Top

Funcionar como un bloque en tiempos de crisis

“Confiar en ti mismo no garantiza el éxito, pero no hacerlo garantiza el fracaso”

Albert Bandura


Teletrabajando sobre la incertidumbre 


El otro día leía un artículo muy interesante¹ de 2018 sobre la conducta de las personas en tiempos de incertidumbre. Cuando tenemos certeza (estamos 100% seguros) de que nuestros comportamientos (ir a trabajar) pueden dañar a otros, surgen respuestas más altruistas (teletrabajar u otros muchos ejemplos de estos días). Si no tenemos claro lo que pasa (como al principio de esta crisis), las conductas humanas suelen ser más erráticas o egoístas (compra compulsiva de bienes, fake news, desinformación…).  “Si las personas no están seguras de si su comportamiento agotará un recurso común, es más probable que compren compulsivamente”. […] De la misma manera “tendemos a justificar nuestras acciones egoístas, si no sabemos a ciencia cierta si dañarán a otros”. El componente de incertidumbre, por tanto condiciona en gran medida cómo nos comportamos y también cómo (tele)trabajamos. Desde principios de marzo, teletrabajo y aislamiento han sido dos medidas obligatorias, pero también altruistas que garantizan el bien común.

Desde luego que la palabra “Teletrabajo” es una de las más oídas estos días. Y eso, es por supuesto una de las pocas noticias buenas que nos están llegando. Hemos necesitado una crisis mundial, para que las empresas se lancen a esta “nueva” manera de trabajar de manera global. Esto no es tan buena noticia, porque quiere decir que, al menos en España, hay una grandísima cantidad de empresas que no permiten a sus trabajadores realizar algunas de sus jornadas de trabajo en casa. Obviamente hay muchas empresas, que por la naturaleza  de su negocio no se lo pueden permitir. Sectores fabriles, logísticos (almacén) u otros donde la presencia es parte del trabajo en sí mismo.

Es curioso como, si buscas en internet o en Linkedin sobre esto, la red se ha inundado de consejos y de artículos que nos proponen las claves para teletrabajar con éxito estos días. Durante las dos semanas pasadas muchos compañeros de profesión de Recursos Humanos me han invitado a Webinars sobre este tema, o me han pasado artículos sobre consejos de debemos seguir o implantar en nuestras empresas. De lo que he podido leer e investigar, puedo decir que estoy de acuerdo con la gran mayoría de consejos o tips. Pero también considero que la situación que estamos viviendo es diferente y va más allá de “consejos” o de tener los recursos necesarios en casa para trabajar. Ahora se necesitan otras cosas sobre las que quiero profundizar en este articulo: confianza, compromiso y sentimiento de comunidad, que son tan importantes como tener una buena conexión Wifi o disponer de una silla cómoda en casa. 

Me ha llamado poderosamente la atención ver como en muchos periódicos se pueden leer estos días titulares como “el teletrabajo y el futuro de las oficinas” o “las nuevas formas de trabajo frente al COVID-19”. Creo que el teletrabajo NO es para nada nuevo. Me choca bastante contrastar estos artículos actuales con uno escrito hace casi dos décadas por dos psicólogas españolas (María Bernardina Alonso, y  Eva Cifre Gallego2), en donde escriben: 

“La sociedad actual, donde prima la velocidad, productividad y la cantidad y calidad de información, unido a un drástico avance de las tecnologías, ha traído consigo nuevas y diferentes formas de interacción entre las personas. […] Las tecnologías están cambiando las relaciones laborales, y especialmente en materia de recursos humanos”

O este párrafo es demasiado genérico o estamos igual que hace 20 años. Estas psicólogas españolas, escribieron este texto hace dos décadas e incluso mantienen una definición de teletrabajo en el artículo, de hace 26 años. Con lo cual no, el teletrabajo no es algo nuevo. 

No, el teletrabajo no es el futuro de las empresas. Lleva existiendo mucho tiempo. Otra cosa es que en España no lo hayamos querido aplicar, por la lacra del presencialismo³.


Por otra parte, sí que es muy importante hacer ver que la situación que estamos viviendo no es de teletrabajo al uso. Existen muchas diferencias entre “teletrabajar” y lo que estamos haciendo estos días:

  • El teletrabajo de ahora es forzado. No lo hemos elegido. De un día para otro, todos estamos en casa, nos guste o no.

  • No lo habíamos planificado antes. Viene de manera sobrevenida.

  • Es sostenido en el tiempo e impacta a todos los empleados, a todos los procesos y a todo el ciclo de vida de un empleado.

  • Tiene un cierto componente de incertidumbre. No se sabe hasta cuándo va a durar.

