Top
La cosecha de aceitunas encima de una manta

La voz de tu agricultor: Proyecto Los Aires

Estimado Crowdfarmer,

En primer lugar, queríamos agradecerte de nuevo tu confianza y apoyo en nuestro proyecto, estamos cuidando de tu árbol lo mejor que sabemos.

Queríamos contarte que esta campaña tardamos 10 días en recolectar los 400 olivos centenarios que tenemos. 

Durante la recogida de la aceituna, nuestra jornada en el campo suele ser de 7:30 a 15:30 y cada día transportamos la aceituna que recolectamos a la almazara para sacar el mejor zumo posible esa misma tarde. La recolección la realizamos con peines eléctricos, pues es el método que consideramos menos dañino tanto para el árbol como para la calidad de la aceituna. La aceituna de cada árbol se recoge en una manta que después colocaremos en el siguiente árbol.

La cosecha de aceitunas encima de una manta

Una vez elaborado el aceite en el molino, seleccionamos su calidad en función de los aromas afrutados que nos aporta para posteriormente envasar el aceite especial para crudo.

La preparación de los pedidos a cada Crowdfarmer ha sido muy gratificante, ya que sentíamos que cada caja iba para una persona en concreto, implicada en nuestro proyecto y otros similares, y por tanto apoyando un modelo familiar de agricultura que preserva el entorno y buenas prácticas.

Una vez terminada la recogida de aceituna, este año decidimos podar los olivos antes del invierno (normalmente se podan una vez terminado el invierno para evitar los riesgos de heladas sobre los cortes) ya que terminamos la recolección relativamente pronto.

En nuestra finca, realizamos podas suaves anuales. El objetivo es tener un tronco centenario del que partan dos o tres ramas que serán las que nos den los frutos.

Los olivos en un olivar de Proyecto Los Aires

Con la poda se busca la renovación de estas ramas y tener una copa no muy tupida para que pueda entrar el aire y el sol (la fabricación de aceite dentro de las aceitunas necesita muchas horas de sol).

De entre los restos de poda, normalmente sacamos las ramas más gruesas para leña y las ramas más pequeñas las ponemos en cordones a lo largo del olivar y las trituramos para volver a incorporarlas al suelo y de esta forma ir creando poco a poco un mulch.

Este año hemos usado algunas de las ramas más grandes para fabricar carteles en los que hemos escrito el nombre de cada Crowdfarmer y que colgaremos en los árboles para identificarlos.

Un cartel de madera colgado en una rama del olivo

Desde el mes de marzo comenzamos a abonar la tierra. Para ello usamos un abono de vaca, caballo y oveja que previamente analizamos para saber la dosis que tenemos que añadir.

Como ya te comentamos, mantenemos la cubierta vegetal para controlar la erosión, mejorar la estructura del suelo y por tanto fomentar la presencia de distintos invertebrados, bacterias y hongos beneficiosos para el equilibrio del suelo y por tanto del agroecosistema.

Hacia finales de mes cortamos esta hierba para evitar que exista competencia de éstas con los árboles por el agua, ya que en nuestro clima es sin duda el recurso limitante, debido a las escasas precipitaciones. Además, cada una de las diferentes especies de hierba que tenemos en el olivar nos darán diferentes tipos de nutrientes al cortarlos e incorporarlos de nuevo en el suelo.

Las flores y las hierbas entre olivos en un olivar

Como ya sabes, el aceite está elaborado a partir de aceitunas de nuestra variedad local, la cornicabra, que recogemos en su punto óptimo de maduración (justo en el momento en que empieza a cambiar de verde a morado).

La elaboración se realiza en frío (a temperatura inferior a 20ºC) para asegurar la mayor calidad del aceite y conservar las cualidades beneficiosas para nuestra salud.

En cuanto al aceite, al olerlo recordarás la hierba recién cortada, el tomate y la cáscara de plátano verde. Al probarlo, notarás un cosquilleo al final de la lengua (se trata del amargo) y unos segundos después el picante en la garganta. 

Estos aromas, amargos y picantes son consecuencia de la combinación del alto nivel de polifenoles y antioxidantes típicos de nuestra variedad cornicabra y la forma de elaboración del aceite en la que conseguimos mantenerlos.

Guillermo, el productor de aceite de oliva virgen extra, con una rama de olivos en la mano


Recomendamos consumir este aceite en crudo, para aliñar platos ya cocinados, ensaladas y tostas. Combina muy bien con ensaladas de hoja verde y tomate, a las que aporta mucho sabor, y te animamos a probarlo con un buen pan y miel para el desayuno.

Nos encanta contar contigo, ya que nos parece una vía muy directa para conocernos. Y, recuerda que estaremos esperando tu visita a tu olivo.

¡Gracias de nuevo y hasta pronto!

Guillermo y Laura