Top
Un albaricoque dañado por el granizo en la mano de un agricultor

La voz de tu agricultor: Monte de Carlos

Querido CrowdFarmer,

Parece que cada año nos enfrentamos a un nuevo reto con la cosecha del albaricoque. Esta temporada todo pintaba muy bien y al final ha acabado siendo un desastre. 

Con el paso al cultivo en ecológico la producción se ajustó a sus rendimientos naturales y esperábamos poder tener este año entre 60,000 y 75,000 kilos.

La fruta de albaricoque dañada por el granizo

En los meses de invierno no tuvimos frío suficiente y el árbol no desarrolló la flores necesarias para augurar una buena cosecha. Durante el mes de marzo y parte de abril tuvimos varios episodios de lluvias fuertes y continuas que coincidieron con el cuajado de los frutos. Tanto la lluvia como la presencia de hongos que trajo la humedad, mermaron mucho la producción. Una vez que pasó la lluvia y pudimos evaluar los daños, estimamos que nos quedaban unos 50,000 kilos en los árboles. 

Para terminar de sentenciar nuestro año, dos semanas antes de empezar a recolectar tuvimos una granizada muy fuerte en todo el área dónde se encuentra Monte de Carlos. Mi casa está a dos kilómetros de la finca y cuando esa noche oí el golpeteo del granizo en el tejado me temí lo peor. No quise levantarme a confirmar que era granizo. No era necesario. Tardé varios días en atreverme a subir a ver los albaricoques. Simplemente no tenía fuerzas para verlo, no quería ver todo el trabajo de un año tirado por el suelo. 

La cosecha de albaricoques dañada por el granizo

La agricultura es un trabajo muy sacrificado que unas veces te reporta grandes alegrías y otras te hace llorar como un niño. 

A los tres días me armé del valor suficiente para subir a evaluar los daños del granizo. Lo que cayó aquella noche fueron grandes bolas de hielo que directamente tiraron mucha fruta al suelo. En un primer momento pensamos que había afectado principalmente a las partes más exteriores de los árboles y por ello empezamos la campaña pensando que con los 30,000kg que habían quedado podríamos cumplir con vuestros pedidos.

Este año lo teníamos todo mejor preparado para que vuestra fruta llegara en el mejor estado posible:  recogidas muy rápidas y muy temprano por las mañanas para que la fruta saliera lo más pronto posible hacía vuestras casas. Contábamos además con un almacén muy cercano que nos ayudaría a preparar las cajas y enfriar la fruta antes de subirla al camión para que aguantara mejor el viaje. No había mucha fruta pero teníamos todo controlado: ¡este era nuestro año!

Un albaricoque dañado por el granizo en la mano de un agricultor

Cuando empezamos a recoger nos dimos cuenta de que había mucha más fruta afectada de la que pensábamos. Muchos albaricoques habían recibido impactos de bolas de granizo más pequeños y presentaban heridas. Esta fruta no se puede enviar porque cuando la recibierais estaría totalmente podrida y además habrá afectado al resto. Por lo tanto a la hora de preparar las cajas hemos tenido que descartar mucha fruta. Al final hemos podido enviar muy pocas cajas. La naturaleza ha jugado en nuestra contra este año y la verdad es que se nos hace muy difícil mirar al futuro con optimismo. Sólo esperamos que las cajas que han podido salir lleguen bien. Nos daremos unos meses para decidir sobre el futuro de vuestros albaricoques con calma y perspectiva. 

Carlos Arenes.