyecto (fecha límite de adopción). A partir de esta fecha el Farmer empezará a preparar los pedidos de las cajas que debe enviar. Durante el proceso de compra podrás elegir una de las fechas que el Farmer propone para recibir tu caja. La temporada de recolección de aceituna y de elaboración de aceite es entre Octubre y Diciembre . La recolección del fruto destinado a la elaboración de los aceites de alta gama, que recibirás con esta adopción, comienza en el mes de octubre y finaliza a mediados de noviembre. La variedad más temprana es la Picual. Continuamos con Hojiblanca y por último recogemos la Cornicabra. Desde mediados de noviembre a mediados de enero molturaremos la aceituna, elaboraremos tu aceite y prepararemos tu caja.
¿Por qué adoptar?
* Conoce quién, cómo y dónde se producen tus alimentos. Adquiere tus alimentos de forma consciente. * Compra directamente al productor. Ayuda a generar mayor riqueza y mejores trabajos en entornos rurales. * Planíficate y permite que el Farmer cultive bajo demanda. Así conseguiremos evitar el desperdicio de comida que se cultiva sin que tenga venta. * Premia a los Farmers que se esfuerzan por un packaging y unas prácticas de cultivo que respetan el medio ambiente.

¿Cómo funciona?

Conoce a los Farmers

Conoce a los Farmers

Adopta y planifica tu cosecha

Adopta y planifica tu cosecha

Deja trabajar al Farmer y a la naturaleza

Deja trabajar al Farmer y a la naturaleza

Recibe la cosecha a domicilio

Recibe la cosecha a domicilio

Clara Madrid Gil
Nosotros no contamos con generaciones que respaldan nuestra historia, pero esto no ha sido un impedimento para llevar a cabo un sueño. En el año 2006 comienza nuestro camino en el sector del olivar. Mi padre, Tomás Madrid, realizó una plantación de 200 ha de olivar. Por aquella época, yo Clara Madrid, trabajaba como farmacéutica titular y los fines de semana los empleaba en ayudar a mi padre en la finca. Poco a poco me di cuenta que aquel era mi sitio, que estaba hecho para mí, así que dejé mi trabajo y me dediqué por completo a la finca. Le sugerí a mi padre cambiar el enfoque de la finca. Pasar de una agricultura tradicional a una agricultura sostenible, ecológica, comprometida con el medio ambiente y con la fauna y flora autóctona. Ese planteamiento chocó con su idea inicial y con las ideas de la zona rural, lo que conllevó su rechazo. Sin embargo, tras escuchar mis argumentos, se dio cuenta de que teníamos que intentarlo. Desde ese momento obtuve todo su apoyo. Empezamos por la agricultura ecológica. Una vez asentada dimos un paso más allá participando en un proyecto europeo de la mano de Global Nature, que supone impulsar una serie de medidas para promover la biodiversidad de la flora y la fauna como son por ejemplo charcas naturales para los animales, siembra de cereal, majanos de piedras, cubierta vegetal, plantas aromáticas para los polinizadores y otras medidas. El siguiente paso es dar a conocer nuestro proyecto y que puedan participar de él todos aquellos que comparten nuestra preocupación con el medio ambiente y, como contraprestación beneficiarse de un alimento libre de pesticidas y residuos. Queremos que lo que recibas sea 100% zumo de aceituna, nada más. Soy una mujer joven, emprendedora y totalmente volcada en mi proyecto, que para mí es el más bonito del mundo. No es fácil como mujer estar al frente de una empresa rural, en un sector donde predominan el hombre y las tradiciones, pero gracias al apoyo de mi padre puedo llevar a cabo mis nuevos proyectos. Bajo mi punto de vista, mi profesión debe evolucionar, estando cada vez más cualificada, formada y convirtiéndose en una aliada de la tecnología, siempre poniendo como objetivo la sostenibilidad del campo. La presencia de la mujer en este sector es cada vez más notable, sobre todo en puestos de alta responsabilidad, aportando nuevas ideas y una visión diferente en un sector donde ha prevalecido tradicionalmente el criterio masculino.
Clara Madrid Gil

"Ser Farmer significa para mi, poder relacionarme con personas que comparten mi mismo compromiso, ofreciéndoles un producto respaldado por un proyecto medio ambiental de sostenibilidad y de biodiversidad y acercarme al consumidor final sin intermediarios. "