  • Y por supuesto, este teletrabajo tiene un impacto muy diferente según las situaciones personales/familiares de cada empleado. 

En resumen, el teletrabajo lleva siendo el presente de muchas empresas desde hace tiempo, como lo es para CrowdFarming. Y para tener éxito en su aplicación no solo necesitamos tener (I) los recursos/herramientas en casa, sino (II) también tener a una plantilla con unas características determinadas. Dejadme que profundice un poco más sobre estos dos puntos.


¿Cómo lo hacemos en CrowdFarming? Recursos y herramientas


Y en todo este ecostistema, ¿qué está pasando en CrowdFarming? ¿Cómo nos afecta a nosotros? ¿Cómo se organiza esta Start-up tecnológica con corazón de agricultor? 

Toda nuestra plantilla está trabajando desde casa desde el día 11 de marzo, y me atrevería a decir que con resultados muy buenos. No se si estamos siguiendo todos los manuales y todos los consejos de los webinars de mis compañeros de profesión, pero el caso es que nuestro modelo funciona. Y funciona muy bien. 

Uno de los puntos clave de este éxito pasa, por supuesto, por contar con un elenco de herramientas tecnológicas que nos sirven para ser ágiles y seguir conectados. Estas herramientas nos generan un gran coste, pero hemos aprendido que merece la pena (y mucho) usarlas.

Desde hace tiempo usamos slack como herramienta principal de comunicación, que combinamos con otras herramientas como front (para la gestión de la inmensa cantidad de emails que recibimos diariamente en 4 idiomas) aircall (para las llamadas, lo que hace que en CrowdFarming no haya ni un solo teléfono físico), notion (como base de conocimiento compartida entre equipos), Jira (para gestión de proyectos), GDrive (para gestión de documentos)…La tecnología nos gusta, y siempre estamos dándole vueltas a qué otras herramientas nos van a permitir ser todavía más ágiles. 

Por otra parte, el uso de estas herramientas tiene que hacerse de una manera organizada. Durante toda esta época de teletrabajo, todos los equipos de la empresa tienen una reunión diaria de seguimiento (daily por darle el nombre más “purista”), en la que cada persona comparte en lo que está trabajando con el resto. En estas reuniones se hace seguimiento de proyectos y se transmite información. Así garantizamos que los equipos están informados. Para asegurar que esta información trasciende a los equipos y llega a toda la empresa, tenemos algunas iniciativas implantadas. Todos los viernes mandamos una newsletter interna en tono muy informal donde se comparte con todos información importante sobre la empresa (contrataciones, proyectos, cifras). Además, cualquier persona puede escribir lo que quiera en esta newsletter a modo de mensaje privado. Todo el mundo la recibe en el canal común de slack. Para reforzar esta iniciativa, desde que empezó la cuarentena, se publica un vídeo al día donde un equipo muestra al resto de la empresa en que está trabajando y los logros que está consiguiendo durante estos días. Son vídeos de entre 5-10 minutos, que además nos sirven para seguir conectados y generar ese sentimiento de comunidad tan importante que todos necesitamos estos días, y del que hablaré más adelante.

Por otra parte nos ayuda enormemente trabajar con metodologías ágiles a través del trabajo en Sprints. Intentamos trasladar esta metodología, originaria en los departamentos de informática, a otros como el equipo comercial, el de diseño o el de Recursos Humanos.

Es posible que hasta aquí existan muchas similaridades con otras start-ups. Por eso quiero compartir con vosotros lo que creo que a mi juicio, después de llevar casi un año liderando el departamento de Recursos Humanos de CrowdFarming, nos hace diferentes.


¿Por qué nuestro modelo SÍ funciona? Confianza, compromiso y comunidad.

Hasta aquí he explicado un poco el contexto de trabajo que tenemos actualmente y algunas iniciativas con las que trabajamos en CrowdFarming, además de haber repasado varias de las herramientas que usamos. Pero todo esto fallaría si no fuera por nuestra cultura de empresa y por las tres palabras que encabezan este bloque: confianza, compromiso y comunidad. Lo siento, pero teletrabajar con éxito tiene que ver más con esto que con la conexión WiFi, la silla que tengas en casa o si trabajas en pijama o camisa. 

Confianza:  esta palabra en español tiene un origen etimológico muy revelador. Proviene del latín, y está compuesta por el prefijo “con” (todo, junto, común), la raíz “fi” (fe, convicción) y el sufijo “-anza” (acción de). Es lo que se da con fe, con absoluta convicción.

