Top
Naranjas congeladas en un naranjo

Noche de hielo cítrico

De camino a casa el termómetro del coche marcaba 0 grados. Llamé a Paco para sufrir juntos y darnos apoyo moral. Anunciaban la noche más fría del año.

– «Paco pinta muy mal esta noche.»
– «Lo sé, parece que va a estar por debajo de -4 varias horas y eso puede ser fatal.»
– «Vamos a ver en qué queda. He estado hablando con Sergio y Ernesto y en su zona también dan temperaturas bastante bajas. Estamos todos acojonaditos.»
– «Esperemos que se mantenga la brisa durante la noche, Juan, si no puede ser un desastre.»
– «Que Dios nos pille confesados.»

Esa noche rezamos creyentes y no creyentes. Los días en los que se prevén heladas son de los peores posibles para un Farmer Hunter de cítricos. Son noches de dormir poco. De mirar mucho el móvil para ir comprobando temperaturas recargando la web de previsión del tiempo de forma casi enfermiza. Si yo lo paso mal, os podéis imaginar cómo lo pasan los agricultores.

La noche del lunes 11 de enero de 2021 todas las previsiones meteorológicas apuntaban a que nuestros cítricos valencianos iban a pasar frío. Mucho frío. Se esperaban temperaturas de entre 2 y 5 grados bajo cero. Para la mayoría de europeos esto no es frío, pero nuestros queridos cítricos no han nacido para esto, ellos son más de sol y brisa del mar. 

Hierba helada por el frío

Los daños por hielo más leves son que se congele la fruta más expuesta y menos resguardada del árbol. Los más graves es que se congelen todas las naranjas, que se quemen las ramas y mueran los árboles. En función de cómo de maduras estén las naranjas y cuánto azúcar tengan podrán aguantar mejor el frío… Al cortar una naranja se pueden ver unos puntitos blancos fruto de la cristalización de la hesperidina. Uno de los efectos secundarios es que los gajos de zumo se rompen y el zumo queda libre en la fruta. Puesto que después de la tempestad siempre viene la calma, cuando el sol aprieta y el árbol necesita agua le es más fácil obtenerla de sus propias naranjas que del suelo. Este zumo que había quedado libre en la naranja al romperse el gajo es absorbido por el árbol y la naranja se queda seca.

– “Paco, vaya desastre. ¿A cuánto ha bajado?”
– “Pues sí Juan, pensaba que con la brisa nos habíamos librado, pero bajó a -3ºC durante varias horas y ha helado muchas naranjas.”
– “Vaya faena. Justo que empezábamos ahora con los envíos.”
– “Estas heladas siempre se producen cuando ya has hecho todo el esfuerzo de cultivo, justo cuando puedes vender la cosecha. Pero amigo Juan, una vez más la naturaleza nos demuestra quién manda. Estar en una zona fresquita hace que las naranjas tengan más sabor pero 2 o 3 grados son la diferencia entre una naranja buenísima y una naranja congelada.”

Parece que se cumple la estadística: 1 de cada 10 años se congela la naranja. Aunque pase poco, cuando pasa es muy difícil encontrar alivio. Con este post queremos mandar ánimos a todos los agricultores que este 2021 han sufrido como nosotros y ahora tendrán que apañárselas para superar económicamente esta temporada.

El agricultor Paco Alufre y Juan Plasencia en un campo de naranjos