Al Alma del Olivo
Al Alma del Olivo
La finca El Torrao se encuentra situada en el municipio de la Guardia, provincia de Toledo. El año 2006 es el punto de partida de este proyecto familiar con una superficie de 400 ha de las cuales 200 ha se dejaron de monte bajo con su vegetación autóctona (tipo retamas, tomillo, romero) entremezcladas con otras 200 ha que se plantaron de olivar. El origen de la finca empieza con la compra de muchas parcelas pequeñas para luego unificarla bajo una misma linde. En aquella época, esas tierras pequeñas de los agricultores eran tierras de labor y muchas de ellas estaban abandonadas debido a su lejanía con el pueblo, así que decidimos recuperarlas y ponerlas en producción. El olivar es joven, con un marco tradicional de 8x8, de plantación nueva, de un pie. Actualmente tiene 35000 olivos de 3 variedades, Cornicabra Picual y Hojiblanca, siendo toda la plantación ecológica. La variedad Cornicabra forma parte de la denominación de origen Montes de Toledo. La finca se complementa con la siembra de distintos cereales con el único interés de alimentar tanto a los conejos y liebres como a las perdices que viven allí. La almazara se inauguró en el año 2016. Antes de su puesta en marcha, llevábamos la aceituna a la cooperativa del pueblo. Como no éramos capaces de que separaran nuestro aceite del resto y lo elaboraran en la fecha adecuada para nosotros, decidimos crear la nuestra propia almazara con unas instalaciones que cuentan con patio de almazara, zona de elaboración, envasado y zona de almacenamiento, donde se elabora aceite de oliva virgen extra ecológico. Así hemos conseguido cerrar el círculo, dar trabajo a la población local y no externalizar ninguna labor. Estamos en una zona rural, que vive de la agricultura en la mayoría de los casos, una zona rodeada de olivares tradicionales que cada vez son menos productivos. La población está muy envejecida y los jóvenes buscan trabajo en la ciudad con condiciones laborales más cómodas lo que está provocando el abandono del campo. Con nuestro proyecto ofrecemos puestos de trabajo tanto estables como temporales para ayudar a la economía local. El agua de la finca procede de pozos artesianos y tradicionales que existían en la finca. Son pozos de poca profundidad pero con un brocal muy ancho. El sistema de riego es localizado, por goteo, y a cada árbol se le da el agua en función de las precipitaciones que cada año tenemos en la finca. Por tanto, la falta de agua se compensa con un riego de apoyo que cada año es diferente. Para mejorar este sistema se ha implantado un huerto solar, reduciendo al mínimo el consumo de energía eléctrica y aprovechando al máximo la energía procedente del sol. Siempre hemos estado comprometidos con el medio ambiente y desde nuestros inicios en este mundo en 2007 apostamos por la agricultura ecológica. Todas las labores que realizamos van siempre con el objetivo de cuidar el medio ambiente, nuestro entorno y nuestra tierra. Desbrozamos la hierba e intentamos mantener una cubierta vegetal todo el año, favoreciendo el refugio de los animales. Hemos realizado siembras de diferentes tipos de flores de distintos colores en los bordes del olivar para atraer a diferentes insectos, ya que estos son nuestros aliados contra las plagas. Tenemos barreras naturales de retamas para protegernos de cultivos no ecológicos. Las charcas naturales con las que cuenta la finca, se convierten en verano en un oasis para los animales. Cuando empezamos en 2007, éramos 3 personas, y en el año 2016 con la inauguración de la almazara aumentamos la plantilla a 6, trabajando todos a jornada completa. El salario que reciben está por encima del convenio colectivo, con unas buenas condiciones laborales que incluyen un sistema de prevención de riesgos laborales, sistemas de calidad, ropa de trabajo adecuada, plus de transporte y una gratificación a final de temporada. En épocas de mucho trabajo, para que todas las labores del campo se realicen a tiempo, ampliamos el equipo y siempre contamos con personal local. Intentamos que sean siempre las mismas personas, dado que conocen la finca, el sistema de trabajo y la filosofía de la empresa. En relación a los residuos que se generan, todos son transformados y/o reutilizados dentro de la misma finca. Durante el proceso de poda, toda la leña obtenida se utiliza para las chimeneas que se encuentran en la finca. El resto lo picamos y lo incorporamos a la cubierta vegetal, de manera que de forma natural enriquecemos el suelo. Durante la elaboración del aceite, en un principio las hojas que salían del proceso se las llevábamos a un ganadero local para que comieran sus ovejas. Con el agua que se obtenía del proceso, regábamos los frutales de la finca y el orujo lo vendíamos a la extractora de orujo para que obtuvieran aceite de orujo. No obstante, ahora hemos desarrollado un proyecto de compostaje donde compostamos las hojas, junto con el agua del proceso y el orujo, obteniendo compost que utilizamos como abono orgánico natural enriqueciendo la estructura del suelo. Por otro lado, utilizamos el hueso de la aceituna como combustible de la almazara, ya que con él calentamos la almazara.
Información técnica
Dirección
Al Alma del Olivo, La Guardia, ES
Localización