Este aspecto es clave, no solo en las relaciones de trabajo a distancia sino en cualquier relación laboral. Las relaciones profesionales se componen de confianza. Si no hay confianza, es imposible trabajar. Esta confianza va en las dos direcciones. De un responsable hacia su equipo, y del equipo que se fía de lo que dice el responsable. Cuando hace unos meses preguntamos a toda nuestra plantilla sobre esto, los resultados no me sorprendieron especialmente. Yo ya tenía la intuición de que en CrowdFarming la confianza era la base de nuestros comportamientos. El 96,3% de las personas manifestaron que confían en el equipo que dirige CrowdFarming y en sus decisiones. Pero el dato es todavía más revelador, cuando el 100% de la plantilla de CrowdFarming respondió positivamente a la pregunta “el responsable de mi equipo se fía de mí y de mi trabajo”. Ambas preguntas nos hablan de la confianza entre equipos. Pero la confianza en está empresa va más allá: el 100% de la plantilla volvió a responder positivamente a la pregunta: “confío en el negocio de CrowdFarming y en su impacto”. 

Pero la confianza no sería nada sin otra palabra igual de expresiva: compromiso4. Empieza con el mismo prefijo que la palabra anterior, pero le sigue el término “promesa”. Esta promesa también va en dos direcciones: desde la empresa hacia el trabajador y al revés. Todos nos comprometemos con todos: con la empresa, con mi equipo, con otros equipos, con el planeta (en nuestro caso)…Como el compromiso es tan importante para nosotros, también preguntamos hace unos meses a nuestra plantilla sobre esto. Otra vez el 96% de la plantilla manifestó que se sentía comprometido/a con CrowdFarming. Pero la pregunta de fuego sobre esto, es si recomendarías a CrowdFarming como un buen lugar para trabajar. Y resultó que toda la plantilla (el 100%) dijo que si, yo incluído: CrowdFarming es un buen lugar para trabajar

El compromiso, especialmente en los tiempos de crisis, tiene que seguir manteniéndose intacto. Esto quiere decir que desde CrowdFarming queremos seguir mostrando nuestro compromiso hacia nuestros clientes y proveedores. Y así lo manifestó una vez más la plantilla: 100% de respuestas positivas a la preguntas sobre si nos comprometemos con nuestros clientes, farmers y proveedores. 

El último punto sobre el que me gustaría hablar es el sentimiento de Comunidad. La psicología Social ha profundizado mucho sobre este fenómeno, y aunque pueda parecer contradictorio, las evidencias sostienen que ante las crisis, las personas tendemos a ayudarnos más que a aprovecharnos. Clásicos de la psicología como Asch, Milgram o más tarde Darley y Batson (a través del experimento del buen samaritano en 1978) ya dejaron caer algo sobre le tema. Esto ya lo estamos viendo en numerosas iniciativas a lo largo de Europa, que de manera altruista buscan combatir nuestro enemigo común: el COVID-19. Este sentimiento de comunidad también se puede extrapolar a las organizaciones. Ante problemas comunes tendemos a ayudarnos

En la encuesta que pasamos hace unos meses, tocamos este tema, sin saber los problemas que nos íbamos a encontrar semanas después. Las respuestas fueron en la misma línea. El 97% del equipo siente que trabaja para una meta común, y el 92,5% de las personas cree que su puesto es importante para el futuro de CrowdFarming. 

Se que el título del artículo es funcionar como un bloque en tiempos de crisis. Pero es que para funcionar así de manera prolongada en el tiempo, además de una buena conexión Wifi, herramientas tecnológicas, lo que necesitamos es confianza entre los equipos, gente comprometida y una cultura de sentimiento de comunidad y pertenencia. Y por esta razón nuestro modelo de teletrabajo funciona. 

¿Seguimos aún así teniendo cosas que mejorar? Por supuesto que sí. ¿Hay procesos en los seguimos fallando internamente? También, desde luego que sí. Pero nos sentimos juntos en esto, y tenemos la voluntad de seguir trabajando para que CrowdFarming sea una alternativa transparente y sostenible en la producción, venta directa y de  lucha contra el desperdicio de alimentos 🌳. 


Referencias

  1. Kappes A, Nussberger A. Faber N.S, Kahane G., Savulescu J, Crockett M.J. (2018). Uncertainty about the impact of social decisions increases prosocial behaviour. Natura Human Behaviour. Vol.2 M.B. 

  2. Alonso Fabregat, Cifre Gallego E. (2002). Teletrabajo y Salud: un nuevo reto para la Psicología. Papeles del Psicólogo, 2002, Vol. 22(83). 

  3. https://www.equiposytalento.com/talentstreet/noticias/2019/11/26/el-fenomeno-del-presentismo-en-las-empresas/3790/

  4. Benjumea Arias M., Villa-Enciso E, Valencia J. (2016). Beneficios del teletrabajo en el talento humano. Resultados desde una revisión de literatura. Revista CEA