Top

Excursión a la región europea de las frutas tropicales

Antes de unirme al equipo de marketing de CrowdFarming, no sabía que se cultivaban frutas tropicales en Europa. Sin embargo, la región de Málaga cuenta con numerosas explotaciones agrícolas dedicadas a cultivarlas y tuve la suerte de sumergirme en este mundo durante un par de días. 

Así que aquí estaba en el tren a Málaga con Juliette Simonin, una de las cofundadoras de CrowdFarming, para conocer a los productores de frutas tropicales. Me hacía muchísima ilusión poder vivir esta experiencia y aprender más sobre el tema.

En cuanto llegamos, Vidal del equipo de Farmer Hunting (el equipo que acompaña a los productores) nos vino a buscar y nos hizo de guía durante el viaje. ¡Hay que admitir que se conoce la zona como la palma de su mano! Para empezar con buen pie nos reservó una mesa al lado del mar en el restaurante El Molino: ¿qué mejor manera de recargar las pilas que ante la inmensidad del océano?

Después de esta gran comida nos pusimos de nuevo al volante para ir hasta la Finca Los Pepones, ¡donde producen mangos y aguacates! Primera parada: el depósito de agua de lluvia que le permite a María, la productora, regar los campos. ¡No sabía de la existencia de este concepto! María explica que acumula agua de lluvia en este depósito en invierno y primavera. Gracias a un sistema de tuberías, puede regar los campos de mangos y aguacates durante la mayor parte del verano de forma ecológica. ¡Una obra maestra! 

¡Mientras tanto, recibimos una visita! Las ovejas de la vecina de María se metieron en los campos de mangos para pastar en la maleza. Una forma ancestral y respetuosa con el medioambiente que resulta beneficiosa para todos: las ovejas están bien alimentadas y el suelo se nutre gracias a un abono natural. Se trata de un sistema eficaz que yo también desconocía pero que, en cualquier caso, ¡parecía hacer muy felices tanto a los árboles de mango como a las ovejas!  

Una vez terminada la visita, volvimos al hotel para recargar las pilas, pues el segundo día tenía toda la pinta de ser bastante intenso. Nos levantamos a las 7 de la mañana y desayunamos de camino a la segunda finca de Los Pepones. Una vez allí, conocimos a los empleados, que ya estaban en proceso de cosechar los aguacates. María y Vidal aprovecharon para explicarme con más detalle la diferencia entre las distintas variedades de aguacates y por qué esta región resulta tan favorable para su cultivo. ¡Resulta todavía más interesante cuando los expertos te cuentan todo con detalle! 

A continuación, María nos llevó al campo de al lado para ver los carteles de los CrowdFarmers que estaban colgados en cada árbol de mangos. ¡Qué emoción! Había gente de toda Europa y tratamos de adivinar el país leyendo los nombres que habían puesto a su árbol. ¡Estoy deseando adoptar un árbol de mangos esta temporada para ver mi nombre escrito en uno de ellos! 

Después de este momento tan emotivo, nos dirigimos al almacén donde se preparan las cajas de aguacates para entregarlas a los hogares de los CrowdFarmers durante los siguientes días. Pude conocer a Paco, otro productor de aguacates y mangos ecológicos que forma parte de la familia de CrowdFarming. Lo conocí, al igual que María, a través de la web de CrowdFarming, pues en el departamento de marketing trabajamos mucho con estos productores para redactar artículos en el blog, en las redes sociales o en publicidad. ¡Qué alegría ponerle cara a un nombre! 

A continuación, Paco y María nos explicaron el proceso de envío:

Primero, clasificamos los aguacates y le cortamos el rabito a cada uno antes de colocarlos en las cajas. Las pesamos para que cada una esté sobre los 4 kg, les pegamos las etiquetas de envío y las colocamos en los palés. ¡Ya están listas para que las reciban en cada punta de Europa! La verdad es que impresiona ver el trabajo que se hace con cada pedido y el cariño que los productores y empleados ponen en cada caja.

Antes de irse, Paco nos regaló a todos una preciosa caja de aguacates con una dedicatoria; ¡nos alegró el día! Comimos por última vez juntos y Vidal nos llevó a la estación para que volviéramos a Madrid llenos de buenos recuerdos.