Top

Ovejas cuidadas desde el cielo

2020 fue un año difícil para todos, y para nosotros también. Ciertamente, el inicio de año fue duro, pero no lo suficiente como para hacernos perder la ilusión y las ganas de trabajar. Meteorológicamente hablando el arranque de año fue buenísimo, lo que sin duda nos ayudó a mantenernos positivos y 100% motivados. 

La primavera fue excepcional, las lluvias permitieron que nuestra dehesa se cubriese de hierba y las encinas y alcornoques brotasen con muchísima fuerza, lo que propició las condiciones ideales para que nuestro rebaño estuviese feliz, dando lugar a una lana de fibras largas y finas, de una calidad excepcional.

Pasada la primavera, llegó el caluroso verano, en el que nuestras recién esquiladas ovejas disfrutaron, sin su abrigo natural, de las charcas de la finca que se habían llenado en primavera, y de la sombra de nuestras encinas y alcornoques. Como igual ya sabéis, el cuidado de esta arboleda es fundamental para el bienestar de nuestro rebaño y el mantenimiento de nuestro ecosistema, y al ver que el inicio del otoño era ideal para repoblar nuestra finca, nos pusimos manos a la obra y plantamos 2200 nuevos alcornoques, ya que nuestra arboleda tiene bastantes años y conviene que la vayamos regenerando. Además, el agua abundante en otoño e invierno ha favorecido que tengamos una montanera muy buena en la que las ovejas han podido disfrutar de pasto y bellotas en abundancia.


También hemos tenido cambios en cuanto al proceso de lavado de nuestra lana. Desgraciadamente, el lavadero donde lavábamos nuestra lana ha tenido que cerrar al no ser capaz de afrontar la crisis actual. En España era el único lavadero que hacía el peinado en formato open, que es indispensable para poder tejer nuestras mantas, por lo que hemos tenido que salir a buscar y hemos encontrado uno no muy lejos, en la ciudad de Guarda, Portugal. Estamos seguros que su trabajo será de muy buena calidad.

Como véis, en lo profesional se podría decir que este año ha sido bueno para nosotros, sin embargo, a finales de año Javi nos comunicó que quería dejar el proyecto. Estaba teniendo algún que otro problema de salud y su cuerpo se lo pedía. Asumimos su marcha pensando que sería algo pasajero y que sin duda saldría adelante, pero meses más tarde recibimos la triste noticia de que le detectaron un cáncer que desgraciadamente no pudo superar. Queremos agradecerle todos estos años  de trabajo y compromiso, sin duda, Moheda sin él no habría sido posible. Nos hemos quedado desolados por la rapidez con la que nos ha dejado, pero estamos seguros de que nos seguirá ayudando desde el cielo para que la dehesa y nuestras ovejas puedan seguir pastando y creciendo fuertes.

Después de tan triste noticia, he decidido ponerme al frente de Moheda con la ayuda incondicional de Jose Antonio, Bernardino y Javi, sin los cuales no sería posible. Este año, el tiempo está viniendo fenomenal, parece que Javi nos está ayudando desde el cielo a que se rieguen los campos. Gracias a esta primavera tan lluviosa nuestras ovejas podrán pastar mucho más tiempo y los alcornoques que plantamos crecerán fuertes. 

La semana pasada terminamos de esquilar y estamos muy contentos porque fue todo rodado y la lana es de buenísima calidad. Ahora estamos pintando con nuestra marca a las ovejas para poder identificarlas sin problema en caso de que se mezclen con las del vecino. Después de marcar las ovejas vamos a empezar a hacer los cortafuegos con el tractor, ya que el verano es muy seco y caluroso y toda precaución frente a los incendios es poca. Durante el verano estaremos muy volcados en vigilar a las ovejas para evitar garrapatas y en regar los árboles que plantamos, ya que el primer año es fundamental que tengan riegos de apoyo.

No quiero dejar de despedirme sin agradecer una vez más a Javi todos estos años de dedicación, le vamos a echar mucho de menos pero estamos seguros de que nos va a seguir guiando, siempre.

Nota: puedes renovar tu adopción entrando en tu zona privada para poder recibir el producto la próxima temporada.