Top
La ilustración de un camarero con la bandeja en la mano y de un agricultor con la naranja en la mano

Y ahora, ¿en qué trabajo?

Atendiendo a cifras oficiales en Europa existen por lo menos 16,5 millones de personas haciéndose esta pregunta. Este fue el número de personas que durante el 2019 atendieron a más de 710 millones de turistas. 

El podio de los países más visitados lo ocuparon: Francia, España e Italia con casi 90 millones para el primero, 83 millones para el segundo y 62 millones para el tercero (cifras de 2018).  

El ranking de paises más visitados por turistas internacionales
Source: https://www.unwto.org/

¿Cuándo podré volver a trabajar? ¿Dónde voy a trabajar?

Parece evidente que la confianza de los turistas a la hora de coger un avión, o un tren o el coche para irse de vacaciones no volverá de la noche a la mañana. Puede incluso que el turismo post-Covid ni siquiera se parezca al que habíamos vivido hasta antes de esta pandemia. ¿Quizás optemos por un turismo más rural y no tanto de masas? 

Centrémonos en el tema ¿qué oportunidades laborales se les presentan ahora a los desempleados del sector turismo? ¿Qué industria sería capaz de absorber tantos empleos? 

Para los que les de pereza seguir leyendo, aquí la conclusión final: la agricultura.

Mediante un análisis rápido de la situación actual podemos descartar industrias como la automoción o la construcción ya que, aunque en menor medida que el turismo, esta crisis también les está afectando.

Las industrias farmaceúticas, la banca o la tecnológica pueden afrontar esta crisis con mejor o peor escenario, pero las personas que suelen emplear tienen perfiles muy específicos y se trata de industrias que requieren de escasa mano de obra.

La industria mejor posicionada para dar trabajo a esas familias que dependían del turismo para sobrevivir, a esos jóvenes que buscan un ingreso extra para ayudar en casa o pagarse los estudios, a ese emprendedor que acaba de abrir su restaurante, a ese camarero tan simpático que se levantaba el primero para poner las calles y servirte un café con leche calentito antes de ir a trabajar o a esa cocinera sonriente que te quitaba el hambre con un pincho de tortilla a media mañana, es la agricultura.

La ilustración de un camarero con la bandeja en la mano y de un agricultor con la naranja en la mano

Existen algunos impedimentos para que la agricultura sea motor de empleo en este tiempo. Todos son fáciles de solucionar en poco tiempo si la sociedad y las administraciones públicas se lo proponen.

A nivel social debemos quitarnos de la cabeza ese pensamiento retrógrado que el trabajo agrícola es para personas poco preparadas o que no valen para otra cosa. La agricultura tiene la capacidad de enseñarte lo básico muy rápido para que seas útil desde el primer día y al mismo tiempo pasarte la vida entera aprendiendo mejores técnicas agrícolas.

En las últimas décadas, la agricultura se ha percibido socialmente como un sector poco atractivo para la mano de obra europea. Pero esto no siempre ha sido así y existen cada vez más ejemplos de que esto está cambiando.

A nivel regulatorio no hace falta que se pongan barreras a las importaciones de otros países. La mejor herramienta de protección del producto europeo es la transparencia. Que el consumidor pueda tener la suficiente información para tomar sus decisiones de compra. Algunas de las informaciones a las que el consumidor debería tener derecho de acceso son: saber bajo qué condiciones laborales trabajan las personas que han producido su comida, saber cuánto de lo que paga le llega al productor, cuántos kilómetros ha recorrido su comida, cómo se ha cultivado o en qué momento se ha cosechado. Obligar a mostrar esta información no busca prohibir sino crear un terreno de justa competencia entre el producto europeo respecto al de terceros países, dejándole al consumidor tomar sus propias decisiones.

En nuestra mano está fomentar el empleo de calidad en Europa y de paso, mejorar la forma en la que nos alimentamos respetando el planeta que habitamos. Esta crisis no se soluciona con dinero gratis para algunos, sino con trabajo digno para todos.

El gráfico de distribución de responsables de fincas agrícolas y ganaderas por edades

Podríamos aprovechar la oportunidad para dar la vuelta a este gráfico y convertir a Europa en el epicentro del emprendimiento agrícola mundial.

Termino con una frase de Cicerón que nunca me cansaré de leer: “La agricultura es la profesión propia del sabio, la más adecuada al sencillo y la ocupación más digna para todo hombre libre.”


I'm a “farmeneur” working for farmers in CrowdFarming and as a farmer in Naranjas del Carmen. I enjoy reading and writing about logistics and discussing its impact on food supply chain.